Religión digital apoya al marxista Cardenal. ¿Quién fue realmente?

|

Según reporta Religión Digital, Ernesto Cardenal denuncia que Nicaragua se ha convertido en una dictadura con el presidente Ortega.

Como muchos sabrán, Ernesto Cardenal es un sacerdote marxista, adalid de la Teología de la Liberación, que apoyó el Frente Sandinista de Liberación Nacional de Nicaragua y que, una vez alcanzado el poder vía revolución, se convirtió en ministro.

Es archiconocido por la imagen en la que fue amonestado públicamente por Juan Pablo II. Cardenal desobedecía las directrices de Roma de no inmiscuirse en movimientos políticos, máxime revolucionarios, y para disimular su insurrección a la Iglesia ante el público católico, hipócritamente se arrodilló ante el Papa, quien no cayó en la trampa. Posteriormente, por supuesto, Ernesto Cardenal reprobó públicamente al pontífice.

<

La imagen de Ernesto Cardenal ha sido endulzada por la progresía hasta la extenuación. Vamos a repasar quién fue este revolucionario.

Este antaño, y perdonen la fuerte pero precisa palabra, putero (léanse sus memorias), impulsó el Frente Sandinista de Liberación Nacional de Nicaragua, su Revolución, y a su presidente, Ortega. Ahora se queja de quien ayudó a encumbrar. Dice que el presidente le persigue. Que aquello es una dictadura. Pobre Ernesto Cardenal. Pero poco le importaron los más de 50.000 muertos que produjo la revolución que él mismo apoyó. Poco le importaron los asesinatos y abusos producidos en los años en los que fue ministro (de 1979 a 1987). Hablamos de la masacre contra 100 mineros los días 23-24 en diciembre de 1981 (feliz Navidad), o contra tantísimos indios, miles por cierto encarcelados por no querer abandonar sus tierras, al igual que el resto de presos políticos.

Siguiendo su peculiar singladura, este personaje que habla de que su otrora jefe Ortega es ahora un dictador, bien que apoyó a Fidel Castro, y bien que hace no muchos años hizo lo mismo con el Subcomandante Marcos, otro asesino cuyo perfil pinta de rosa la progresía mediática.

Ernesto Cardenal. Usted ha recogido lo sembrado. Conviértase y déjese de hacer poesía marxista – pacifista sobre la sangre de tantos.

Comentarios
9 comentarios en “Religión digital apoya al marxista Cardenal. ¿Quién fue realmente?
  1. Al margen de lo que es y pudo ser el sacerdote Ernesto Cardenal, es posible que quiera arrepentirse de algo. Solo Dios conoce el corazón del hombre y nunca es tarde para arrepentirse. Tenemos que rezar por él, como cualquier ser humano. Hoy el evangelio hablaba precisamente: «Amar a nuestros enemigos». Pregunto: ¿quien ama hoy a Ernesto Cardenal? Todo lo demás fluye.

  2. Me habré leído casi todas las obras de Ernesto Cardenal, en poesía y en prosa; revelo esto no tanto por echarme flores, sino porque es así.

    Ernesto Cardenal tiene actualmente 92 años, y en efecto, ha cometido innúmeros errores en su vida por causa de su fidelidad a las doctrinas e ideales marxistas, por causa así pues de su apoyo a los procesos revolucionarios de inspiración marxista que se dieron en su Nicaragua natal, en su admirada Cuba, en toda Hispanoamérica, ciertamente.

    Ahora no es el momento de entrar a valorar la calidad literaria de su obra; sí es el momento no tanto de romper una lanza a favor del ya muy anciano Ernesto Cardenal, sino de advertir que no me parece justo acusar a Ernesto Cardenal de «joven putañero», como hace al autor de esta entrada, que firma con seudónimo, nadie quién, o al menos yo no me he enterado, que igual es que soy muy despistado.

    No me parece justa esa acusación porque de sus aventuras amorosas previas a su conversión y posterior ingreso en la Trapa en EUA, no me parece que quepa referirse a Ernesto Cardenal con ese simple «joven putañero». Ya bastante le honra al actualmente muy anciano Cardenal haber confesado esa etapa de su vida antes de su conversión religiosa, y confesarla dando la cara, sin esconderse.

    De modo que errores y pecados cometidos o consentidos por Ernesto Cardenal en su siempre conflictiva relación con la Iglesia y por causa de sus simpatías por las doctrinas marxistas, pues muchos, solo Dios conoce cuántos podrán ser. Pero me sigue pareciendo injusto ese calificativo de Ernesto Cardenal que fue un «putañero» antes de su conversión.

  3. Echenique creo que Francisco le levantó la suspensión ad divinis. De todas formas el eligió la política, y bueno pues son rencillas entre políticos, unos van y otros vienen, es parte del poder mundano, lo que él eligió el Reino de este mundo. No se de qué se queja ahora.

  4. Beatriz
    Gracias por la información, lo había olvidado. Me alegré mucho cuando me entere de que Escoto se había convertido de nuevo.
    JAVIER QUEJIOS, si Escoto se ha convertido también hay esperanza para ti, aunque claro el tenía mas de media neurona. La verdad es que contigo el Espíritu Santo lo tiene muy complicado. No digo que imposible, pero es que eres como el gitano del chiste es que no tienes boleto para que te toque la lotería.

  5. JAVIER QUEJIOS
    No hombre no, que es que hay que explicarte lo todo, como a los bobos. Veras Juan Pablo II era un papa de verdad, no un hereje, y los que se le oponían eran los herejes como tu. El Trolas de la Pampa ostenta el cargo, pero es hereje, no lo digo yo lo dice Trento, tontin. Cuando el Papa afirma que los amancebado pueden comulgar miente y defiende una herejía. Por eso los que se oponen a el y a su maquinaciones somos lo buenos. Es que no te enteras ni de en que bando estas. Hace falta ser retrasado.

  6. Echenique: es un jesuita modernista, que somete la religión al Estado.
    En su libro» Los Jesuitas » Malachi Martin dijo que Cardenal había renunciado a su sacerdocio para dedicarse en cuerpo y alma a la lucha por los » pobres», a la política.

  7. Echenique: «El 4 de febrero de 19846 ―en el marco de la Guerra fría―, el papa Juan Pablo II suspendió a divinis del ejercicio del sacerdocio a los sacerdotes Ernesto Cardenal (59), Fernando Cardenal (50, hermano del anterior), Miguel D’Escoto (51) y Edgard Parrales, debido a su adscripción a la teología de la liberación.6 Treinta años después, el 4 de agosto de 2014, el papa Francisco desautorizó ese castigo y lo derogó.7 El 19 de enero de 2017, entrevistado por el periodista argentino Enrique Vázquez, Ernesto Cardenal afirmó que sólo D’Escoto fue reconciliado con la Iglesia; que él no lo está ni desea estarlo. Lo expresó con las siguientes palabras: [sobre el perdón papal] «¡Eso es falso, sólo fue así en el caso de Miguel D’Escoto! Nunca me levantaron la suspensión sacerdotal y no me interesa que me la levanten».» (es.wikipedia.org).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *