PUBLICIDAD

Desde un Enrique de Entrevías a un Enrique de la Complutense

|

He tratado a muchos Enriques. Siempre han sido gentes valientes y comprometidas. Uno de ellos, amigos desde la infancia, lee este Blog desde su nacimiento. A él le recuerdo hoy.

Existen dos curas con el mismo nombre: Enrique. Viven en Madrid, pero tienen una vida tan dispar como las vías que Entrevías se cruzan sin juntarse nunca.

El Enrique más mayor, tiene de apellido de Castro, está en la antigua parroquia de San Carlos Borromeo, en el bario madrileño de Entrevías, donde el viernes de Carnaval organizó junto a sus colegas un bodrio carnavalero dentro del propio templo, que ha sido poco ignorado por la prensa de izquierdas.

Y, donde, hoy tiene lugar una conferencia, dentro del ciclo sobre Teologías de la Liberación en el nuevo escenario político y religioso, que lleva por título “La función liberadora de la filosofía de Ignacio Ellacuría, como una filosofía de la historia”, y estará a cargo de Karla Gabriela Trejo, teóloga mexicana.

El otro Enrique, es el capellán de la Complutense a quien le han encerrado la capilla universitaria a un rincón de 25 metros cuadrados. Este valiente Enrique ha escrito una carta, donde no aparece la violencia como respuesta al laicismo imperante en la Universidad cuyo rector es el hijo del comunista Santiago Carrillo.

Invita a los estudiantes católicos a acudir a rezar y a los varios actos de culto diario y semanal, sobre todo en este tiempo cuaresmal.

Entre un Enrique u otro, me quedo con el segundo, un hombre de sentido pastoral, de amplio recorrido de dialogo con las fuerzas laicistas imperantes en la Complutense, un pastor de paz y reconciliación, un fino confesor de las almas de los jóvenes universitarios que acuden arrepentidos de sus pecados, y un gran celebrante de la misa universitaria a las primeras horas de la mañana, donde se llenaba hasta ahora, cuando tenían espacio suficiente.

En el rincón donde ahora han llevado a la Capilla tendrán que usar el pasillo aledaño como ampliación, poniendo algún altavoz de quita y pon, o usando alguna pantalla que pueda transmitir por Internet el acontecimiento del Misterio Pascual de Cristo, sacramento cumbre de la vida de los cristianos, en ese lugar de los jóvenes universitarios.

El otro Enrique está perdido entre las cortinas marxistas colocadas dentro del cristianismo. Allá él con sus desvaríos que no le llevarán a nada.

Enrique, el capellán universitario, es un valiente pastor que le planta cara al laicismo más negro, no con violencia, sino con amor, oración y testimonio cristiano, tal y como todos los cristianos perseguidos han vencido a sus maniáticos perseguidores.

La noticia de los acontecimientos de San Carlos Borromeo está aquí.

http://www.redescristianas.net/2012/02/26/madrid-10a-sesion-de-curso-de-teologia-de-la-liberacion-en-entreviascatedra-ignacio-ellacuria/

La información sobre la capilla y la carta del capellán están aquí.

Tomás de la Torre Lendínez

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *