PUBLICIDAD

Eurovisión y el esperpento barbudo

|

wurst En qué ha quedado Eurovisión. La verdad no sé cómo no ganamos con el Chiki Chiki. Me imagino la cara de asombro de Céline Dion si hace 20 años le hubiesemos contado que en 2014 ganaría el prestigioso festival un tio travestido con barba (que no una mujer barbuda)… o unos monstruos rockeros, por qué no. Que a nadie le quepa la menor duda de que la inmerecida victoria de Tom Neuwirth (que no Conchita Wurst) tiene que ver con la propaganda homosexualista a la que es sometida Europa, y al triunfo del esperpento, que tantos puntos da en los shares de audiencia. La puesta en escena para simular a una mujer barbuda no es la simple actuación de un homosexual. Es la apología del travestismo y de la extravagancia de los monstruos de circo. Por cierto, con pretendidos toques blasfemos. Sí, yo sé que aunque nadie hable de eso, ustedes se han dado cuenta. ¿Cantaba bien? Como tantos ¿La canción era buena? Pues ha pasado un día y no creo que nadie la recuerde. Efectivamente, el premio no ha sido a la canción, ni tan siquiera a la puesta en escena. Ha sido a la mamarrachez rosa. Lo más divertido fue ver el sofoco afectado y sobreactuado del travesti. Lo más patético, José María Iñigo repitiendo una y otra vez «esta mujer, esta mujer», y Ruth Lorenzo, la tontita representante española, fingiendo entusiasmo ante Tom Neuwirth, de quien dijo que es toda una diva. ¿Nadie se ha dado cuenta de que el ganador de Eurovisión es un hombre? Pero es que, en el Reino de lo Políticamente Correcto, aunque todos sepan cual es la verdad, se prefiere la mentira, que es más cómoda. Y si la mentira es rosa, esperpéntica, y con toques blasfemos, mejor. Por cierto, sobre este tema os dejo también este post que tiene muchísimo que ver: Quiero ser millonario y la homosexualidad.

Comentarios
0 comentarios en “Eurovisión y el esperpento barbudo
  1. Por esa regla de tres Jesús odiaba a los judíos cuando les llamaba «raza de víboras» y «sepulcros blanqueados». Hay palabras graves que se han de emplear para denunciar los males. Un homosexual no es un monstruo de circo, pero si se deja barba y se presenta como la mujer barbuda, está claro que está pretendiendo hacer un show grotesco. Y lo de tontita es un calificativo bastante más light de lo que se merece la representante española, al mostrarse tan entusiasmada ante un espectáculo grotesco y sucumbir ante lo políticamente correcto. Porque es difícil que esta chica crea que ese cantante era una mujer. ¿O usted cree que no lo sabe?

  2. Aunque sé que lo dices con sorna, te respondo no a ti sino a los que piensan de esa manera. Soy alguien que actúa no por odio sino para levantar las conciencias. Porque quien no identifica y denuncia el mal, permite que se extienda. Qué falta de misericordia para los inocentes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.