Y una vez más las obsesiones compulsivas de Francisco

|

Hijos Maltratadores. | José Carlos Fuertes, Médico Psiquiatra

Con bronca de nuevo a los pobres curas en base a unos ejemplos que solo están en su imaginación.

Tal vez conviniera que los sacerdotes, sus sacerdotes, le escribieran una carta en que le pudieran que los tratara con el afecto que dedica a los homosexuales, a los trans, a los divorciados, a los protestantes, a los comunistas…

<

Por lo menos como a ellos…

Y no a reprimenda diaria.

Y, además, sin base.

«A estas alturas del pontificado conocemos muy bien las obsesiones del Papa Francisco que con la edad se muestran sin disimulo. Cuando oímos al Papa Francisco decir estas cosas no podemos menos que pensar en que mundo vive o que le cuentan. Hoy, Santidad, no hay encargos de misas, y los sacramentos van desapareciendo, está la cosas como pa poner dificultades. Esto es lo que los pobres sacerdotes tienen que escuchar una vez más de quién tiene el deber de protegerlos y animarlos.  «Es doloroso encontrar en algunas oficinas parroquiales la «lista de precios» de los servicios sacramentales a modo de supermercado» . El Papa Francisco, en la fase final del Sínodo, truena contra la Iglesia burocrática afectada por el clericalismo. Un mal ya descrito en otras ocasiones durante su pontificado para denunciar la tendencia a sentirse superior a los fieles y orientado hacia la autorreferencialidad sin escuchar a los pobres, a los enfermos, a la gente corriente.  A diferencia de las jerarquías eclesiásticas, el Papa Francisco deja claro que es el Santo Pueblo de Dios el que es casi infalible: «O la Iglesia es el pueblo fiel de Dios en camino, santo y pecador, o acaba siendo una empresa que presta diversos servicios».

«Cuando los agentes pastorales toman este segundo camino, la Iglesia se convierte en el supermercado de la salvación y los simples sacerdotes se convierten en empleados de una empresa multinacional. Es la gran derrota a la que nos lleva el clericalismo. Y esto con mucho dolor y escándalo (basta ir a los sastres eclesiásticos en Roma para ver el escándalo de los jóvenes sacerdotes que se prueban sotanas y sombreros y otras prendas litúrgicas con encaje».   «El clericalismo es un látigo, es una lacra, es una forma de mundanalidad que ensucia y daña el rostro de la esposa de Cristo, la Iglesia, y esclaviza al santo pueblo fiel de Dios». «Es el pueblo de Dios, el pueblo santo y fiel de Dios, que avanza con paciencia y humildad, soportando el desprecio, el maltrato y la marginación por parte del clericalismo institucionalizado. ¡Y con qué naturalidad hablamos de los principios de la Iglesia, o de los ascensos episcopales como ascensos de carrera! Los horrores del mundo, la mundanalidad que maltrata al santo pueblo fiel de Dios».

https://infovaticana.com/blogs/specola/el-pontificado-muere-de-hambre-los-encajes-del-papa-francisco-sinodo-o-pre-conclave-rupnik-incardinado-las-leyes-del-vaticano-los-santos-de-benedicto-xvi/

 

Comentarios
22 comentarios en “Y una vez más las obsesiones compulsivas de Francisco
  1. Estimados, me pregunto xq nadie dice q el Papa tiene dobles. El q es doble no celebra la Sta. Misa. Lo conozco de BS AS. Muy rara vez es él. No sean ingenuos. Una persona q estuvo con el dijo q no le vio la dentadura xq nunca se sonreía.

  2. Cuando veo las imágenes de la plaza de san Pedro vacía me viene a la memoria la visita de Benedicto XVI a Notre Dame de Paris, en 2’009. La Iglesia, y la esplanada, a rebosar. El coro cantando el Te Deum en latín. La homilía del Pontífice. Justo lo contrario, la caricatura que ofrece Francisco con sus obsesiones enfermizas. Sin pulso teológico, disparate va, disparate viene. Ha contaminado todo cuanto ha tocado, empezando por el Dicasterio de la Fe, que es el dicasterio de la necedad presuntuosa. Cuando uno compara lo que ha sido la Iglesia reciente con el dislate incesante de la santa sede actual, se le cae el alma a los pies.

  3. Os equivocáis. Este papa se ha tomado en serio al Pueblo de Dios y se ha leído con detenimiento el evangelio de san Mateo. Las citas de las bienaventuranzas y del capítulo 25 están muy bien traídas. Y la acusación de haber convertido la Iglesia en una expendeduría con amplia oferta de sacramentos, sacramentales e indulgencias, pero también con escasa demanda, es cierta.
    Lo que esta en crisis es la expendeduría. El Pueblo de Dios se las arregla como puede, pero con sentido común. con » sensus fidei» que decíamos los de antes.

    1. pues a ese pueblo de Dios no le interesa en absoluto las ocurrencias del porteño bergoglio, prueba de ello son los abandonos masivos de fieles de la iglesia que se han acelerado precisamente en este catastrófico pontificado bergogliano.

    2. Querido Laico: El argumento de «tenemos razón, porque somos muchos» no es consistente, lo siento pero en la Alemania de la preguerra del 40 Hitler ganó las elecciones de calle porque la mayoría lo votó; y abundo: ante la pregunta de Pilato, el pueblo respondió en masa «Crucifícalo!!», lo siento pero no tienes razón. No obstante veo que esa no es tu única metedura de pata, como buen papólatra que seguramente eres, reafirmas la sandez de la expendeduría de sacramentos y añades lo de sacramentales e indulgencias, hay que ser lerdo! la mayoría de parroquias subsistimos con lo justo para pagar los suministros, luz, agua, teléfono, internet y poco más. Aún en el caso de cobro tarifado debo advertirte que ninguno de esos suministros puede pagarse con padrenuestros, no te cuento ya si hay que cambiar tejas. Lo que es muy frecuente, laico amado, es que tras celebrar una primera comunión o una boda, un bautizo o un funeral, los parientes y amigos no entren en la sacristía ni a dar las gracias, y entonces, sabes que sucede? pues te lo diré claro: la comunidad habitual -normalmente escasa- corre con todos los gastos con sus limosnas, después viene el evento de personas que ni aparecieron antes ni volverán después, se aprovechan de las instalaciones y su conservación y se largan sin dar ni los buenos días. Cuando además de todo eso debo soportar la mala leche papal ya que que me crujo. El laico de eventos se aprovecha de la generosidad de la comunidad, el papa me regaña, y yo como un pingüino soporto carros, carretas y comentarios tan idiotas como el tuyo.

      1. Describe ud. muy bien la crisis de la expendeduría. El problema no es mi papolatría que no hay tal, es la absoluta indiferencia hacia lo eclesiástico de nuestra sociedad, el fenómeno relativamente nuevo de creyentes sin religión determinada y de cristianos sin iglesia, el crecimiento grande de la sociedad secular que no se puede confundir con «el mundo», enemigo del alma.
        Recuerdo muy bien la queja de un amigo canónigo que resumía así el fracaso religioso del año santo de su catedral: «Han venido muchísimos turistas y poquísimos pecadores arrepentidos. Ahora cada cual resuelve los problemas de conciencia en el tribunal de su conciencia.»
        Pues eso.

  4. Este Papa preside, pero no celebra la Eucaristía hace tiempo (al menos en público).
    Lo justifica por motivos de salud, pero viaja por los lugares más insospechados sin que su salud se lo impida.
    Consiente, sin aclarar su postura, discusiones sobre la naturaleza del sacerdocio, y sobre la disciplina de los ordenandos.
    ¿No será que está en contra de los ministros ordenados? ¿No será criptoprotestante?

    1. En las imágenes de TV y los videos por redes sociales se puede ver al Papa que no «celebra» las Eucaristías, pero si «concelebra» de manera irregular, ya que esta revestido con capa pluvial. Que se aclare de una vez: O preside sin celebrar, o concelebra como cualquier concelebrante con casulla o solo con estola, o preside y celebra revestido convenientemente.

      1. No soy defensor de Francisco, pero sobre este tema le invito a revisar el Ceremonial de los obispos nn. 175-186 que explica la misa presidida por el obispo sin que celebre la eucaristía. Reproduzco a continuación los nn. 175-176:

        175. Dado que según la doctrina y la tradición de la Iglesia corresponde al obispo presidir la eucaristía en sus comunidades, resulta muy apropiado que, cunado participa en la misa, sea también él quien celebre la eucaristía.

        Pero si, por causa justa, el obispo participa en la misa sin celebrarla, conviene, salvo que vaya a celebrar otro obispo, que presida él mismo la celebración, al menos presidiendo la liturgia de la Palabra y bendiciendo al pueblo al final [22]. Y esto vale, sobre todo, para aquellas celebraciones eucarísticas en las que haya de realizar algún rito sacramental o de consagración o de bendición.

        En estos casos, por lo tanto, obsérvese lo que más adelante se dispone.

        176. El obispo, recibido como se ha descrito antes, en el n. 79, en la sacristía mayor o en otro lugar adecuado, se pone sobre el alba la cruz pectoral, la estola y la capa pluvial del color apropiado, y, como de costumbre, recibe la mitra y el báculo. Lo asisten dos diáconos, o al menos uno, revestido con los ornamentos litúrgicos propios. En ausencia de diáconos, asisten al obispo presbíteros revestidos con capa pluvial.

  5. Ahora resulta que el problema está en que un cura compre una sotana. ¿Qué se supone que debería comprar? ¿Bragas, sujetadores, banderas arcoirisadas? A mí este hombre me desquicia.

    1. No es ningún problema que un sacerdote tenga ilusión en ser obispo. No es ese el planteamiento del que habla el Papa. El problema es si el sacerdote, además de querer ser y vestirse como obispo, no se comporta de modo fundamental como un discípulo de Cristo llevando el Evangelio a los necesitados de la palabra de Dios y, si bien son respetables todos sus posibles apetitos de escalar, lo verdaderamente importante es la actitud de ayuda a todos, de servicio , de Amor porque los humanos son hijos de Dios. De su capacidad de pensar mucho más en los demás que en uno mismo . AMOR A DIOS A TRAVÉS DE AMOR A todos pero …… especialmente hacia los despreciados y los enfermos de alma o del cuerpo. Un buen sacerdote no debe buscar ni el dinero, ni el honor, ni la fama, ni el sentirse halagado, debe buscar parecerse al Santo Cura de Ars. Eso es lo que yo entiendo que ha querido decir el Santo Padre. San Antonio María de Claret precisamente es un ejemplo de lo que digo . Llegó a ser arzobispo, pero lo que era de verdad y lo que importa es que fue un excelente sacerdote. Una biblia, una muda de ropa y un mapa es todo lo que contenía el hatillo que llevaba en sus innumerables viajes misioneros. Pobre y a pie recorre Cataluña y las Islas Canarias; todos le reconocían por su pobreza, su estilo cordial y su pasión misionera.

        1. No creo que sea malabarismo. El Papa ha animado a que las parroquias sean un lugar de Amor a Dios. Ha animado a que los sacerdotes sean como San Damián de Molokai, San Juan Bosco o de otros miles de santos. Muchísimos sacerdotes ya lo son. Lo que el Papa les pide es que no caigan en la tentación de dejarse llevar por la rutina empobrecedora del Evangelio y a que no hagan de manera mecánica y fría su actividad. La parroquia o el sacerdote que hace bien su misión recibe, con las palabras del Papa, un respaldo a su actividad. Una felicitación afectuosa, un reconocimiento a su fe y a su obras . El que no la hace correctamente (muy pocos ) recibe una invitación a ser un buen sacerdote. Una palabra de ánimo a que se parezca, por ejemplo , a San Vicente de Paúl que en 1638, se encargó de los niños expósitos. Más de 300 eran abandonados anualmente en las calles de París. Cuando, en 1647, no pudo, echó mano de las Hermanas de la Caridad (obra suya) y les pidió que vieran a los expósitos como a sus propios hijos. Organizó campañas para socorrer a los que sufrían por la guerra, las plagas y el hambre. Uno de sus ayudantes, el Hermano Mateo Regnard, hizo 53 viajes, atravesando las filas del enemigo disfrazado, llevando dinero para auxiliar a los que se encontraban en zonas de guerra.

          1. repetición cansina de los malabarismos exegéticos. en fin!
            postdata; el porteño bergoglio hablando de amor pero se ha dedicado a insultar a sus contradictores a diestra y siniestra. donde dice una una cosa, hace la otra, por ende bergoglio mismo es un hipócrita incorregible.

      1. Belarmino querido:
        Te excedes en explicar lo que tu entiendes que dice el santo padre y ahí radica el problema. Lo del cura de Ars te lo paso, las vidas ejemplares siempre ilustran a la par que entretienen aunque, seguramente el cura de Ars o Antonio María Claret coincidieron con mejores papados. Pero fíjate, en este foro, que no es ninguna convención de nóbeles, necesitas explicar, reinterpretar y ejemplarizar lo que el papa ha dicho. Jope! tenemos un problema, o al papa no lo entiende ni el tato porque todos -excepto tu- somos tontos, o el papa se explica fatal. No se cual es el planteamiento del papa porque su discurso no responde a afirmaciones puntuales, sino a una linea ininterrumpida de ataque a los de adentro y besitos a los de afuera.

      2. Ay chico, lo de la muda de ropa y el mapa me resulta «mu» gracioso. No te desanimes y arranca tu con lo mismo, calzoncillos de quita y pon y un mapa para no perderte en tus pájaras mentales. Pero que cortito, por Dios.

    2. Es terriiiiibleeeeeeee! No se corta un pelo este señor del gorro blanco y parece que tiene más pilas que «Duracell»,nos quita Fe y paciencia, qué hartura!
      Nota de F. de la C.: Lo del señor del gorro blanco también se las trae. Aparte que también le vale a Benedicto XVI, a Juan Pablo II…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *