PUBLICIDAD

Aplaudo la decisión fulminante de la cadena Cope

|

Bastantes lectores en público y muchos más en privado dicen si yo tengo algo contra la empresa Cope. Respondo que nada de nada. En este Blog dejo constancia de las luces y las sombras de un medio de comunicación, en manos de la Conferencia Episcopal Española, como es Cope, para conocimiento general de todos los lectores que deseen pegar sus ojos a la pantalla de su ordenador.

Hoy destaco una gran luz, una valiente decisión: la expulsión de un plumazo de Mario Vaquerizo, colaborador del programa de fin de semana que dirige Cristina López Schlichting, a quien le están podando sus colaboradores como Nacho Montes.

El motivo de la expulsión de Vaquerizo es clara: éste ha tomado parte de unas fotografías obscenas y ofensivas contra la fe cristiana, junto a su esposa Alaska. La exposición blasfema está situada en la calle Conde de Aranda 5, en Madrid. Hoy se abre al público. El titulo de la muestra es claro: “Obscenity”.

Por lo tanto, hoy, aplaudo hasta con las orejas la decisión de largar de la cadena Cope a este personaje, quien no se merece tomar un micrófono de esa casa después de posar en esas fotografías ofensivas para cualquier cristiano y para las personas de buena voluntad que son muchas, y están hartas que denigren a la Religión Católica y les salga gratis.

Porque, me pregunto:

¿Qué persiguen Alaska y Mario Vaquerizo con semejante exposición obscena?

El fotógrafo según he leído se jacta en su vida “profesional” de ser un “original” que le ha costado secuestros de sus obras y otras situaciones linderas en el posible delito.

Y sigo preguntando:

¿Por qué Cristina López en su programa alberga personajes como Mario Vaquerizo?

Según la crónica, publicada, Cristina ha sentido mucho la decisión de los directivos de la Cope que han pegado una patada en el trasero a su amigo Mario Vaquerizo, de quien afirma ser una buena amiga.

A lo largo de su vida profesional Cristina siempre afirma su condición de católica convencida y militante de Comunión y Liberación.

Ahora, con la cantidad de gente sana que existe por el mundo de la radio, Cristina debe echar la red y pescar a otro colaborador que borre el mal causado por esta situación de la expulsión de su amigo y miembro de su programa de radio.

Advierto que la galería de fotos obscenas y blasfemas puede herir la sensibilidad y la conciencia de los lectores.

Dejo como siempre el enlace para conocer más haciendo clic aquí.

Acabo felicitando a los directivos de Cope y les recuerdo que aún pueden hacer más en este sentido dentro de la cadena de radio. Ellos saben donde cortar.

Tomás de la Torre Lendínez

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *