Infovaticana
Cristo era sabio

Otro bautismo de hijo de lesbianas

veritas et vita
30 mayo, 2014

140108783255 Según informa Zócalo el obispo Raúl Vera realizó un bautismo ayer en Monclova, el primero de la hija de un matrimonio gay en México y el segundo celebrado en el mundo. http://www.zocalo.com.mx/seccion/articulo/bautizan-a-hija-de-pareja-del-mismo-sexo-en-monclova-1401069834 En primer lugar hay que decir que no es la hija de un matrimonio gay, biológicamente hablando. Como todos, tendrá un padre y una madre. Otra cosa es que uno de ellos sí sea el padre, o que la niña haya sido adoptada por una pareja homosexual. Pero que quede claro: es imposible que alguien nazca de dos personas del mismo sexo. Y aunque esto parezca obvio, es bueno remarcarlo porque un lenguaje engañoso nos puede desfigurar la percepción de la realidad. En segundo lugar, viendo cómo está el patio desde hace muchos años, dudo que el caso sea el primero de México y el segundo en el mundo. Puede que sí lo sea siendo los celebrantes obispos, con tanta publicidad, y con un marcado carácter político (no lo duden). Ya sabemos que los católicos heterodoxos aplaudirán con las orejas todo esto, pero incuso hay quienes tienen una formación ortodoxa que lo ven con buenos ojos. ¿La razón? Borrar el pecado original de la niña prima por encima de la Fe de los padres. Sin embargo, invito a reflexionar un poco más sobre el tema. 1. Según el derecho canónico se debe negar el bautismo a los niños si no hay esperanza fundada de que los eduquen en la Fe y moral católica, amén de que los padres, según el obligado uso del libro litúrgico, deben estar “dispuestos a […] confesar su fe en Cristo Jesús, que es la fe de la Iglesia”. 2. Que desde la misma jerarquía se tengan actitudes de desprecio hacia las normas es preocupante y tendrá sus consecuencias. Lo recto, en caso de que considerasen este tipo de bautizos lícito, sería ser valiente y cambiar el derecho canónico o los juramentos de los libros litúrgicos. Sería como si el presidente de gobierno, en vez de reformar las leyes, dijese que no hace falta cumplirlas en algunos caso y que los jueces obrasen en consecuencia. 3. Si el bautismo sólo sirve para borrar el pecado original, ¿por qué no bautizar a todos los niños del mundo, aunque sus padres fuesen judíos o islamistas, sin que estos se enteren? La intuición nos dice que algo falla, y efectivamente es así. Este ejemplo, en su esencia, es el mismo que el de personas que quieren bautizar a sus hijos sin profesar la moral y la Fe de la Iglesia. 4. ¿Por qué es necesario para el bautismo la Fe (esto incluye dogmática y moral) de los padres? ¿Por qué relacionar a los padres con el hijo? Porque este sacramento no es exactamente un acto mágico que nos borra el pecado original y punto. Es el inicio de un camino en Cristo. Los adultos lo iniciarán por cuenta propia, pero los niños, al no poder, necesitan del compromiso de los padres. La limpieza del pecado original de nada sirve si no hay propósito de conversión y fidelidad. 5. ¿No sería lógico que como consecuencia los ateos y apostatas pudiesen bautizarse sin convertirse? Es un ejemplo en apariencia absurdo pero clarificador. Todo el mundo entiende que si un islamista se bautiza sin querer convertirse sería un absurdo. Aunque borrase su pecado original. Aunque en un futuro pudiese rectificar de posición. Pues lo mismo es con los niños cuya tutoría en la formación católica depende de los padres. Si no la reciben, su conversión será tan probable como la de un ateo adulto. 6. ¿Pero por qué no bautizar, por si en un futuro se convierten? Pues hagamos lo mismo con los adultos, ¿no? Que en consecuencia un ateo se bautice, por si acaso en un futuro cambia de opinión. No. Lo lógico es que no reciban este sacramento excepto en caso de conversión y sólo bajo esa premisa. Repito, si a un niño no se le forma en la Fe, su conversión será tan esperable como la de un islamista o un ateo. Más en esta sociedad militantemente apóstata. 7. ¿Son malos este tipo de bautismos? Como mínimo inocuos, y como probable inicuos. No es desventurado pensar que desvirtuar los sacramentos, tomar el bautismo como un acto en el que implícitamente se consolida una vida de Fe enfrentada a las enseñanzas de Cristo, puede tomar la categoría de sacrílego. Una tomadura de pelo. Teniendo en cuenta que el sacerdote actúa en nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, es como si alguien pidiese ser bautizado por Jesucristo con la intención de seguir criterios enfrentados a Sus enseñanzas. La burla del bautizo de la hija de lesbianas en la Catedral de Córdoba quedó retratada con la famosa foto del beso lésbico en el interior del Templo. Recuerdo las palabras de Jesús: “No deis lo santo a los perros, ni echéis vuestras perlas delante de los cerdos, no sea que las huellen con sus patas y volviéndose os despedacen.” (Mateo 7:6). 8. ¿Alguien ha pensado en las consecuencias de este tipo de bautismos? ¿Se ha pensado en lo dañinos que pueden ser para la Fe del pueblo? Este entenderá, y además con el aval de la Iglesia, que el bautismo no implica comprometerse con la Fe en su totalidad. Entenderán que se puede ser católico sin seguir su credo e incluso aceptando ciertos pecados mortales como buenos. Si los que tienen una vida homosexual activa bautizan a sus hijos, o si los que apostatan de su matrimonio pueden comulgar, en consecuencia se puede ser miembro de la Iglesia apostatando de los dogmas y de la moral católica. 9. ¿Y si los padres apostatan de la Fe y moral de la Iglesia, por qué quieren bautizar al niño? Porque, por lógica, tampoco entienden el bautismo como un camino de Fe. Y la Iglesia al darles el bautismo a sus hijos les reafirman en esa idea. Para todo aquél que apostata, el bautismo es prácticamente un acto social, si acaso con simpatía hacia Cristo pero sin seguir Su doctrina y la de los apóstoles, valga la redundancia. Es más, pueden entender que la Iglesia no rechaza su modo de vida. Y así lo declararon implícitamente las lesbianas argentinas a las que les bautizó Mons. Carlos Ñáñez, que hicieron bandera de que esto era un paso más ganado en la lucha pro-gay. 10. Consecuencias: No sólo el bautismo será un absurdo, sino que la heterodoxia se impondrá. Y no sean ingenuos: los apóstatas que estén en el seno de la Iglesia no sólo no se convertirán, sino que querrán imponer una Fe distinta a la de Cristo. No pueden haber varias credos y morales bajo el catolicismo. Es aquí donde cobran valor las palabras de Cristo: Padre, que todos sean uno para que el mundo crea.

veritas et vita