PUBLICIDAD

Y las dominicas de Monte Sión de la diócesis de San Feliú

|

EscOrdendePredicadores2Wikipedia.png

Esto nos dice un lector amigo:

«en la diócesis de Sant Feliu también ha caído otro monasterio, el de las dominicas del cenobio de monte Sión, que pasan a engrosar el monasterio donde habita sor Caram en Manresa. Uno u otro tenían que cerrar, desgraciadamente. No parece que la elección sea la más idónea».

7 comentarios en “Y las dominicas de Monte Sión de la diócesis de San Feliú
  1. Recemos por tantas y tantas buenas dominicas, fieles al Magisterio de la Iglesia y a su santo fundador, en sus luchas internas , frente a alguna dominica mediatica , que dice disparates sobre Nuestra Madre la Santísima VIRGEN María, frente a alguna dominica que desoyendo a la gran Santa Teresa de Jesús , » en mis conventos o hablar de Dios o no hablar», presta sus oídos a la difamación contra otras personas , sin decir: «en ausencia de esta persona , no quiero que me hablen mal de ella, pues es pecado de difamación o de calumnia , por que solo Dios sabe la verdad de las personas», les animo a que visionen en Youtube:»Mientras el mundo gira, chismes y murmuración» del Padre Guillermo ,donde se habla del pecado mortal de difamación y calumnia.

  2. Es que el problema es que muchos conventos de clausura no rezaban ya, que se dedicaban a hacer dulces para pagarse la jubilación. Los religiosos,tanto masculinos como femeninos, tanto de vida apostólica como de vida contemplativa, sólo tienen de religiosos el nombre. Por desgracia. Hemos y estamos ofendido mucho Dios y eso conlleva su penitencia. Su cuaresma que no sabemos cuándo terminará, pero parece ser larga por lo que se ve.

  3. La disolucion de la Iglesia orante , contemplativa o de clausura es un sintoma alarmante de regresion
    Es como si se acabara el combustible de una fabrica de energia
    Quien orara’ o rezara’ a Dios Nuestro Señor por nosotros permanentemente?
    La destruccion de los Franciscanos de la Inmaculada fue un fiel ejemplo del odio satanico que impera dentro de nuestra propia casa

      1. Si pero no es lo mismo, cada uno tiene que hacer lo que pueda, pero son perdidas muy grandes. Un consagrado que dedica seriamente su vida a la oración es una riqueza para el mundo y para la Iglesia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *