PUBLICIDAD

A Juan Molina: INFOVATICANA NO ES SÁLVAME

|

    telebasura   Sorprende la declaración del bloguero de Infovaticana Juan Molina, sacerdote que se popularizó hace años por su participación en el programa Gran Hermano, en contra de las posturas que a veces adoptan blogueros de este portal, a las que tacha propias de “Sálvame”. No hago del pasado de este sacerdote su presente. Es cierto que su paso por el programa televisivo supuso, a mi entender, una clara muestra del fuerte secularismo que sufría la Iglesia, como bien comentó Juan Manuel De Prada al respecto, pero a Dios lo que es de Dios, esa etapa ya pasó y tuvo el acierto de pedir disculpas para quien haya podido sentirse escandalizado. Sus textos están en plena comunión con la Iglesia, y algunos son de lectura recomendable. Lo que no sé es si este sacerdote está completamente orientado, puesto que después de leer muchos artículos descubro algunos que van en una línea, a mi entender, sin sentido, o mejor dicho, en un sentido equivocado. Por ejemplo, su penúltimo post disculpaba la carmenada de las reinas magas puesto que el hecho de que fuesen tres no es bíblico, y tildaba de machistas las suspicacias contra esta ocurrencia (curioso hablar de machismo, que no tiene nada que ver, y cuando fue ese precisamente el argumento que se usó para vetar a un colegio católico de la cabalgata). Tampoco sale en la Biblia ni es dogma de Fe que Jesús naciese el 25 de Diciembre, a pesar de que la Iglesia recogiese esta fecha, pero si un político la moviese, para cualquiera con dos dedos de frente, supondría un ataque intencionado a lo poco que de catolicismo queda en España. Es decir, si alguien se define como socialista y sostiene la doctrina socialista, pero disculpa e incluso alaba sistemáticamente a Reagan o a Milton Friedman, algo pasa. Pues he aquí lo que por mi parte me gustaría reprocharle a este bloguero: 1) Usted critica la denuncia pública a un cristiano a través de un blog. Sin embargo usted ha hecho una denuncia pública a través de su blog a De La Cigoña. O sea: lo que usted critica, usted lo hace. 2) Dado que usted hace lo que denuncia, el problema de fondo no está en la crítica, sino en lo que se critica. Para usted está mal criticar públicamente al sacerdote que desde el ambón, presuntamente, pone en solfa la Fe. Para usted está bien criticar al bloguero que desde su espacio web pone en solfa a este tipo de sacerdote. 3) Ese sacerdote no es alguien privado que cometió un error privado. Es alguien público, que ejerce un ministerio público, y que lo usó públicamente, desde el altar y su posición, para enseñar cosas que, según algunos atestiguan, son contrarias a la Fe. Eso es precisamente lo que se ha denunciado. Infovaticana, además, tuvo la profesionalidad de ponerse en contacto con el propio sacerdote, cosa que no todos los medios harían. No desmintió lo que se dijo. 4) Usted, padre Molina, no solo es bloguero de Infovaticana sino de Religión Digital. ¿Alguna vez estalló en contra de las blasfemias del caricaturista Cortés? ¿Alguna vez en contra de los ataques injustificados a buenos sacerdotes y obispos? ¿Alguna vez ha expresado que quizás ese no era su sitio?  Y desde aquí, también me gustaría decirle por qué cierta denuncia pública es necesaria. 1) Los medios de comunicación tienen la obligación de informar de lo que pasa. 2) Cuando lo que pasa es malo, los medios de comunicación han de dar cuenta de ello. Si el artículo es de opinión, opinar. 3) Cuando se denuncia públicamente lo malo, los resultados en buena medida son formidables. Lo aseguro por experiencia. 4) En el seno de la Iglesia Católica hay una llamativa permisividad, y a veces anuencia, hacia los continuos desmanes o ataques que se hacen a la Fe desde dentro. No siempre es así, pero la única manera de luchar contra ellos es sacar la ponzoña a la luz y denunciarla. El obispo ya no podrá hacer como que el asunto no va con él. 5) El objeto de la denuncia pública no es atacar a nadie per se, sino que la Fe no sea atacada o ninguneada. No es el perfil de Sálvame, sino el perfil del diario L’Aurore y el J’Accuse de Émile Zola. Con formas desenfadadas, pero con un objetivo claro: no el cotilleo, no la banalidad, no el ocio, no la TV basura, sino la denuncia y la lucha contra la iniquidad, la secularización y la desorientación de la Iglesia. 6) También es lícito denunciar y criticar desde la mordacidad y el humor, o como reza el adagio latino, castigat riendo mores. 7) Los blogs meramente piadosos están muy bien. Pero también son necesarios blogs con otro perfil. Quizás no haya pensado usted que, si alguien quiere oír solo palabras reconfortantes, pueda encontrarlas gracias a que portales como el nuestro hayan conseguido que el sacerdote en la misa no se dedique a pasear en tablas voladoras sino a predicar aquello que usted tanto anhela. La paz del pacífico burgués es a costa de ese que es, oh, cómo se atreve, soldado. 8) Si este portal fuese meramente piadoso, y no también informativo, supongo que no se llamaría INFOvaticana. En conclusión. Estamos en una época en la que quieren minar toda tradición o vestigio de catolicidad, en la que asaltan iglesias, en las que imágenes son destrozadas, en la que cristianos son agredidos, en la que se intentan quemar iglesias y capillas, se realizan exposiciones blasfemas, procesiones laicistas, y en la que muchos sacerdotes desde el púlpito gritan contra la Fe. Frente a estos, hay unos pocos que alzan su voz. Usted puede quemar sus energías disculpando a las reinas magas y denunciando la amargura de los que combaten públicamente estos desmanes. Le aconsejo que haga justo lo contrario. Sé que no le gustará este escrito. Pero al fin y al cabo las alusiones empezaron por su parte, no por la mía o la nuestra, y la réplica era obligada. Sabía usted que podía pasar. No. Aquí no somos de ningún programa basura de Telecinco. Sin otro deseo que luchar juntos, y sin más enemigos que los que son de Dios, doy por mi parte terminada esta réplica, sin rebatir contestaciones futuras para evitar un bucle sin sentido, y sin acritud, aunque sí con firmeza y poniendo las cosas en su sitio, que aunque esta trinchera es dura y sean pocos los amigos, Dieu le veut y toca seguir luchando.

Comentarios
0 comentarios en “A Juan Molina: INFOVATICANA NO ES SÁLVAME
  1. He decidido seguir la misma política de comentarios que los demócratas y misericordiosos blogs amigos.
    O todos moros, o todos cristianos.
    Ya me extrañaba que todos los comentarios de estos portales fuesen tan pelotas.

  2. El sacerdote ha sido preguntado y no ha desmentido. Basta ya de hipocresía. Estamos hartos de lis apoyos a los que atacan día sí, día también, la fe desde los púlpitos. Nos echan de nuestras propias parroquias.

  3. Pero vamos a ver, amigos del mallorquín… Que se le ha preguntado personalmente al sacerdote si era cierta la información!! Es que es muy fácil tirar la piedra diciendo barbaridades desde el púlpito y luego esconder la mano. En misa somos muchos los que sufrimos esoo! Y aquí la gente haciendo juegos malabares para que no se denuncie y lo de siempre… Aquí no pasa naaaa… Por cierto, lo que dijo Cantalamesa no me gustó nada nada. Una homilía denunciable, aunque se pida disculpas porque en su textualidad no dijo «disminuir la veneración a la Virgen»… Pero vamos… Que siempre críticas a la veneración mariana.

  4. Qué cara tiene Nadie es perfecto. Critica el anonimato y opina desde él. Vamos a ver. Que hay blogs y portales como Stat Veritas, o Cristo era Sabio, o Wanderer, impersonales. Que no se entera!! Que es algo común y nada malo. Y hay otros personales, que también tienen otro perfil y estilo. Cómo se le nota a Nadie es Perfecto del pie que cojea.

  5. Nadie_es_perfecto: Dé usted su nombre y apellidos, que también usted opina. Y hay blogs que no es que sean anónimos, es que su corte es ser impersonales. Hay otros blogs que sí tienen perfil personal. Punto.

  6. Si cuando comenzó el desmadre de los casos de pederastia clerical en plena primavera posconciliar, o los abusos de Maciel, la gente que sabía hubiera existido Internet y la gente que sabía algo hubiera podido hablar, de manera que ni curas ni obispos ocultadores hubieran quedado impunes, no habría pasado ni una centésima parte de lo que hemos tenido que sufrir los Católicos. Escándalos fariseos no, gracias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.