PUBLICIDAD

Dolor en la familia de San Juan de Dios

|

Hermano Miguel Pajares
A todo bien nacido le ha conmocionado la muerte del hermano de San Juan de Dios enfermo de ébola. Descanse en paz este hijo de la orden de los hospitalarios. Con el fundador de la orden nacieron los hospitales modernos a favor de la salud de los enfermos. Hace unas fechas la Diputación de Granada hizo entrega del primer hospital concebido para hacer una buena medicina, a sus legítimos propietarios: la orden de San Juan de Dios. El hospital fue trazado como luego hicieron los hermanos el resto de centros sanitarios que sembraron por toda España: un patio central con dos alturas, donde se encontraban las grandes y ventiladas salas para las camas de los enfermos. Cuando hubo que ampliar se adosó un segundo o un tercer patio porticado para las estancias en invierno y en verano para el trato de los enfermos. Los hermanos de San Juan de Dios fueron extendiéndose desde la segunda mitad del siglo XVI por toda Andalucia. En la provincia de Jaén abrieron casa en la ciudad y en el pueblo de Martos. De esta forma la Iglesia Católica era la administradora de la salud corporal y espiritual de los enfermos ingresados en sus hospitales. La masonería en su afán destructor pegó el hachazo. Llegada la desamortización organizada por el masón ministro Mendizábal, durante la década los años treinta del siglo XIX, los hospitales en manos de la orden de San Juan de Dios fueron desamortizados, los frailes exclaustrados y toda la sanidad pasó a manos de la beneficencia, término acuñado en las logias masónicas de los creadores de las Diputaciones pronvinciales en los últimos años de la guerra de la independencia. Como no tenían personal para atender a los enfermos ingresados, trajeron a las Hijas de la Caridad, creadas por Vicente de Paúl, quienes se hicieron cargo desde 1845, de la estructura sanitaria y de la ayuda espiritual, apoyada por capellanes costeados con el dinero de la Diputación. En la segunda mitad del siglo pasado, se construyeron los modernos hospitales que están en manos de la Sanidad pública, quienes fueron amortizando las plazas de las Hijas de la Caridad. Hasta hoy que solamente existen los capellanes para la atención espiritual de los enfermos. La desamortización ocurrió en Granada, excepto en la basílica donde está enterrado San Juan de Dios y en el hospital de San Rafael que la orden hospitalaria construyó pegado a la misma posteriormente. Ahora la misma Diputación ha entregado el viejo edificio hospitalario a la orden, con el fin de ubicar en su interior el museo de la provincia granadina, otro punto atrayente de cultura para la capital de los cármenes. Descanse en paz el hermano Miguel Pajares, hijo de San Juan de Dios, ha muerto por servir a los enfermos cayendo en la misma dolencia. Dios se lo premiará. Tomás de la Torre Lendínez

Comentarios
0 comentarios en “Dolor en la familia de San Juan de Dios
  1. A lo largo de la historia, las iniciativas y la labor de la Iglesia, que tanto ha reportado al bienestar del hombre, tanto espiritual como materialmente; han sido envidiadas y tratadas de erradicar intentando mejorar bajo la bandera del proteccionismo, la igualdad, fraternidad… es decir querer ser Dios, negando a Dios.
    El hermano Miguel, como tanto otros, son revulsivos sociales, que airean la podredumbre que no quieren que se conozca; gracias a su labor, a la entrega de su vida desinteresada y a su apuesta por el hermano sufriente, hacen de modélico ejemplo la labor de la Iglesia. Gracias de todo corazón a la Orden Hospitalaria y a todos los que donan su vida a los demás, el Padre de todos sabrá premiárselo, a nosotros nos queda pedir por él y por la vocaciones de otros como él.
    PAX a todos.

  2. La creacion del museo de la provincia granadina es una buena decison, pues se nota esta ausencia de cara al turismo y a la vertebracion de la provincia de Granada.

  3. He estado ingresada en un hospital de esta orden hospitalaria. Ell trato humano, medico y sanitario ha sido de primer orden. La caridad evangelica supera a la masonica beneficíencia y a la socialista estado de bienestar.

  4. Buena persona este misionero, que descanse en paz. Los hospitalarios de san Juan de Dios han hecho mucho bien en la. Iglesia sufriente. Pero por ahora tienen pocas vocaciones en España como todos los institutos reigiosos.

  5. Un santo «loco» enamorado del Señor y viendo en los hermanos al Dios misericordioso que ama a todos. Recuerdo mis principios profesionales allá por el 1975 en el San Juan de Dios de Diagonal,en Barcelona(Urgencias). Aquellos meses marcaron parte de mi actitud como enfermero.Descansen en paz todos aquellos que dan la vida por los demás.
    Un abrazo,don Tomás.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.