PUBLICIDAD

Pues por fin habló Benedicto

|

aulabenedictoxviurbaniana Un día publico que Benedicto XVI tenía que hablar, al otro día sale la noticia en La Republicca de que prefería obviar los temas tratados en el Sínodo, y ayer nos regala el papa emérito un discurso con motivo de la inauguración de un aula magna dedicada a él. El discurso en sí (ver aquí) desde luego ni roza el tema de la comunión de los divorciados vueltos a casar. Por otra parte, es de toda lógica que ante la inauguración de un aula magna con su nombre, Benedicto XVI se vea obligado a dirigir una alocución a los universitarios de la Universidad Urbaniana. Pero el tema es que habló. Y habló desde la ortodoxia. Y puede seguir haciéndolo, ora para agradecer un homenaje, ora porque trascienda una conversación informal, ora por motivos varios. Y quizás en su estilo elegante y cauteloso, sin querer entrar al trapo de la contienda sinodal, siga regalándonos reflexiones que no reparen en casuísticas polémicas (como ahora está de moda decir) pero que nos ofrezcan su visión ortodoxa, fiel y coherente de la Fe. Visión que necesariamente empapa de rectitud cualquier debate habido y por haber que nos interpele sobre la moral, la Verdad, la Eucaristía y sobre Cristo mismo. Un consejo a los cardenales: Hagan homenajes e invitaciones a su papa emérito. Mal no hará. 

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *