PUBLICIDAD

Judío converso dice que demandará al Papa

|

carta-abiertatic15 El judío converso Pinchus Feinstein, tal y como reporta Adelante le Fe, ha escrito una carta abierta al Papa Francisco reclamando todo el dinero que ha dado desde su conversión a la Iglesia Católica, puesto que ésta mantenía que para salvarse era necesario pertenecer a ella y ahora sostiene lo contrario:

«De ninguna manera significa pues que los judíos estén excluidos de la salvación de Dios porque ellos no creen en Jesucristo como el Mesías de Israel ni como el Hijo de Dios.»

Esto para él significa una estafa. Lógicamente el escrito se hace desde la ironía, pero es cierto que hay serios enfados en algunos sectores ante tantas declaraciones controvertidas , ora papales, ora vaticanas, ora episcopales. La doctrina no la cambia ninguna determinada Comisión Pontificia, ni el Papa (que no tiene la misión de cambiar doctrina alguna, sino de mantener la que le ha sido dada), ni ningún obispo. Pertenece incólume en los evangelios, los dogmas, y en el verdadero magisterio sostenido en firme, no en declaraciones más o menos afortunadas, pasajeras o sin firme autoridad, que siempre se pueden dar, y de hecho, siempre se han dado. No comparto todo el contenido de la carta, pero sí es cierto que hay una seria crisis doctrinal en el seno de la Iglesia, lo que resulta preocupante. No me voy a detener en hacer exégesis alguna sobre las intenciones de la citada Comisión Pontificia, ni a juzgar al Papa ni a nadie. Solo me limito a decir lo que siempre he dicho: hay que mantenerse en la Fe de siempre, hay que ser claro en lo que se refiere a la doctrina, y prudencia, prudencia, prudencia, y oración, oración, oración. La carta en cuestión:

Su Santidad, Papa Francisco Ciudad del Vaticano Enero del 2016 Estimado Santo Padre Soy un judío. Tengo la seguridad, como la tuvo Menachem Mendel Schneerson de Crown Heights, Brooklyn, de la descendencia directa del Rey David por parte de mi padre (mi madre, me aseguraron, descendía de Hillel). Tengo 74 años. Me convertí a la Iglesia Romana Católica a la edad de 17 en el último año del pontificado del Papa Pio XII. Lo hice porque estaba bajo la convicción de que tenía que aceptar y tener la fe de que Jesucristo era mi Salvador, y yo lo creí. Y creí que tenía que ser bautizado como miembro de Su Iglesia para tener la oportunidad de salvación. Así es que me convertí y fui bautizado en la Iglesia Católica y luego fui confirmado. Con el paso de los años he contribuido con decenas de miles de dólares tanto al Óbolo de San Pedro (la tesorería del propio papa sobre la cual usted debe estar por supuesto muy familiarizado), como a mi propia parroquia y diócesis. Durante ese tiempo he atendido a miles de misas, cientos de horas santas y novenas, he dicho miles de rosarios y he hecho cientos de viajes al confesionario. Ahora en el 2015 y el 2016, he leído sus palabras y aquellas de su “Comisión Pontificia”. Usted ahora enseña que porque soy de raza judía, la Alianza de Dios conmigo nunca fue rota y que no puede ser rota. No califica la enseñanza especificando cualquier cosa que yo pudiera hacer que podría amenazar a la Alianza, que usted dice que Dios tiene para conmigo porque soy un judío. Usted enseña que es una Alianza imposible de romper. Ni siquiera dice que depende de que yo sea una buena persona. Lógicamente hablando, si la Alianza de Dios conmigo es irrompible, entonces un judío de raza como yo puede hacer lo que quiera, y aún así Dios mantendrá su Alianza conmigo, y yo iré al Cielo. Su Comisión Pontificia escribió este pasado diciembre: “La Iglesia Católica ni conduce ni apoya ningún trabajo de misión institucional específico dirigido a los judíos…de ninguna manera significa pues que los judíos estén excluidos de la salvación de Dios porque ellos no creen en Jesucristo como el Mesías de Israel ni como el Hijo de Dios.” Usted es el Pontífice. Yo creo que su Comisión enseña bajo su bandera y en su nombre, y en lo que usted declaró durante su visita a la sinagoga en enero. Como resultado, ya no veo el sentido en levantarme cada domingo por la mañana para ir a misa, rezar rosarios o en irme al rito de reconciliación el sábado por la tarde. Todas esas cosas son superfluas para mÍ. Basado en su enseñanza, ahora que sé que todo se debe a mi superioridad racial a los ojos de Dios, no veo la necesidad de nada de ello. Ahora no veo razón alguna por la cual fui bautizado en 1958. No había necesidad de que yo fuera bautizado. Ya no veo por qué había una necesidad para que Jesús viniera a la tierra tampoco, o que le predicara a los hijos judíos de Abraham de su día. Como usted cita, ya estaban salvados como resultado de su descendencia racial de los patriarcas bíblicos. ¿Para qué lo necesitarían a Él? A la luz de lo que usted y su Comisión Pontificia me han enseñado, parece que el Nuevo Testamento es un fraude, al menos en lo que se aplica a los judíos. Todas esas prédicas y disputas a los judíos no tuvieron propósito alguno. Jesús tenía que saber esto, y sin embargo persistió en causar un montón de problemas para los judíos, insistiendo en que tenían que nacer nuevamente, que tenían que creer que Él fuera su Mesías, tenían que dejar de seguir las tradiciones de los hombres, y ellos no podrían llegar al Cielo a menos que creyesen que Él era el Hijo de Dios. Su Santidad, usted y su Comisión me han instruido en el verdadero camino para mi salvación: mi raza. Es todo lo que necesito y todo lo que jamás he necesitado. Dios tiene una Alianza con mis genes. Son mis genes los que me salvan. Mis ojos están abiertos ahora. Consecuentemente, le llegarán noticias de mi abogado. Voy a entablarle una demanda al papado y a la Iglesia Romana Católica. Quiero que me devuelvan mi dinero, con intereses, y estoy buscando daños compensatorios y punitivos por el daño psicológico que su Iglesia me causó, al hacerme creer que necesitaba algo, aparte de mi identificación racial elevada, para poder irme al Cielo después de que muera. Estoy litigando también por el tiempo que malgasté, que pude haber utilizado trabajando en mi negocio, en vez de desperdiciarlo en adorar a un Jesús en el que ahora dice su Iglesia que no necesito creer para mi salvación. Sus prelados y sus clérigos me dijeron algo muy distinto en 1958. ¡Me han robado! Sinceramente, Pinchus Feinstein 2617646 Ocean View Ave. Miami Beach, Florida 33239 P.D.: Estoy transmitiéndole esta carta a Hoffman, un ex-reportero de AP de Nueva York, con la esperanza que él atraerá la atención de aquellos de quienes deberían estar enterados de ella. Se lo estoy transmitiendo a él en forma de un sueño, pero, sin embargo, representa los sentimientos de muchas víctimas de su Iglesia ladrona. (Traducción de Tina Scislow)

Comentarios
0 comentarios en “Judío converso dice que demandará al Papa
  1. A ver si Francisco tiene lo que hay que tener para recibirlo en persona y dar transcendencia pública a su contestación. Espero confiado en que este Papa tan elocuente lo haga rápido (aunque sea en el avión que es donde más se suelta). O le devuelva la pasta porque si no explica sus palabras este judío de raza, Hermano en la Fe, tiene más razón que un Santo y debería, y no lo digo de broma, demandar a la Iglesia Católica.

  2. Para que ir y extender el Evangelio de Jesucristo por todo el mundo si los no cristianos se salvan y está zanjado el tema?
    Porque los relativistas y modernistas impiden la conversión de los nocristianos incumpliendo el mandato de Cristo y luchando contra la extensión del Evangelio. Son lobos con piel de oveja a las órdenes del demonio.

  3. Este julio converso, ¿se convierte y no lee el CVII? Allí quedó claro que la salvación es alcanzable por los no cristianos también.
    Me temo que es tema zanjado

  4. El kerigma: Cristo Jesús, muerto y resucitado, es El único que nos puede salvar. Echo mucho de menos de un tiempo a esta parte esa escueta frase: » Solo Jesús nos puede salvar».
    +
    Insisto, ya no hablo del extra ecclesiam nulla salus. Hablo de Jesucristo como nuestro salvador personal frente al pecado que tenemos (inclinación al mal y dificultad al bien) y el tentador.
    +
    Renovamos el kerigma frecuentemente? O caemos en peliagianismo?
    +
    Ahora sí. Después de eso vamos a los medios sensibles de la gracia que son los sacramentos? Y utilizamos los sacramentales como ayuda? Y además de ir a Misa hacemos obras de misericordia?
    +
    Por qué no hay iniciaticas de los JSJ en Madrid?
    +
    Por qué dormimos?
    +
    Pero antes no teníamos que ser muy buenos?
    +
    Pd siento haberme ido por los cerros…

  5. La labor de zapa del modernismo y el relativismo del postconcilio resulta trágica. Los fieles están desconsolados e incluso, como en este caso, muy enfadados

  6. Muy ingeniosa.
    Las buenas intenciones en el diálogo interreligioso, no pueden llegar hasta el diálogo teológico, porque la verdad no es relativa, podemos como máximo trabajar para lograr acuerdos de cooperación humanista, y una declaración común de que ninguna verdad puede conducir a la violencia contra otras confesiones.
    En nuestro caso como Cristianos lo vivimos como deber derivado del mandato del Señor de amar a los enemigos, pero eso no significa que neguemos al Señor, para encajar en el Panteón de la modernidad.
    Dios quiera el Papa la lea, y conteste prolijamente, como hace en otros casos de reclamos hacia el «otro lado»…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.