Infovaticana
Rita Maestre vuelve a perseguir al catolicismo
Cristo era sabio

Rita Maestre vuelve a perseguir al catolicismo

veritas et vita
1 marzo, 2017

Se ha lucido Osoro. En la sentencia exculpatoria hacia quien nos perseguía gritándonos y profanando capillas se incluyó el argumento de que el arzobispo de Madrid aceptó las disculpas de Rita Maestre. No había ofensa, pues. Me parece bien el perdón, es cristiano, pero todo perdón requiere ánimo de enmienda (y cumplir la penitencia impuesta, por cierto).

Está claro que un perdón de pacotilla solo es una mofa para seguir persiguiéndonos. A un político que roba y pide perdón, se le aceptará, pero tendrá que dimitir y aceptar el peso de la ley. A Rita Maestre le salieron gratis las blasfemias. Como al esperpento de Canarias. A esta gente siempre les saldrá gratis, con la anuencia de obispos que lloran pero renuncian a que la justicia nos defienda. Rita, desde su portavocía, puede seguir perseguiendo a quien declare que los niños son niños y las niñas son niñas. Delito de odio, dicen… Dictadura en la que la verdad más elemental, irrefutable, está perseguida.

No me creo que Osoro sea tonto. Que no reconozca a las serpientes ni el juego que hacen. Más bien me parece que los que son tomados por tontos somos los fieles. Los tristes cristianos. Los apegados a sus tradiciones. Los cuentarosarios. Esa escoria.

veritas et vita


2 COMMENTS ON THIS POST To “Rita Maestre vuelve a perseguir al catolicismo”

  1. Javier Ejías dice:

    nO.
    No se toma por tontos a los tristes cristianos, sino a los cristianos tristes.
    Los cristianos alegres, los que viven la alegría de vivir redimidos por Cristo y con la esperanza de la resurrección en El, los que no juzgan a quienes no piensan como ellos, esos, esos no son ni pueden ser tontos.
    Los que viven pendientes de los ritos, de las supersticiones, de las formas, de buscar en el otro la diferencia y no la semejanza, de las normas, de los códigos legales, esos, esos no se si son o no tontos, lo que se es que son muy tristes y en el Reino de Dios no hay tristeza.

  2. Nova dice:

    Aclarémonos con el perdón del Arzobispo Osoro. A mí me parece bien que un Arzobispo perdone las injurias que se le hagan a su persona. Pero, en la ocasión de marras, la injuria no era contra él, sino contra Dios y contra la Iglesia y eso no se puede perdonar así como así. La niñata Maestre se fue a llorarle al Arzobispo el día antes de la celebración del juicio, oh casualidad. De arrepentimiento sincero, nada de nada, naturalmente, sino sólo mieditis, por causa del juicio. En cuanto la han absuelto, ha vuelto por donde solía. Cómo no.
    Lamento la blandura del Arzobispo. Hay cosas con las que no se tiene derecho a ser blando. Jesucristo, Nuestro Señor, no lo fue cuando vio profanado el Templo de Jerusalén. Respecto a los jueces, saben perfectamente que el perdón de la víctima, en el caso de los delitos de carácter público (esto es, aquéllos cuya persecución y castigo es de interés público), no puede neutralizar la condena y la pena merecida por razón de esos delitos. Además, en este caso, el Arzobispo sólo era una víctima más; las demás víctimas lo éramos los demás católicos, cuyos sentimientos religiosos se supone que el Código Penal protege. Así es que esa absolución que han otorgado es absolutamente injusta y contraria a Derecho.