PUBLICIDAD

Cuando defendí a César Vidal estaba cegato

|

Ayer domingo recibí el sacramento de la Penitencia, con motivo del aniversario de mi ordenación sacerdotal.

Un lector, avispa que aparece y se marcha, me ha dejado este correo electrónico:

“Para estar contento debe usted pedir perdón por su defensa de César Vidal. Se lo llevo rogando hace largo tiempo.”

Tiene razón. Aquí dejo escrito mi arrepentimiento por haber defendido a un enemigo de la Iglesia Católica, ya sin máscara, sino con un florete en la mano con el que semanalmente hiere a todos los católicos españoles.

¿Qué escribí sobre este persona tan pesadamente hiriente contra los católicos?. Pueden leerlo. Está en la hemeroteca de este portal. Era el 17 de agosto de 2010.

Hagan clic aqui.

Ahora me pongo a que los lectores me peguen todos los palos que me merezca.

Hoy rectifico públicamente. Pido perdón si el post de aquel día pudo escandalizar a alguien.

Todos somos pecadores, incluido el cura que firma a continuación.

Tomás de la Torre Lendínez

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *