PUBLICIDAD

“Iglesia de Madrid, ¡que corra el aire!”

balcones a la calle
|

Corría el año 1993, exactamente el día 30 de marzo, cuando Antonio Burgos nos sorprendía con un artículo en Diario 16 cuyo titular fue “Tontos con balcones a la calle “.

He querido ser elegante en el lanzamiento, que por medio de InfoVaticana hago hoy de este blog y he retirado lo de “tontos”, pero quede claro que esa es la primera motivación por la cual me he animado a abrir este blog, para que no nos tomen por tales.

Nos contaba Antonio Burgos que ya en la corte de entonces, se daba un premio anual “al tonto contemporáneo “, cuyo premio no era otro que el de una tiza.

Pero estén tranquilos, pero muy atentos, porque desde mis balcones intentaré darles la tiza que se merecen a muchos “tontos”, que muchos “tontos” devuelvan la tiza por listos y no seguir haciendo el “tonto” teniendo balcones desde los que podemos salir a contar que hay mucho tonto contemporáneo.

Quiero seguir siéndolo lo que soy por pura gracia De Dios y espero serlo para siempre, pero sin demasiados dolores de cabeza, de ahí que utilice el pseudónimo. Es que hoy en día hay tanta sinodalidad en nuestra querida Iglesia que no quisiera yo tener que dejar de ser padre sinodal por obediencia y mucho menos por capricho de alguna eminencia.

Como ven mis balcones miran a nuestra catedral, pero de una forma muy amplia como ustedes mismos observarán. Porque como todos sabrán nuestra catedral tardó 110 años en construirse, desde que en abril de 1883 pusiera su primera piedra el rey Alfonso XII.

Entiendo yo que su majestad la Reina Leticia no pensaría el día de su boda, por mucha agua que le cayera encima, que nuestra catedral estaba ahí desde que ella era reina; seguro que su majestad Felipe VI le habría contado hacia tiempo que fue su tatarabuelo quien cedió los terrenos a la Iglesia influenciado por la Reina María de las Mercedes de Orleans.

Como ven desde estos balcones lo que se ve es la catedral y lo que está representa con vistas, altas y amplias, para esta Iglesia particular de Madrid que quiere mirar sin olvidar su pasado, perpleja de su presente y esperanzada en su futuro que para eso es adviento.

Nuestra catedral como bien sabrán es muy sinodal, ya que tiene tres estilos neoclásico, neogótico y neorománico; sé que el término no es adecuado, pero recuerden, y no se olviden, que estos balcones están abiertos; y entra y sale el aire como quiere, y ya ¡qué más da!, si el término lo usamos para todo. Y ¡ay de ti!, si no lo utilizas en tú hablar porque otros adjetivos peores te caerán.

Podemos decirlo abiertamente, como abiertos están mis balcones, nuestra catedral tiene un estilo sinodal, vamos que parece mentira que no lo hayan descubierto hasta ahora, menos mal que el espíritu eligió a Francisco y este a nuestro actual Arzobispo para descubrirnos este estilo.

¡Ah!, la foto la hice desde el corazón; sí, desde el corazón de la diócesis.

No tiene mucha importancia, lo sé. Lo escribo porque sé yo que habrá alguno, que quiere una tiza o que ya la tiene en la mano, y habrá puesto en marcha la máquina censuradora para intentar acallar este blog lo antes posible.

Dejen los chismes hermanos míos, lean relajadamente este blog que no tiene más que el deseo de abrir unos balcones para que salga aire y entre el mismo, eso sí, balcones a la calle, no se olviden.

Además de la foto de nuestra catedral verán cada día en este blog, un simple contador. Quiere contar el tiempo que tardarán las campanas de nuestra catedral en sonar alegres y jubilosas en el día de la toma de posesión de nuestro próximo Arzobispo.

Yo no tengo prisa ninguna, como les decía lo soy por Gracia de Dios y espero que para siempre, pero algún día se tendrá que marchar nuestro actual Arzobispo, al cual no elegimos sinodalmente por cierto, pero como le tenemos mucho afecto y respeto, deseamos para él algo bueno, su descanso; y para nuestra diócesis algo mejor, que pronto suenen las campanas de nuestra catedral porque viene el nuevo Arzobispo. No es ironía, no sean perversos.

Pero qué puedo hacer mis queridos lectores si mis balcones justo dan a la catedral; recuerden con vistas amplias.

Pues no puedo desear otra cosa más gozosa para mi Archidiócesis, a la que amo, que oír como repican las campanas de nuestra catedral en la toma de posesión de otro nuevo Arzobispo.

Pues nada a esta aventura nos lanzamos, a ver cómo nos va en ella, abran las ventanas que es bueno renovar el aire, y se lo ruego escriban con ganas.

Ayúdanos a seguir informando

2 comentarios en ““Iglesia de Madrid, ¡que corra el aire!”
  1. Lei hace unos dias que las cualidades para ocupar a una persona en un emplea son: 1- Inteligencia. 2- Initiativa o energia, y 3- Integridad. Estas tres cualidades deberian encontrarse en los sacerdotes, monjes, monjas, y especialmente en los obispos, los Cardenales y el mismo Papa. Me imagino que seran inteligents porque muchos de ellos pasaron por universidades y son licenciados y doctores, etc. Desgraciadamente, muchos de ellos son altavoces. Me imagino que tendran iniciativa o energia, pero lo dudo en muchos de ellos que tengan iniciativas seguidoras del Evangelio y del Catecimo de la Iglesia Romana. Mas bien, son seguidores del espiritu moderno y globalismo. Yo siempre he pensado que Jesucristo envio a sus apostoles a predicar su mensaje evangelico y quitarse el polvo de los zapatos cuando el pueblo no los recibe como mensajeros de Dios. Nuestra Iglesia ha abierto las ventanas para que entre el espiritu mundano y antecristiano. EL PUEBLO DE DIOS NECESITA DE SACERDOTES, MONJES, MONJAS, OBISPOS, CARDENALES, UN VATICANO Y UN PAPA QUE TENGAN INTEGRIDAD. Si no la tienen, deberian renunciar a sus posiciones pidiendo primero perdon al pueblo de Jesucristo.
    No quiero ofender a nadie. Hagamos un serio examen de conciencia y decidamos cambiar o salir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *