PUBLICIDAD

Ya no van a derribar la iglesia de Santa María de Gracia en Barcelona

|

El ayuntamiento parece que se la ha envainado ante la reacción vecinal. Oriolt deja constancia de lo sucedido con su claridad habitual: http://germinansgerminabit.blogspot.com.es/2016/04/pues-si-que-hay-carcas.html Hechos como este sin duda van a repetirse y sólo podrán pararse con la movilización católica. Bueno sería que los obispos, los grandes desmovilizadores del catolicismo español, se vayan percatando de ello. Con apelaciones al buenismo les van a dar todas en el mismo carrillo y ante la indiferencia de los fieles. Tras tantos años de no notarse su presencia ahora vivimos todos como si el obispo no existiera salvo muy escasas excepciones. El obispo ha dejado de ser el referente de los católicos, muchos de los cuales incluso ignoran quien es su obispo. Pues aviados van si tienen que hacer frente a quienes les odian en soledad. Y ya si esperan que los de Podemos sean quienes les libren de los ataques de Podemos y similares es que ya la única neurona que les quedaba a algunos de ellos ha dejado también de funcionar.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.