PUBLICIDAD

Aborto: no nacen. Muerte digna: nos apuntillan

|

¡Cuánto nos quiere el socialismo zapaterista reinante¡. Lo mismo programa la muerte de los bebés en el seño materno, que nos pone en cola para darnos “legalmente” el matarile, antes del último arrastre camino del cementerio.

Ya tenemos el primer borrador de la ley de la muerte digna. Es importante que un gobierno que está moribundo desee morir matando a todos los españolitos que lo pidan por escrito, y no pueda ningún sanitario encomendarse a la objeción de conciencia, para no hacerlo. ¡Viva la libertad individual, sí señor¡

Toda la noticia estaba ayer en la boca de la singular y simpar ministra de Sanidad, quien afirma que es “una acción muy humana mitigar el dolor a un ser humano” pasaportándolo al otro barrio con una buena puntilla clavada en el sitio correcto por profesionales de la sanidad que hacen votos de salvar vidas.

Tengo por seguro que este gobierno tiene que aligerar las listas de enfermos crónicos y ancianos impedidos, que ocupan una cama hospitalaria, y que son sujetos de gastos médicos muy grandes. Es una manera sensata la de pegar un recorte legal a esta bolsa de gastos, rompiendo la bolsa y que los que caigan y se maten, como está legalizado, pues no pasa absolutamente nada. Se les “mitiga el dolor a estos seres humanos”, menudo eufemismo para encubrir la eutanasia con todas las letras.

Además, tienen la cara tan dura de reconocer que el enfermo que pida que le den la puntilla, tiene derecho a recibir los auxilios espirituales según la religión que profese. ¡Serán cretinos¡. Le dan la maleta espiritual y el pijama de madera de pino, para que no se vayan desnudos al otro barrio. ¡Qué bueno es el socialismo zapaterista¡. Y nosotros sin saberlo. ¡Qué pena¡. Han pasado siete años de aguantarlos y ahora nos enteramos que nos quieren hasta después de muertos.

Quien desee conocer más detalles de esta macabra noticia, puede pulsar aquí.

Para ganarse el voto católico en estas vísperas electorales, los sociatas zapaterinos afirman que esta ley es una necesidad que pedían los enfermos y los sanitarios. ¡Mentira podrida!.

He vivido cuatro años, dentro de un hospital de la sanidad pública, y no he encontrado a nadie enfermo ni sanitario que quiera que le den la puntilla y llamen a las mulillas para el arrastre final.

Todo lo contrario, la familia, el enfermo y acompañantes, ruegan a los doctores que les den la vida a su familiar ingresado, rogandoselo apoyados en la sabiduría y experiencia profesionales de los propios sanitarios.

Espero que las elecciones generales se anticipen al otoño, y este bodrio de ley se quede entre los muchos abortos que sí están legalizados por la ley inicua que rige desde el pasado mes de julio.

Tomás de la Torre Lendínez
———————————————————————
Lean, por favor:

Ayer comí con Judas Iscariote y señora

Blog del padre Tomás

http://hal2.blogcindario.com/2011/05/00088-ayer-comi-con-judas-iscariote-y-senora.html

———————————————————————

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *