PUBLICIDAD

¿Maradona convertido? Siento ponerlo en duda.

|

maradona Hay una gran diferencia entre la amistad circunstancial con Cristo y Su Iglesia porque dicen, actúan o son interpretados como a uno le gustaría, donde el eje de todo sigue siendo uno mismo; y entre la conversión a la Fe de Cristo y Su Iglesia, donde el creyente toma la Buena Nueva como eje de todo, y a ella se somete. – El primer tipo de Fe, o de No-Fe, es la de los discípulos que abandonaron a Cristo cuando les dijo: «si no coméis la carne del Hijo del Hombre, y bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros.» Esos discípulos siguieron a Jesús mientras les dio de comer, pero en el momento en el que oyeron lo que no les gustaba, se fueron. – El segundo tipo de Fe, de Fe verdadera, es la de los discípulos que siguieron en la misma circunstancia a Cristo. Las palabras también eran duras para ellos, pero cuando Él les preguntó si también querían irse, Simon Pedro respondió: «¿A quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna.» Ellos no seguían a Jesús mientras coincidiese con su forma de pensar, sino que lo harían ciegamente. Lamentablemente la manera en la que estos días Maradona ha expuesto su vuelta a la Iglesia tiene una perspectiva utilitarista. El anuncio del astro del fútbol, nada más por la forma, soltando aquella frase chauvinista y arrogante de «dos personas en lo más alto y eran dos argentinos», ya toma un cariz nada convencional. Además, en días anteriores nos ha dado pistas de qué tipo de conversión podría tener, regalándonos perlas como las que siguen:

«Este Papa es humano y al otro le tuve que besar el anillo«.»Entré al Vaticano vi todo ese oro y  me convertí en una bola de fuego«.

Que diga esto él, que además tantísimo dinero ha ganado, hace que uno recuerde el momento en el que Judas recrimina a Jesús el derroche de dinero que hacía al dejarse ungir como hacían a los reyes: «¿Por qué no se ha vendido este perfume por el equivalente al salario de trescientos días, para ayudar a los pobres?» (Jn, 12, 5) Lo que a Judas no le cabía en la cabeza es que aunque Cristo se ponga al servicio de los demás, Cristo como Rey y Dios merece ser dignificado en el fondo y en la forma de esa manera, por el mero hecho de que a Él le corresponde esa honra y esa dignidad. La Iglesia de Jesús se merece distinción y grandeza, y el beso al anillo de quien representa a Cristo es consecuencia de esto, pero a Maradona le pasa lo que a Judas y lo que a los paganos, porque en el fondo les niega tal reconocimiento y porque para quien no ama hasta el extremo a Nuestro Señor y a Su Iglesia, estas cosas son incomprensibles.

«Porque a vosotros os es dado saber los misterios del reino de los cielos; mas a ellos no les es dado […] porque viendo no ven, y oyendo no oyen, ni entienden.[…] Porque el corazón de este pueblo se ha engrosado, y con los oídos oyen pesadamente, y han cerrado sus ojos» (Mt 13, 11-15)

Espero de verdad que Maradona me quite la razón, pero las continuas declaraciones que hace no tienen nada que ver con las de aquel que se cae del caballo. Puede que desde ahora alabe al Papa, pero ya os aviso de que veremos cómo estos días el pibe de oro seguirá en lo fundamental como siempre, sin someterse a la doctrina de la Iglesia, sin aceptar como ciertas las Verdades de Fe, e incluso puede que sin tan siquiera cumplir el precepto dominical. Es preocupante que Maradona disfrute de esta luna de miel vaticana no por su conversión a la Fe Católica, sino según él cree, por la conversión de la Iglesia a las ideas o formas que a él le gustan.

Comentarios
0 comentarios en “¿Maradona convertido? Siento ponerlo en duda.
  1. Cierto, la lista de alabadores públicos de Francisco aumenta continuamente. Al drogata Maradona, el que no solo debería besar el Anillo de Benedicto por su bien sino también sus zapatos, hay que unirle la estrella argentina del porno Wanda Nara, el corruptor de menores vía tv Tinelli, el masónico Time, los herejes de Religión Digital, la revista prohomosexualista The Advocate, El País, el proabortista presidente del Uruguay, los sindicalistas marxistas de su país, la bruja esa que adora la hoja de coca que Bergoglio bendice, más la totalidad de medios que siempre atacaron a la Iglesia con Juan Pablo II o con Ratzinger, etc. En fin que me podría llevar todo el día. Cualquier católico consciente que ama la Verdad debería estar horrorizado. Por cierto, parece que ya no interesa hablar ni denunciar los serios problemas que escandalizaba a toda esta tropa de hipócritas durante el pontificado de Su Santidad Benedicto XVI. ¿Se han solucionado todos, o es que se han evaporado?

  2. En algo no estoy de acuerdo con el articulista: en que Maradona pertenezca a ese primer grupo de algunos discípulos que abandonaron a Cristo… Maradona, para mí no llega ni a estar a la altura de los de ese grupo.

    Con todo respeto y con toda claridad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.