PUBLICIDAD

El cardenal Rouco en El Faro de Vigo y en Rd

|

En la página 5, del suplemento Estela, editado junto al diario El Faro de Vigo, el decano de la prensa de España, aparece un reportaje que lleva como antetítulo el siguiente:
El cardenal gallego, elegido por cuarta vez presidente de la Conferencia Episcopal. Y como título RETRATO DE ANTONIO MARÍA ROUCO VARELA, UN LÍDER SIN
AMBICIONES PERSONALES

Texto: SALVADOR RODRÍGUEZ “¿Ambicioso? No,para nada,en absoluto.RoucoVarela no ha sido nunca ambicioso, yo creo que lo
que ha sido toda su vida es una buena persona que, si acaso, lo
que ha querido es ser un hombre de la Iglesia que,en un momento
dado,se vio atrapado en una situación favorable que propició esa
fulgurante carrera que le ha hecho llegar hasta donde ha llegado tal
vez sin élmismo haberlo pretendido. A mí me parece,por lo que conozco
y sé de él,que la gran ilusión de Rouco era de la poder haber
sido un gran profesor de Derecho dentro de la curia romana.
Esa, si acaso, sería su gran ambición, pero de ahí no pasaba”.
Quien así se expresa es el sacerdote, historiador y teólogo, lucense
como el cardenal y de su misma
quinta gene r a c i o n a l ,
Francisco Carballo, un hombre nada sospechoso
de coincidir con el sector
eclesiástico al que representa
la figura del cardenal,
calificado de conservador e inmovilista por
la corriente a la que se adscribe
Carballo y, por lo tanto, seguramente
en las antípodas teologales
que, en nuestro país,
encabeza este gallego deVilalba
que,el pasado martes,marcó
un hito histórico
(e insólito) al ser
reelegido por cuarta vez presidente
de la Confederación
Episcopal Española.

Eso, como apostilla el sacerdote
jienense Tomás de la Torre Lendínez,
autor de“Los varios cardenal Rouco”,
solo ocurre con los grandes líderes y, para él,
Rouco es el indiscutible líder actual de la Iglesia española:“Es único
y,cuando él no esté será imposible compararle con otro”, sentencia
De la Torre Lendínez ,quien corre
al cargo de“El Olivo”,uno de los blogs más seguidos de la comunidad
católica española“conservadora”. Tomás de la Torre bien
pudiera encabezar una especie de club de fans de Antonio María
Rouco Varela (Vilalba, 1936) porque de sus charlas con él no ha sacado
más que impresiones positivas:“Conversando con él se nota
que viene de la escuela alemana (Rouco se doctoró en la Universidad
de Munich) porque trata los temas importantes con una profundidad
que no es corriente,huye de los tópicos y procura ser
exacto en sus juicios y apreciaciones”. Curiosamente, este clérigo
andaluz valora“un don que tiene él y que amí me gusta muchísimo,
que es el del humor gallego.El cardenal es un gallego con un muy
buen humor.Claro que eso no lo trasluce al público en general, sino
cuando se encuentra en familia con un pequeño grupo de feligreses o de compañeros .Para mí,es un maestro de la retranca y,en ese
sentido,me recuerda al mismísimo Valle Inclán”.

El protagonismo político (y consecuentemente mediático)
que Rouco ha adquirido en los últimos años es,no obstante,motivo
de disensión entre aquellos que le conocen. Así, a
Francisco Carballo
“no me cabe ninguna
duda de que, junto a su vocación
eclesiástica, él tiene también
una vocación política
que se nota en el sentido de
que siempre ha buscado jugar
un papel importante en
las relaciones entre la Iglesia
y el Estado y en que, desde su
juventud,ha sido muy constante
a la hora de defender
unas posiciones tradicionales
en el sentido de anteriores
a las estipuladas a partir
del ConcilioVaticano II, una
política basada en los fundamentos
de Pío XI y Pío XII”.En
contraposición a Carballo, el
decano de la
Facultad de Humanidades
de la la Universidad
CEU de
Madrid, José
Francisco Serrano Oceja,
sostiene que“eso de que Rouco
Varela se mete en política es muy
discutible y yo,particularmente, lo
niego”. Serrano Oceja, autor de
“Los católicos y la política. Encuentros
del cardenal Rouco Varela
con los políticos católicos”,
considera que “si acaso, sería la
Iglesia quien tuviese algo que decir
en lo que atañe a responsabilidades
políticas,y no Rouco a nivel
personal o particular,tal y como lo
pueden hacer los demás obispos,
pero no por hacer política, sino
por un sentido de responsabilidad
que la Iglesia tiene y que no es
otra que la del diálogo con la sociedad”.“
Si analizamos la historia
contemporánea en España –prosigue
el decano- ha habido otros
momentos en los que la Iglesia ha
jugado un papel muy importante
en el mundo de la política, por
ejemplo durante la Transición.En
todo caso, el cardenal Rouco, como
magnífico canonista, es un
gran especialista en el tema de las
relaciones entre Iglesia y Estado y,
además, tiene una autoridad moral
e intelectual indiscutible en la
Iglesia española,pero una autoridad
que le viene no solo por haber
sido elegido y/o nombrado
obispo,arzobispo o cardenal, sino
que procede ya de su nombramiento
como obispo auxiliar de
Santiago de Compostela y de su
período de rector de la Universidad
Pontificia,cuando se le encargaron
una serie de cuestiones
muy relevantes para la Iglesia, tal
cual fue la configuración de la Enseñanza
de la religión en el sistema
educativo; ya por aquel entonces
la Iglesia española depositó toda
su confianza en él sabedora de
sus conocimientos en tal materia”.

Coincide Serrano Oceja con Tomás de la Torre en negar la“vocación política”de Rouco, si bien el segundo cree que estas acusaciones
de hacer política“provienen sobre todo de un sector izquierdista
que parece ser que vería con buenos ojos que en la Iglesia no se
hablara sobre cuestiones tan importantes como el derecho a la vida,
del derecho a la libertad de elección de los centros educativos,
de la eutanasia activa…Que
Rouco permaneciese callado ante estos temas es lo que quisieran los
enemigos del cardenal, pero como resulta que sí habla, pues lo
acusan de meterse en política”.

¿Cómo interpretar
la cuarta elección de
Rouco al frente de la Conferencia Episcopal y en qué medida puede
repercutir en su consideración de “papable”? Tomás de la Torre tiene
muy claro que,cuando cumpla los 75 años, el Papa hará una excepción
con él y lo mantendrá tanto al frente de la Archidiócesis de
Madrid como de la Conferencia
Episcopal durante unos años más.
¿Qué ocurrirá después? “Pues igual deja esos cargos y decide jubilarse
en Roma,pero en todo caso su condición de papable pervivirá”.

Esta“candidatura”de Rouco
al Papado, si hubiere ocasión, es
negada por Francisco Carballo:“Yo
nunca he creído en Rouco Varela
como candidato al Papado,y ahora
tampoco, aunque me consta
que le gusta mucho Roma y no
descarto que decida trasladarse
allí si le ofrecen algo que le apetezca
a él. La interpretación que yo
hago de esta cuarta reelección es
muy simple: Rouco ha sido ratificado
porque el año que viene se
celebran en Madrid las jornadas
de la juventud,en las que estará el
Papa, y,claro, sabedor de las excelentes
relaciones que mantiene
con Benedicto XVI,a mí no me cabe
la menor duda de que será el
gran momento de gloria de toda
su vida”.
El cardenal
Antonio María
Rouco Varela.
FRANCISCO SERRANO
Decano de la Facultad de
Humanidades del CEU “La autoridad que
Rouco tiene en la Iglesia
no proviene de sus
cargos, sino de su talla
intelectual,,
FRANCISCO CARBALLO
Teólogo de la corriente
antagonista a la de Rouco “Nunca llegará a Papa
ni creo que él lo desee;
en realidad,se
conformaría con un
puesto en Roma que a él
le gustase,,

TOMÁS DE LA TORRE
Sacerdote. Autor de “Los
varios cardenal Rouco” “Al sector izquierdista de la Iglesia
le gustaría que callase, pero Rouco no es de los
que callan cuando se hieren derechos fundamentales,,

Entre julio de 2007 y enero de 2008,Antonio María RoucoVarela
mantuvo cinco largas entrevistas con el periodista José María
Zavala que dieron como fruto la edición del libro “Alto y claro.
Conversaciones con Rouco Varela”. Para sorpresa del propio periodista,
que había recibido la autorización oportuna,la campaña
de promoción del libro sufrió el silenciamiento de los medios
de la Conferencia Episcopal (sobre todo de la Cope).Esta actitud
se atribuyó al hecho de que,cuando concedió la entrevista,Rouco
todavía no había sido elegido (por tercera vez) presidente de
la Conferencia Episcopal,sino que era un prelado más del catolicismo
español.Puestos en contacto con el autor,José Maria Zavala
no ha negado ni confirmado esta razón,y en cualquier caso,
nos ha remitido al texto del libro declinando realizar cualquier tipo
de valoración.“Alto y claro” está dividido en cuatro secciones
tituladas,respectivamente,“El hombre ante sí mismo”,“España en
la encrucijada”,“La Iglesia en la historia reciente”y “Los problemas
y el futuro de la Iglesia”.Del volumen hemos extrañido estas
frases de Rouco referentes a cuestiones como:
-UNIDAD DE ESPAÑA: “Hay personas que defienden tesis peligrosas
y dolorosas para el presente y futuro de España.Resulta así
más necesario que nunca amparar el valor de esta unidad”.
-LEY DE MEMORIA HISTÓRICA: “Su pretensión es dirigir una
determinada lectura de la historia.Eso no puede imponerse por la
vía del derecho,porque tiene que ver con realidades objetivas: o
fue o no fue”.
EMIGRACIÓN: “No es bueno jugar con la imagen del inmigrante
como alguien que viene a perturbar la paz ciudadana y el bienestar
de la sociedad”.
EUTANASIA. “Supone una seria amenaza”.
MATRIMONIO HOMOSEXUAL: “Los padres con un hijo homosexual
que vaya a casarse con una persona de su mismo sexo deben
evitar el escándalo negándose a participar”.

———————————————–

Por favor, lean: La victoria pírrica de Rouco le desprestigia

http://blogs.periodistadigital.com/religion.php/2011/03/05/la-victoria-pirrica-de-rouco-le-desprest

———————————————–

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *