PUBLICIDAD

Sancionan al sacerdote de la tabla voladora

|

https://www.youtube.com/watch?v=bKcf_m2Npyk Digo tabla voladora aunque vaya a ruedas, cogiendo prestado el término en inglés, hoverboard, o tabla flotante. Igual que es un deber denunciar la falta de decoro con la que, en la Santa Misa, algunos sacerdotes celebran, también es de justicia dar noticia de las cosas buenas que suceden, no sea que se dé una visión distorsionada de la Iglesia. La Diócesis de San Pablo ha amonestado al sacerdote filipino en cuestión. Ha pedido disculpas, estará fuera de la parroquia y reflexionará algún tiempo. Pues perfecto. Espero de corazón que tome conciencia de lo que significa la Santa Misa, en la que, en la eucaristía, se hace presente verdaderamente el sacrificio de Cristo en la cruz. No es ninguna broma. La misión principal de un sacerdote es esa. Así que esperemos que la cumpla y vuelva felizmente a cumplir con su ministerio plenamente.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.