PUBLICIDAD

Y no nos olvidemos de Taussig

|

Ver las imágenes de origen

Vía Crucis de la Iglesia dolorida se rezó a las 21 h en la Diócesis de San Rafael

En la noche del viernes 13 de noviembre se rezó el Vía Crucis (oración que acompaña el Camino de la pasión y muerte del Señor Jesucristo), en las tres ciudades más importantes de la Diócesis: San Rafael, Gral. Alvear y Malargüe a las 21 h.
Durante la oración se pidió por el Seminario Diocesano; por los Seminaristas; por sus familiares, por el dolor de sus madres; por los niños de la diócesis, por las vocaciones sacerdotales, por las escuelas católicas, por la feligresía de la diócesis; por los sacerdotes fieles, por los sacerdotes que atienden la Misión en Cuba; por los enfermos y los que han padecido falta de atención, pérdida de libertades legítimas, pérdida de trabajo en la actual circunstancia de cuarentena; por los templos atacados, por las profanaciones eucarísticas; por los cristianos asesinados en guerras o en ataques perpetrados por el terrorismo islámico; por las víctimas de la idolatría, del sacrilegio, de la blasfemia, de la herejía y de la apostasía. Todos estos dolores que padece la Iglesia de hoy, fueron puestos a los pies de la Cruz, para unirlos al sacrificio redentor de Nuestro Señor Jesucristo.
El rezo del Vía Crucis fue muy concurrido en las tres ciudades. Personas mayores, adultos, jóvenes y niños caminaron llevando velas encendidas y banderas que han pertenecido a grandes hazañas de la Cristiandad. Banderas de los Templarios, de los católicos vandeanos, de los tercios españoles, de los 500 años de la celebración de la primera Misa en territorio argentino, de los federales argentinos,  unían así las plegarias de los católicos del siglo XXI a las de tantos católicos a través de la historia.
Se pidió ayuda al Señor para ser valientes y estar dispuestos a dar la vida por Él. Se pidió el don de la perseverancia en la fe, los principios recibidos y fidelidad al Credo de la Iglesia Católica.
En la ciudad de San Rafael el Vía Crucis concluyó frente al bajorrelieve del Arcángel San Rafael patrono de la Diócesis, en la esquina del edificio episcopal. La oración terminó pidiendo que Cristo vuelva a ser Rey de la patria Argentina.
Comentarios
12 comentarios en “Y no nos olvidemos de Taussig
  1. La semana pasada anduve por San Rafael, fui a Misa en una Parroquia importante, y tambien a un par de casas del IVE. El clero (gracias a Dios) esta en virtual acefalia. Comunión de rodillas y en la boca a quien lo desee. Ya no temen al Obispo. O, como dijo uno: haremos lo que esté en nuestras manos para prolongar la lucha.

  2. Una Diócesis que no tenía problemas, que funcionaba bien…de pronto, el enfrentamiento y la gravísima decisión (quién informó al Vaticano?) de cerrar el Seminario, con 39 vocaciones al sacerdocio, que parece que ahora no son importantes…
    Quién apoya al pirómano? Hay más pirómanos? Nadie piensa investigar lo que DE VERDAD está ocurriendo?

      1. Y no olviden a quien opera silenciosamente que es monseñor Ojea y la cupula del episcopado, ellos lograron esto y a a Barba eb San Luis que esta haciendo desastres. Va a cambiar a todos los parrocos y dice que se lleva a la catedral a los mas progresistas…. Ven Señor Jesus!

  3. En el año 2005 en Bari el Papa Benedicto XVI recordaba a los mártires de Abitinia (año 304). Verdaderos Mártires de la Eucaristía.

    «En Abitina, pequeña localidad de la actual Túnez, 49 cristianos fueron sorprendidos un domingo mientras, reunidos en la casa de Octavio Félix, celebraban la Eucaristía desafiando así las prohibiciones imperiales. Tras ser arrestados fueron llevados a Cartago para ser interrogados por el procónsul Anulino. Fue significativa, entre otras, la respuesta que un cierto Emérito dio al procónsul que le preguntaba por qué habían transgredido la severa orden del emperador. Respondió: “Sine dominico non possumus”; es decir, sin reunirnos en asamblea el domingo para celebrar la Eucaristía no podemos vivir. Nos faltarían las fuerzas para afrontar las dificultades diarias y no sucumbir. Después de atroces torturas, estos 49 mártires de Abitina fueron asesinados. Así, con la efusión de la sangre, confirmaron su fe. Murieron, pero vencieron; ahora los recordamos en la gloria de Cristo resucitado» (Benedicto XVI Homilía, Bari, 29-V-05).

    En la actualidad diferentes situaciones en todo el orbe nos dejan en la misma situación de aquellos mártires. En Francia, París católicos protestando ante la prohibición de asistir a los templos, en otros lugares de Francia, como en Lyon hasta esa posibilidad de rezar juntos y al aire libre se les ha negado.

    En la Argentina, en la pequeña Diócesis cordillerana de San Rafael, en Mendoza, los fieles desde el mes de junio reclamando su derecho de recibir la Eucaristía como es debido al mayor respeto del Señor Jesucristo, centro de nuestra Fe. Las consecuencias han ido de mal en peor: se cierra el Seminario, se niegan continuidad a los Seminaristas, se desoyen las súplicas de las propias madres, se castiga a los sacerdotes.

    Tiempos oscuros y apocalípticos dice Mons Vigano. Ciertamente, la Iglesia herida y atacada resiste los embates que llegan desde los diferentes poderosos del mundo aliados con los poderosos de la Iglesia.

    Nuestra obligación es mantenernos firmes en la fe, con la oración como arma principal, sin abandonar nuestros puestos en esta batalla, donde quiera que tenga lugar.
    Viva Cristo Rey!

  4. Me uno espiritualmente a mis hermanos argentinos en la Fe. Bravooooo!!! y qué lección me Dan. Piden por todos y sin odios. Rezan. Que San José, Patrón de los seminaristas ( entre otras muchas cosas) se apiade de los seminaristas del Seminario de S Rafael, a punto de ser cerrado y les abra LAS PUERTAS A SEMINARIO SEGURO CON MUY BUENA DOCTRINA, PIADOSO Y CON MUY, MUY BUENOS FORMADORES EN EL MAGISTERIO DE LA IGLESIA… Y a Taussig y sus responsables que están más «arriba» ( sus superiores) se les caiga la cara y todo de vergüenza, se arrepientan y vuelvan al RECTO CAMINO. SAN JOSÉ PATRÓN DE LA IGLESIA, ROGAD POR ELLA Y POR NOSOTROS. AMEN

  5. Aliquando,aliquando,las mitras
    sólo tapan,-taimadas-,los cuernos
    de sicarios del pérfido averno
    que en sus testas prosperan insitas…
    Y es así,que lo que es santo y seña
    del pastor,que apacienta el ganado,…,
    se convierte en doloso pecado
    de quien ya ni custodia ni enseña…
    ¡Cuánto horror en pastores indignos
    que ni son, al final,mercenarios:
    Pues…,si a éstos los mueven denarios,
    -si obran bien-,son al cabo benignos…
    Pero no:Pues que sirven al lobo;
    y el Rebaño le entregan,cobardes…
    Que al llegar el ocaso,y la tarde,
    el Aprisco abandonan al robo…

  6. Mientras dure aquí su deposición quiero responderle a la ídem: es usted un pobre obseso, lleno de resentimiento. Una basura humana. Y se lo digo por caridad: para que salga del pantano de su degradación tomando consciencia de lo bajo que ha caído..

  7. Como siempre,los «progres» filomarxistas,recurren al insulto en vez de los argumentos. Miseria intelectual!
    A mí me preocupan los seminaristas,víctimas de los empecinados errores de M. Taussig, inducido por «colegas» obispos (argentinos y vaticanos) dispuestos a traicionarle cuando sea necesario.
    Los seminaristas se acogieron al Derecho Canónico,al igual que muchos curas y muchos fieles. Pero parece que el Derecho ha sido cambiado por los obstinados caprichos de las normas (la Ley de los fariseos era un ejemplo de esto).
    Unos y otros seremos juzgados por Dios, por las obras, sí; también por los daños causados. Quiénes son perjudicados por el cierre del Seminario de San Rafael? Quiénes creen que serán beneficiados? Éste es el «nuevo paradigma» de la Iglesia?
    Pobre San Rafael,pobre Argentina!

  8. Gracias por el articulo! No se entienden los comentarios, porque no veis lo esencial: la preciosa oración de una Iglesia diocesana que sale a la calle y da testimonio de fé en que Dios escuchará sus oraciones. Los que comentáis rezais por la Iglesia que sufre? Si es asi: felicitaciones. Si no es así, no habléis. Hechos, no palabras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *