Ventoso retrata al PP

|

Los colores de la bandera del Orgullo Gay y el significado de estos

Por todo eso yo no les voto. Y evidentemente no soy yo sólo.

https://www.eldebate.com/opinion/20240629/le-da-verguenza-pp-derechas_209234.html

<

Y pese a tanto esfuerzo estoy seguro de que gays, trans y demás parentela, tampoco.

Felicitaciones a Ventoso que escribe unos artículos excelentes.

Comentarios
6 comentarios en “Ventoso retrata al PP
  1. Da profunda vergüenza ver como organizan unos desfiles donde destacan el feismo, la estética cuasi satánica donde se observa un gran interés por imponer a los demás su punto de vista. Se ve que son chiringuitos bien regados de dinero público y como no de extrema izquierda donde ya juntan los palestinos, la igualdad femenina y cualquier cosa. De hecho la estética y hasta los tambores y batucadas son igual a la famosa efeméride del 8 de Marzo. Peor todavía las conductas incívicas como en Madrid donde pillan borracheras a tutiplé, defecan y orinan en cualquier lado y no digamos los que salen cuasi desnudos donde no se debiera consentir que haya menores.
    Para colmo ayuntamientos enteros del PP se dedican a dar discursos alabando la diversidad y poniendo las banderas en el Ayuntamiento contraviniendo sentencias judiciales muy lógicas. Movidas en los plenos para poner tal o cuál bandera porque ahora está la de los trans, trons, gays, transgéneros y no se cuantas cosas más.
    En los edificios públicos deben estar las banderas oficiales pues si a alguno se nos antoja inventarnos una bandera porque reivindicamos ser peces o porque me siento un árbol voy al ayuntamiento y cuelgo la bandera. Católicos deberíamos movilizarnos y si ellos cuelgan sus símbolos alguien debería colgar el Corazón de Jesús que para eso es en Junio.

  2. Y lo gracioso y lo triste es que ninguno de los del orgullo les votan. Y los homosexuales de derechas, que los hay, yo tengo un amigo, no van presumiendo de nada y votan a vox, por lo menos este amigo.

    Pero como nunca les he votado ni pienso hacerlo, pues con su pan se lo coman. Ellos sabrán lo que hacen y como son mayorcitos y esto es un despropósito, tengo que llegar a la conclusión que cumplen órdenes.

  3. Personalmente me gusta Ventoso de «el debate».Aquí discrepo de que España ,dice el articulista,necesita una derecha moderada …España necesita un bloque fuerte y consistente de derechas muy de derechas ,no de «moderaditos»; aunque sería mejor definir lo que es la derecha esa moderada (me lo imagino)y dejarse de moñas y olvidar eso de izquierdas y derechas ,termino que acuñó la Revolución Francesa.

  4. El aborto es uno de los temas más controvertidos de la modernidad. Esa es la expresión débil; la fuerte que es la mía dice que el aborto es una de las salvajadas modernas. En el debate actual, los autodenominados progresistas suelen presentar el aborto de manera que aquellos que nos oponemos a él parezcamos retrógrados y misóginos, mientras que ellos son vistos como defensores de los derechos de las mujeres. Es alarmante que asesinar a un ser indefenso pueda ser considerado un derecho. Este es un claro ejemplo de cómo ciertos ideólogos, responsables de muchos de los problemas que enfrenta la sociedad occidental, manipulan la percepción pública. Conceptos como el buenismo y el multiculturalismo, promovidos por algunos sociólogos progresistas, han llevado a Europa al borde del colapso. Esta élite intelectual, con sus desvaríos pretendidamente progresistas, no busca defender derechos, sino asegurar su supervivencia en un mundo en el que no tienen nada sustancial que aportar, destruyendo valores ajenos para prosperar políticamente.

    La mentalidad progresista es una mentalidad fallida que manipula el lenguaje para su propio beneficio. Un ejemplo claro es la dicotomía entre feminismo y machismo. Han impregnado estos términos con significados opuestos, de forma que el feminismo es percibido como positivo y el machismo como negativo. Sin embargo, ambos términos tienen la misma estructura: uno pone en el centro al hombre y el otro a la mujer, y ambos pueden tener versiones moderadas y extremas. Esta manipulación del lenguaje por parte de los nuevos sofistas ha llevado a la sociedad a aceptar que una de estas palabras represente todo lo malo y la otra todo lo bueno. Este trilerismo lingüístico ha impregnado la percepción pública de manera tal que el machismo es visto como el compendio de todos los males y crímenes, mientras que el feminismo es considerado el epítome de todas las virtudes.

    Cada persona tiene derecho a defender sus creencias, pero no a distorsionar el lenguaje ni el sentido de las cosas. Este problema se extiende a muchos temas. Hemos llegado a un punto en el que lo extravagante y excepcional se presenta como la norma. En las escuelas, por ejemplo, se llevan a cabo actividades que promueven la exploración de la identidad sexual de manera confusa y potencialmente perjudicial para los niños. En lugar de proteger los derechos, estos enfoques imponen desvaríos y supremacismos. Cuando personas incompetentes ocupan posiciones de poder, transmiten sus ideas erróneas a la sociedad, actuando como un virus letal.

    Me niego a consumir medios que promuevan una visión distorsionada de la sociedad. No veré programas de televisión donde, por imposición, se presentan estereotipos como la norma, ni compraré libros escritos por mujeres sin la certeza de que no caerán en clichés. Prefiero volver a los clásicos, que siempre nos ofrecerán un refugio de calidad y reflexión.

  5. Sin embargo, «El Debate», periódico con el que colabora Ventoso, apoya claramente al PP.

    Por cierto, ¿por qué el PP tendría que comportarse como un partido de derechas si no lo es? Es increíble que a estas alturas gente de derecha siga pensando que el PP también lo es.

  6. Canadá 2016: 1.018 eutanasias. Canadá 2022: 13.241 eutanasias. Se multiplica por más de diez en seis años. Muy pronto pasará esto en España. Es obvio que a los satanistas les interesa eliminar pensionistas y «población sobrante». Esto es lo que podemos esperar del Pitersoe y del Entimp (Entero Impopular). Voy a ser sincero (incluso brutal): España me da cada vez más asco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *