PUBLICIDAD

Aborto y política

|

Los partidos se dejan vencer por la idea de que el «aborto 0» es un imposible por el que luchar, convencidos de que no tendrían el apoyo de la población.

En estos momentos es importante decir lo equivocados que están, y cómo no aplican esa teoría con otros aspectos de su programa. No todo el mundo puede estar conforme con los 100 ó 200 puntos de un proyecto, y a pesar de eso se ganan elecciones. ¿Por qué? Porque el votante es el primero que discierne prioridades aunque no comulgue con todo.

Si un partido hace una apuesta firme contra el aborto, aunque muchos no estén de acuerdo, no por ello retirarán su voto. Si tiene liderazgo, lo seguirán sí o sí. Los que sí retirarían su voto serían los que ven traicionados sus principios no negociables. Como les pasó a muchos con el PP.

Es más: no es solo que esos valores no sean un obstáculo, sino que retendrán y potenciarán el voto, incluso aunque ahora haya disconformidad. Cuando uno tiene una línea ideológica firme, bien diferenciada, establece un muro infranqueable contra el escape de votos. El PP rompió su muro, y con ello sus votantes salieron en todas direcciones ¿Creen que los votantes de Ciudadanos van a ser siempre fieles al aparato de Rivera? Hoy lo mismo están en lo alto, mañana lo mismo desaparecen. Igual que sus padres, hoy opinarán una cosa y mañana otra. Lo que sí es seguro es que quien está convencido del derecho a la vida o de la continuidad de su nación, no va a jugar apostando por cualquiera. Voto cautivo. O voto con sentido.

Estos muros ideológicos no solo se construyen a partir de la herencia ideológica, sino que se levantan cambiando la sociedad. Aunque hoy haya menos que apoyen la vida, cuando vean liderazgo en un partido terminarán defendiendo lo mismo que él, y entonces ya no podrán coquetear con otras alternativas diferentes. Lo hemos visto en el otro espectro ideológico. Lamentablemente, en el auge de Podemos, gente que antes no apoyaría escraches, comunismo y ciertas felonías, terminaba justificándolas e incluso apoyándolas. Cuántos progres hace unos años se reían de ciertas locuras feministas y hoy se suman al carro porque lo manda su ideología.

Si un partido con liderazgo apuesta por la vida, a medio plazo ese partido no desaparecerá porque sus votantes no podrán apoyar alternativas como Ciudadanos o PP, tan distantes a su ideología.

Cuestión de inteligencia, pero también cuestión de honor. Cuestión de moral.

In hoc signo Vinces.

8 comentarios en “Aborto y política
  1. Yo hace mucho tiempo que no puedo votar por coherencia con mi fe, ahora tenía la ilusión de volver a votar por Vox, pero su declaración de que aceptaría el aborto por violacion me deja, otra vez, sin opcion para votar.

  2. Muy sobrio y adecuado me parece este articulo, con muy buenos comentarios al hilo.
    Yo creo que hoy día, en política, se juega siempre al son de las modas para recaudar votos, y se comulga con barbaridades (que normalmente destruyen al individuo y a la sociedad como tal) como el aborto, la eutanasia o la ideología de genero.
    Es cosa del «pensamiento único civilizado» y su imposición, para variar.

  3. Ya hay partidos que defendemos de forma concretas propuestas legislativas como la Fe Privida Gipuzkoa, que es una propuesta de ley totalmente provida y además Justa y actual.
    Por ejemplo el partido político UCDE ( Unión Cristiano Demócrata Española), ya ha asumido en su programa esta propuesta. Además actualmente se está intentando consensual la misma, en un proyecto llamado PSyP
    ( Proyecto Sociedad Civil y Politica), donde partidos y asociaciones, que defienden los 5 Principios No Nrgociables, intentarán consensuar entre todos esta propuesta y si es posible llevarla en un programa conjunto en una posible coalición o agrupación electoral.

  4. Solución… siempre hay. Es cuestión de que cada uno sea coherente con unos principios, actúe según los mismos, y no ceda a la presión externa. Incluyendo en ésta las directrices de sacerdotes, obispos, cardenales… o del mismo Papa si, llegado el caso, son contrarias al dogma, a la moral y al sentido común.
    ¡Cuántas situaciones a lo largo de la historia parecía que no tenían solución!
    La oración todo lo puede.

  5. Tienes razón en lo que dices, pero la sociedad ha cambiado muchísimo, los partidos políticos tienen minorías muy ideologizadas que contagian a todo el aparato, y la propaganda de periodistas pagados en televisión hacen el resto. Hasta aquí de acuerdo, pero la jerarquía católica se ha escondido detrás de los visillos, no quiere problemas salvo cuando es algo económico que saltan como ranas, los que vamos a misa oimos homilías insulsas en que lo social y el reparto económico es lo único importante, lo malo es ir al Corte Ingles a comprar regalos para navidad, vale les hacemos caso y no vamos al Corte Inglés a comprar regalos, y cenamos sopa de ajo, ¿cómo se les ocurre que va haber reparto social si cierra el corte Inglés, los concesionarios de coches, las peluquerías porque todos nos lavamos la cabeza en casa. Los que tienen poder en la iglesia que son sacerdotes, obispos y cardenales, no quieren problemas morales, salvo organizar cenas benéficas con televisón por delante, y por supuesto que no les atropellen el 0,7 de iglesia y el 0,7 de Obras asistenciales, porque entonces la labor social se les va al traste. No hay soclución.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *