Osoro VS Müller

|

Corría el año 1830 cuando los ciudadanos parisinos se levantaron contra el rey Carlos X por abolir el Parlamento y otras libertades entre las que se encontraba la libertad de prensa.

En “Las tres jornadas gloriosas”, se acabó con el reinado terrible de Carlos X al obligarlo a renunciar al trono, colocando en el mismo a Luis Felipe de Orleans, alcanzando así un gran ideal, la libertad.

El Rey ya no lo sería en Francia por derecho divino, sino que el Rey de los franceses sería por voluntad de los mismos.

<

Como todos ustedes saben, hace unas semanas ha estado en Madrid, en el uso de su libertad y de la libertad de los que lo invitaron, el cardenal Müller, quien fuese Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

A nadie ha dejado indiferente su último paso por Madrid, sus intervenciones en el Real Casino de Madrid y en la Universidad CEU San Pablo, han levantado no pocas ampollas, y un gran número de caricias consoladoras en una Archidiócesis que bien lo merece y necesita.

Parece ser, que su presencia en Madrid ha generado malestar incluso a nuestro propio Cardenal-Arzobispo, Osoro. Pero este, con su conocida audaz valentía, a día de hoy, no ha notificado ni a la Asociación Católica de Propagandistas organizadora de los actos en la sede del CEU, ni a su presidente don Alfonso Bullón de Mendoza y Gómez de Valugera queja oficial alguna. Cuanto menos al Real Casino de Madrid.

Medios de todos conocidos, se han hecho eco negativo de las conferencias del cardenal alemán y de su presencia en Madrid, poniendo de manifiesto su retorcida ideología.

Ni el cardenal Osoro ni sus medios amigos tienen la capacidad intelectual ni teológica de refutar ni una sola de las palabras pronunciadas por Mons. Müller. Por eso sólo les ha quedado la pataleta mediática y el mantra de que este cardenal ha hablado en contra del Papa Francisco, cuando ni siquiera lo ha mencionado en sus conferencias.

Como el licenciado en matemáticas, mentira de la que no he visto artículo alguno en dichos medios, no tiene nivel intelectual alguno para argumentar mínimamente en contra de lo dicho por el cardenal alemán; y como la maquinaria mediática de sus amigos le han hecho el trabajo sucio, que diría la mafia; él se ha dedicado a desprestigiar los actos sin argumentación alguna, animado por el grito puesto en el cielo de sus colaboradores más cercanos.

No es necesario implicar a los obispos españoles, basta con preguntar a la gallinita, ¿quién es el Arzobispo de Madrid?. Pues venga, hay que echarle eso que ponen las gallinas; es fácil, se levanta el teléfono rojo, se llama a sus Eminencias Müller y Rouco, al Presidente de la Asociación Católica de Propagandistas y al Presidente del Real Casino de Madrid; y se les dice a la cara, como un hombre, lo que se chismorreas a sus espaldas. Pero igual está gallinita no es ponedora.

Sí, el Arzobispo de Madrid chismorrea, ya saben, dime de qué hablas y te diré de qué careces.

No hará todas esas llamadas, porque de alguna manera ha respaldado dichas conferencias con la presencia de su obispo auxiliar Mons. Martínez Camino. ¡Ah ya!, que le envió para que lo representase pero se olvidó decírselo a los periodistas amigos. ¡Ah que no!, que ni siquiera se atreve a llamarle la atención a su propio obispo auxiliar, quizá porque le duraría medio minuto en la dialéctica. ¡Pues haber estudiado eminencia! Lo objetivo es que un obispo auxiliar del Arzobispo de Madrid estaba allí y la archidiócesis no ha desmentido que no fuese en representación de Osoro.

Parece que la libertad, atributo de la verdad, se ha levantado triunfadora entre tanta muerte. Y el silencio, atributo de la mentira, sigue con sus chismes y pataletas generando una alfombra de muerte a los pies de la libertad.

Los Cardenales al ser elegidos prometen y juran fidelidad a Cristo y al Evangelio de Cristo; obediencia a la Santa Iglesia Apostólica Romana y al Papa; conservar de palabra y obra la comunión con la Iglesia Católica; no revelar lo confiado evitando daño y deshonra a la Iglesia; y cumplir con gran diligencia y fidelidad su servicio a la Iglesia, según las normas del derecho. (https://www.vatican.va/news_services/press/documentazione/documents/cardinali_documentazione/cardinali_documentazione_generale_it.html#Concistoro%20Ordinario%20Pubblico).

Por tanto, al Santo Padre se le debe obediencia exactamente igual que a la Santa Iglesia. Pero lo que se promete y jura es permanecer fiel a Cristo y al Evangelio no al Papa….. y cumplir el servicio según las normas del derecho de la Iglesia, obligación a la que el Papa también está sujeto para que entre todos y en verdadera comunión conservemos el depositum fidei que esa es la misión que nuestro Señor confió a su Iglesia.

Si el cardenal alemán ha errado en lo que ha dicho públicamente ¿por qué no se le ha corregido públicamente por parte del ordinario?. Si no se pidió permiso para celebrar estos actos en la Archidiócesis ¿por qué no se impidieron?. Y sobre todo, ¿cómo se es tan mal educado de no encontrarse, al menos para saludar, con un Prefecto Emérito, hermano del mismo colegio cardenalicio, delegando su representación en su obispo auxiliar?

Y sí, de alguna manera libertad es decirle a alguien lo que no quiere oír.

Comentarios
5 comentarios en “Osoro VS Müller
  1. Buenos días, secundo la anterior intervención de don Pedro Luis, al que sigo leyendo siempre que puedo. A mi modesto entender, a este «hombre de Dios», a la sazón arzobispo de Madrid, colega del catalán larguirucho y mundialista dizque presidente de la CEE, y no quiero pecar, yo lo veo un falsario, sin llegar a la impostura pero casi… Para mí, aparte de otras muy discutibles decisiones de gobierno de la archidiócesis sobre las que he leído algo, lo peor de lo peor ha sido cómo permitió la profanación de la tumba de un gobernante católico que en su testamento afirmó honrarse en Cristo Jesús, cómo dejó que se hiciera con esa tumba lo que al socialismo revanchista le dio la gana y cómo dejó indefensa a la familia a la que pertenecen todos los derechos sobre un difunto suyo. Por no decir ahora c´´omo esta dejando indefensa a la comunidad benedictina, o cómo compadrea con diversos agentes mundialistas, socialistas y progres de toda ralea, o cómo deseempeña su repelentemente buenista promoción de la inmigración ilegal o sus mercadeos con el globalismo…, aunque a nivel personal todavía me desagradó más cómo ha destrozado el suplemento católico Alfa y Omega, en donde despliega sus largos artículos de zen y autoayuda presuntamente católicos, en donde parece que los republicanos de los años 30 parece que salvaron el Prado o a la Iglesia o en donde los traidores de ésta al Régimen que la salvó son presentados como prohombres y cuasi santos, en fin, los calcetines al revés y tan panchos se quedan en este suplemento de los jueves encartado en otro diario en decadencia brutal. Queda claro que este miembro de la jerarquía, consonante con el obispo argentino de Roma, está cargándose la Iglesia en España, he mencionado a su colega-presidente de todas las progresias del mundo UNICO mundial y me dejo para el final al pecular arzobispo actual de Valladolid, el ínclito colaborador de candidaturas socialistas y veterano comunista , que forma la tripleta atacante episcopal del socialismo gobernante y del mundialismo rampante desde Roma.

  2. Lo del «reinado terrible de Carlos X» a quien debemos acabar con aquel centro multisecular de piratería y esclavismo que era Argelia, entre otras cosas, es una barbaridad

  3. Es un misterio insondable la Providencia divina que permite que en esta época dificilísima al frente de la más importante diócesis de España tengamos a esta calamidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *