PUBLICIDAD

Cursillos veraniegos e Iglesia: pura inutilidad

|

Los cursos de verano son ocasiones para oír algunas personas que durante el año académico nadie se acuerda de ellos, o están en la guardarropía tapados entre naftalina para evitar que se llenen de moho.

La Iglesia no escapa a esta situación. Sea en Santander, El Escorial, Aranjuez, Ávila, Salamanca….algunos clérigos miembros del alto clero pasean sus personas hablando y hablando. Algunos hablan de lugares comunes sin más novedad que salir unos segundos en el informativo televisivo más cercano a la cuerda de la organización promotora del cursillo equis sobre un tema fronterizo entre la fe y …tal título rebuscado.……

Me ha llamado la atención el guiño que uno de los ponentes ha realizado al grupo de los indignados, confundiendo las churras con las merinas, sin conocer en absoluto los postulados nada tranquilos de estos vecinos permanentes, sin pagar nada y saltándose toda legislación sobre la ocupación de la vía publica, en la Puerta del Sol.

Durante el resto del año, ninguna de las universidades o grupos promotores organizan mesas de diálogo sobre la fe y la sociedad, sobre la realidad humana y la Iglesia. Es más si pueden los porrazos dialécticos recibidos por la Iglesia en los medios de comunicación social son de amplio eco en la opinión pública.

Parece que cuando llega la canícula, estas universidades y grupos promotores de estos cursos veraniegos desearan lavar sus culpas contra la Iglesia y los cristianos, haciendo estos guiños y tendiendo estos pequeños puentes de diálogo que no sirven absolutamente para nada. A no ser que para animar en los corrillos de pasillo las últimas ganas que todos tienen de un adelanto electoral que no llega ni que lo mande el imperio prisaico actual.

Otros, encuentro, que desean lavar pecados de la desdichada memoria histórica y se reúnen a recordar lo que sus abuelos hicieron en los días previos y dentro del Alzamiento nacional que trajo consigo la Guerra Civil. Tienen todo su derecho a hacerlo, pero han esperado a cumplirse 75 años de aquella odiosa guerra para volver la vista atrás, ¿para qué, para lavar culpas de muertos muy muertos?. No lo creo pero lo parece.

Los cursos veraniegos donde la Iglesia participa no deben quedarse en esta fiesta estival. Las universidades organizadoras deben emplear mejor el dinero y los esfuerzos para mantener un dialogo fluido, continuo y académico, a lo largo de todos los cursos. Por ejemplo: ¿Cuál será la primera universidad estatal en colocar un estudio científico de la Sagrada Teología, de forma reglada y académica como existe en otras universidades europeas?.

Cuando se de este importante paso, los cursillos de verano desaparecerán ellos solos, sin que nadie les ponga la puntilla final.

Tomás de la Torre Lendínez

————————————————————

Lean, si les apetece:

Los auténticos datos del viaje del Papa a la JMJ de Madrid

Blog del padre Tomás

http://tomas-de.blogspot.com/2011/07/los-autenticos-datos-del-viaje-del-papa.html

—————————————————————-

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *