Infovaticana
Sobre la normalidad de la homosexualidad
Cristo era sabio

Sobre la normalidad de la homosexualidad

veritas et vita
19 Febrero, 2017

Los colectivos de Lesbianas, Gays, Transexuales, Bisexuales e Intersexuales defienden que su condición, a veces motejada como “no normal”, no por ello es mala, porque lo que no es normal, frecuente, habitual, no ha de ser condenado.

Sin embargo, el problema no es porcentual, sino moral o natural. El problema es que va en contra de la propia naturaleza. Explicamos: Es poco frecuente encontrar a un pelirrojo, pero es algo completamente natural. Sin embargo va contra la propia esencia de la persona que un hombre adopte el rol de una mujer, así como que desee adoptar el rol de un niño, de un animal, o del mismo Napoleón.

Habrá quien diga que al ser todas las cosas naturales, no se puede ir en contra de la naturaleza. Falso. Las cosas naturales tienen unas leyes, y si encontramos a una persona (la persona es natural) que come corcho (el corcho es natural), lógicamente tiene un problema. Si no, no veríamos inconvenientes en las enfermedades. Tampoco en el autismo (según esta filosofía, el autista es solo distinto, no significa que le pase nada, es su derecho no relacionarse con nadie, si es feliz o no es problema suyo, y cualquier intento para revertir esta condición sería odio hacia su persona y no aceptación de su forma de ser).

También habrá quien diga que el amor no tiene cortapisas. El amor no, pero el amor sexual sí. Porque si no, veríamos adecuada la pedofilia, el incesto, el adulterio o la zoofilia. Incluso, vayamos más allá, el amor pedófilo, el amor incestuoso, el amor adúltero o el amor zoofílico, independientemente de que haya finalmente sexo o no. Efectivamente todos estos “amores”, al tener un componente eminentemente sexual, no son conforme a la naturaleza porque van en contra de uno de los fines últimos del sexo, que es la procreación. Supongo que aquellos que defienden que el amor no tiene cortapisas, aceptarían con alegría que su cónyuge le fuese infiel.

No nos engañemos: el amor, digamoslo así, de pareja, tiene un componente intrínsecamente distinto al de la amistad u otras formas de relación y afecto. Incluso un matrimonio anciano, cuya pasión lógicamente está fuera de juego, no tiene el mismo tipo de relación o sentimiento entre ellos que hacia amigos, hijos o parientes. Es simplemente distinto, porque la raíz de esa relación, las finalidades y los frutos, son distintos.

El amor de pareja va unido a la procreación, a la familia, incluso si no fuese fecundo, porque esa es su raíz. Va contra la naturaleza romper esas leyes, y las consecuencias de ir en contra de la naturaleza poco a poco las estamos viendo.

veritas et vita


9 COMMENTS ON THIS POST To “Sobre la normalidad de la homosexualidad”

  1. JUAN NADIE dice:

    JAVIER QUEJIOS
    Dime que presumes…
    ¿Que es la chorrada me preguntas clavando en mi pupila tu pupila estúpida? la chorrada eres tu.
    ¿Quien te ha dato a ti, uno de los comentaristas mas subnormales del orbe la autoridad para discernir vocaciones ajenas? Hay que ser muy pero que muy retrasado para escribir tus memeces.
    Como se nota que eres amigo del Trolas de la Pampa. Tu y el Lutero porteño, vaya par de majaderos. Odiais a los católicos y todo lo que representa el catolicismo. Os repele. Retuércete en tu propia bilis.

  2. Silvia dice:

    El titular resume lo que la profesora de religión ( ESO) enseña en un colegio religioso a nuestros hijos mayores….ellos ven que eso no corresponde a las enseñanzas católicas, los están confundiendo ( y no sólo en ese tema , ella ve machismo en todo,desde él Génesis hasta…) y me piden ” homeschooling”.

  3. Javier Ejías dice:

    “El amor de pareja va unido a la procreación”

    Ni de coña.
    No tiene usted ni idea de lo que es un amor dse pareja.
    Se nota que se casó usted con Dios porque no hay Dios que se case con usted.

  4. Fred dice:

    Rafael: La fe y la moral que Dios nos enseña es razonable. Con esto no quiero decir que podamos entender con profundidad los misterios de Dios, pero si podemos entender con profundidad la naturaleza humana, y esta profundidad nos lleva a razonar y demostrar que la atracción homosexual no es normal, y esto en base sólo a criterios solamente cientificos, medicos y psiquicos, no hace falta acudir a razones religiosas. Como decía Sto Tomas, la razon está guiada por la fe, pero la fe no sustituye a la razón.

    Sin embargo la ideología homosexualista, es solo eso ideología sin base real, por esto necesitan censurar todo debate sobre este tema, por esto entran en la contradicción de esgrimir la libertad para ser homosexual, pero niegan la libertad para dejar de serlo.

    Lo que usted propone es fideismo, y esto no es católico.

  5. Echenique dice:

    Desde Roma nos llegaba Verdad, Claridad y Unidad; ahora todo lo contrario. No lo digo yo. Por algo se han planteado los Dubia sin respuesta.

  6. Ramiro dice:

    No diré que sea una enfermedad…, pero tampoco es lo normal.
    Lo normal, lo cristiano, lo natural, es el matrimonio de hombre y mujer, destinado a la procreación, salvo casos específicos: matrimonios de avanzada edad, personas estériles, etc.
    Eso es lo que Dios quiso, lo digo Agamenón o su porquero.

  7. Ha de saber muy claro Echenique que de la sede de Pedro en cuanto a la defensa de la moral cristiana y las buenas costumbres, en más de dos mil años , no nos ha llegado jamás ninguna confusión al respecto. Para que esté bién informado Echenique

  8. AQUI DE LO QUE SE TRATA PARA UN CRISTIANO NO ES HACER EXPOSICIONES CIENTIFICAS SOBRE ESTE TEMA. ESTE TEMA COMO OTROS DE SU ESPECIE HA DE SER TRATADO COMO SIMPLE OBEDIENCIA A LO QUE MANDA DIOS, SIN METERSE EN EXPLICACIONES – PORQUE DIOS MANDA ABANDONAR LA PRACTICA HOMOSEXUAL -RECOGIDA ENLAS ESCRITURAS NUEVAS Y ANTIGUAS Y LA OBEDIENCIA A SU LEY MORAL ES LO QUE HAY QUE OBEDECER. NI UNA SOLA EXPLICACION FUERA DE ESTA.

  9. Echenique dice:

    Muy bien explicado. Sencillez y claridad. ya me gustaría encontrar un lenguaje así, tan humano, tan cristiano, en Roma, desde donde nos llega sólo y casi todo, confusión.