PUBLICIDAD

El abad monserratino callado saldría mejor en las fotos

|

Entre las situaciones más hirientes para la Iglesia que peregrina en Cataluña es el actual abad monserratino. Un tipo locuaz amigo de todas las alcachofas que le pongan delante. Un personaje que se pasa por el forro de sus caprichos la llamada al silencio que le pegó el Nuncio del Papa en España. Un sujeto que deja a la altura de una zapatilla a los obispos catalanes, quienes llevan tiempo silenciosos sobre el asunto del separatismo catalán. Un abad que está sostenido económicamente por el nacionalismo separatista y actúa de capellán del mismo, saltándose, incluso, la opinión personal del Papa sobre tema de la independencia catalana del resto de España. Este abad ha soltado estas palabras: “Toda nación tiene derecho a expresar su opinión acerca de su futuro como pueblo. Desde la Abadía no hemos querido ir más allá de defender la consulta. Si llega la independencia, deberemos mantener la solidaridad con los pueblos con los que conserva fuertes vínculos históricos y familiares”. Tiene la cara de cemento armado cuando afirma que en su abadía no han querido ir más allá que pedir la consulta separatista. ¿Le parece poco a este señor que tras la consulta si se hiciera, los promotores de la misma se estarían quietos como muertos?. En el supuesto que saliera un amplio sí a la independencia, ya tenían el billete para partir el mapa de España como si fuera un pazzle. En el supuesto que fuera el no es el ganador, harían lo imposible y más para alcanzar el objetivo final: la independencia. Lo que ya ha conseguido este abad y otros muchos como él, ha sido dividir la sociedad catalana en dos bandos o más irreconciliables, donde la convivencia la han hecho añicos, con el afán persecutorio de quien no piensa como los separatistas, con el afán de señalización a quien desea ser solamente catalán y vivir en España como ha ocurrido hasta ahora. Los métodos nazis de persecución por lo que se piensa, se habla y se escribe es casi más fino y destructor que en los locos años treinta del siglo pasado. Los separatistas tienen la Red de Internet donde rastrean, señalan, y ejecutan sus persecuciones ideológicas que tienen a muchas personas al borde de la locura personal o de tomar un vuelo aéreo y emigrar al país más lejano donde nadie conozca al perseguido. Toda esta lucha se hace en silencio, con un revestimiento de respeto, con un tapar la realidad para que no la conozcan fuera de la tierra catalana, pero estamos en unos tiempos donde la información es global y existen personas que superando miedos hablan y seguirán haciéndolo. Y si no al tiempo. El abad monserratino estaría más guapo callado. Pero como no sabe hacerlo, ya vendrán los que tienen la responsabilidad de hacerlo y lo demandarán. Todo llegará desde Roma. Tomás de la Torre Lendínez

Comentarios
0 comentarios en “El abad monserratino callado saldría mejor en las fotos
  1. Así se han cargado los curas nacionalistas el catolicismo catalán. Es una vergüenza. La única evangelización que conocen es la que hacen en clave nacionalista.

  2. Soler es un tipo nefasto.Tampoco se añade nada nuevo:la abadía de Montserrat,al menos desde que yo la conozco,es decir,unos 42 años,es un nido de separatismo.
    Dom Soler debería vigilar más las «locuras y locas» que tiene bajo su techo que meterse en camisas de once varas.
    Un abrazo,don Tomás.

  3. Por Cataluña se dice: Ahora o nunca se consigue la independencia. Es cierto. Nunca tendran tan a la mano ante un gobierno tan debil como el actual alcanzar la independencia.

  4. Vivo en tierras catalanas, tiene usted, don Tomas, toda la razon: la convivencia familiar, laboral y parroquial es insoportable conforme pasan los dias y las horas. El miedo a los soplones sube por momentos y el arco que hacen a los catalanes sensatos esta copiado de los manuales nazis.

  5. Este ciudadano no tendra el monasterio lleno de jovenes en su noviciado, porque su dedicacion a la politica separatista le quita el tiempo necesario para la pastral vocacional. Ademas la edad de los monjes actuales tiene una media de setenta años largos, esto supone el cierre asegurado a medio plazo de unos diez o quince años. Asi paga la vida a los traidores del carisma benedictino.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.