Infovaticana
Cristo era sabio

Todo para el Pueblo, pero CON lo del Pueblo

veritas et vita
12 Junio, 2014

todo para el pueblo Hay algo que la gente no entiende cuando apoya políticas de corte socialista, progresista o Podemosista. El dinero que reparte el Estado no lo da el Estado. Lo damos fundamentalmente los ciudadanos, mediante nuestra Declaración de la Renta. ¿Y qué parte de la ciudadanía da el dinero? La clase media, no los “pobres”, ni tanto los “ricos”. Por tanto, no es que el Estado dé dinero a la ciudadanía, sino que la ciudadanía da su dinero a la ciudadanía. Todo para el pueblo, pero con lo del pueblo. O al menos con lo de la clase media. Por tanto, la solución que la izquierda propone ante la crisis y la corrupción del Estado, es que sea ese Estado corrupto el que se quede con casi todo el dinero de la ciudadanía, que ya verá cómo lo reparte. Brillante. Vamos a reflexionar sobre las cantidades que pagan los pobres, ricos y la clase media: –     Los “pobres” no tienen que pagar a Hacienda, pues esto sólo es obligación cuando se gana más de 22.000€ al año, al menos en España. –     Los “ricos” pagan a Hacienda según sus ingresos personales, pero las verdaderas riquezas no se encuentran en sus cuentas corrientes, sino en sociedades, en Sicav, y en empresas donde maquillan los balances. Por tanto un rico paga a nivel particular no mucho más que la clase media pudiente. –     La clase media, por tanto, es la que paga el pato. ¿Y entonces la solución no estaría en subir los impuestos a las sociedades y a las empresas? No. Lejos de lo que se cree, las empresas no quitan el dinero a la sociedad, sino que se lo dan. Es decir, que si en el pueblo Valdejaramillos de las Vacas Flacas abren una espectacular central eléctrica, Valdejaramillos pasaría a llamarse “de las Vacas Gordas”. Pero ocurre que los dueños de la Central sólo abrirán su empresa en Valdejaramillos de las Vacas Flacas si le es rentable, porque si Valdejaramillos de las Vacas Flacas les cobrase unos impuestos prohibitivos, el pueblo pasaría a llamarse “de las Vacas Locas”. ¿Por qué? Pues porque como consecuencia la Eléctrica preferirá abrir su central en otro sitio. Así ocurre con los países. Y no hablemos de lo estéril que sería el pequeño comercio si pisotean sus brotes con más impuestos. ¿La solución es quitarle el dinero a los ricos? Pues ni es quitárselo a los ricos, ni es respetar lo de los ricos. Lo que hace florecer a un país no es eso. Que parte del dinero de la ciudadanía se emplee para ayudar a los más desfavorecidos es bueno, crea justicia social, pero es economía doméstica que no tiene que ver con sacar o no a un país de pobre, y si estas ayudas machacan a las empresas o a la clase media, la riqueza huiría a otra parte, los inversores no confiarían en el país, y éste se iría al traste. La solución es hacer las cosas bien, promover la creación de empresas, y ser un país competitivo. ¿Qué consecuencias tiene la redistribución del dinero con exceso de fines sociales? Pues que no se emplea en lo que se necesita, que es crear riqueza, y que empobrece al ciudadano que la pueda crear. ¿El problema es la corrupción, la falta de honradez…? En parte sí, pero no nos despistemos. En los pudientes EEUU ha existido un Nixon, y la bonhomía de muchos presidentes hispanoamericanos no ha salvado a su pueblo de la pobreza. Hacer florecer a un país cuesta trabajo y no tiene nada que ver con el uso de la corbata. Esta es una reflexión sobre un tema político y, por ende, moral. No está bien que nos dejemos manipular por populismos. Las consecuencias las podéis ver en Cuba.

veritas et vita