PUBLICIDAD

Cura gallego actuando de líder sindical

|

Esta foto, amigos lectores, es de un cura gallego, de la diócesis de Mondoñedo Ferrol, su nombre castellanizado es Joaquín Campo Freire. Este señor leyó el pasado jueves un manifiesto sindical tras una protesta convocada por varios sindicatos estatales y regionales gallegos. La prensa local recoge la noticia de esta manera: «MARTA CORRAL | Ferrol | Jueves 22 mayo 2014 | 15:20 Convocados por los sindicatos CCOO, UGT, CIG y USTG ante el edificio administrativo de la Xunta de Galicia, fueron más de un centenar las personas que desde las 12 del mediodía de este jueves acudieron a un acto celebrado conjuntamente en todas las ciudades gallegas. «Defender os dereitos da clase traballadora non é un delito» fue la consigna que sirvió para exigir el indulto de los cuatro trabajadores condenados a tres años de cárcel por incidentes ocurridos durante sendos piquetes en 2008 y 2010. Es el caso de Tamara y Ana, empleadas de unas instalaciones deportivas de Pontevedra, que han sido condenadas por formar parte de un piquete que arrojó colorante en la piscina olímpica de Ponte Muiños en 2010. También el de Serafín y Carlos, ambos camioneros, que participaron en la huelga de transporte celebrada en Vigo en el año 2008. Para los sindicatos, estas condenas tienen un claro objetivo: «Silenciar os movementos sociais e os movementos sindicais». Lectura del manifiesto El encargado de leer el documento de protesta elaborado por los cuatro sindicatos fue Xaquín Campo Freire, miembro del Observatorio para a Defensa dos Dereitos e Liberdades (ESCULCA). Campo Freire alertó de una «criminalización da resposta social» por parte del Gobierno, que utiliza la «represión» contra todas aquellas personas que se manifiestan en desacuerdo con sus políticas. Recordó que Serafín, Carlos, Ana y Tamara fueron «inxustamente condenados a tres anos de cadea», sus recursos fueron rechazados y «a primeira solicitude de indulto tamén foi rexeitada». Los cerca de 40 expedientes abiertos en España contra representantes sindicales o trabajadores con petición de penas de prisión hacen que el caso de los cuatro gallegos no sea aislado. «Penas desproporcionadas, inxustas e abusivas que pretenden amedrentarnos e debilitar a nosa capacidade de resposta como clase», denunciaba Campo Freire, acusando a los tribunales de colaborar «na máis brutal represión contra a clase traballadora ao converter nun delito a defensa dos seus dereitos». El manifiesto destacaba a un sólo culpable: «O Goberno do PP. Elitista, represivo, de confrontación co movemento obreiro… retrotráenos á ditadura, nin sequera nos últimos anos do franquismo se recordan penas tan duras». La Ley de Seguridad Ciudadana o el «ataque á folga e á manifestación» fueron señaladas por Campo Freire como muestras de esos «recortes de liberdade». La lectura concluía, entre aplausos de los asistentes, instando al Gobierno a anular la orden de ingreso en prisión y a conceder el indulto.» La fotografía de los congregados es la adjunta.

Asistentes a la protesta sindical
Conviene recordar a este cura gallego lo que dice el Directorio para el ministerio y la vida de los prebíteros en su número 44: «Los sacerdotes sirven al pueblo cristiano desempeñando sus funciones ministeriales del mejor modo posible; el pueblo necesita sacerdotes entregados a sus funciones, no sacerdotes que intenten ocupar el espacio de los laicos. “Por esto consagra Dios a los presbíteros, por ministerio de los Obispos, para que participando de una forma especial del Sacerdocio de Cristo, en la celebración de las cosas sagradas, obren como ministros” de Cristo (Ibidem, 5). El pueblo cristiano necesita sacerdotes santos, que ofrezcan el sacrificio de Cristo en plena unión con su maestro.» Recomendación Lean amigos, la historia del Blog El Olivo con documentos inéditos. Se trata de “Crónica del Blog El Elivo” Se encuentra aquí mismo. http://marianojv.esy.es//novela.html Tomás de la Torre Lendínez

Comentarios
3 comentarios en “Cura gallego actuando de líder sindical
  1. El amigo Quasimodo ha expresado claramente mi opinión en su escrito. ¿Dónde encuentra este sacerdote el alimento para su labor parroquial y sacerdotal,en los sindicatos o en Cristo?.
    Un abrazo,pater.

  2. Efectivamente, el sacerdote, si bien no puede sustraerse a los problemas sociales de su feligresía, debe centrarse en los efectos que sobre su fe y práctica religiosa pueda tener el problema laboral o social que le afecte.
    En cualquier caso, al colocarse el presbítero del lado de quienes, con ostensible desprecio a la libertad de quienes no quieren participar en una huelga, se está colocando frente a las víctimas de la barbarie huelguista, ante el vacío legal de la inexistencia de una Ley de Huelga que, pese a ser necesaria, ningún gobierno se ha atrevido a promover.
    Que pida su secularización y se integre en el sindicato.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.