Vale, Tià. Pues a ver si eres el obispo de todos

|

Resultado de imagen de taltavull

https://infovaticana.com/blogs/cartas-pastorales/la-igle%c2%adsia-pe%c2%adre%c2%adgri%c2%adna-ma%c2%adllor%c2%adca-bar%c2%adce%c2%adlo%c2%adna-se%c2%adbas%c2%adtia-tal%c2%adta%c2%advull-obispo-electo-mallorca/

Desde tu toma de posesión eres el legítimo obispo de Mallorca. Sin la menor duda por mi parte. Aceptado como tal. Pero de ti depende hacerlo bien o mal. Aunque a mí no me haya gustado nada tu nombramiento pero los gustos de cada uno son personales. Depongo de entrada todas mis reservas a la espera de como lo hagas y con el ferviente deseo de que lo hagas bien. Mallorca lo necesita.

<

A mí me parece una estupidez los de los cien días de juicio reservado. Por mi parte no tienes ni uno. Aunque me encantaría que pudieran ser todos los de tu pontificado. E incluso de alabanzas si hubiera lugar. No te tengo en ningún punto de mira aunque mis desconfianzas sean grandes. Lo que hagas es cosa tuya. Y mía opinar sobre ello.

Pues, a ver.

Comentarios
3 comentarios en “Vale, Tià. Pues a ver si eres el obispo de todos
  1. el simpático Taltavull día 4 de este mes, antes de ser nombrado Obispo de Mallorca, decretó el CIERRE DEFINITiVO de una de las Parroquias más emblemáticas del barrio de Palma de Sant Catalina: la Parroquia Virgen del Carmen, erigida en 1954, aunque el Templo se construyó en el s. XIX. Era la Parroquia de los marinos y de la gente del mar, como es el barrio en cuestión, un barrio de gente sencilla, católica y que se ha quedado sin su Parroquia. Sirva este ejemplo de cierre Parroquial, como negro presagio de lo que nos espera durante el mandato de Taltavull… Mientras unos Obispos en la isla cercana de Ibiza construyen e inauguran una nueva Parroquia, en Mallorca se hace un Decreto para cerrar nuestra querida Virgen del CArmen… Esta es la diferencia entre el arzobispado de Valencia y el de BArcelona… En Mallorca nos ha tocado la peor parte…habrá que aceptarlo…!!! Aunque no compartirlo…

  2. Muy querido D. Sebastià: A ser obispo de todos no se aprende, es algo que está en el talante de cada uno, y ese a los setenta años le aseguro que no se cambia ni un ápice. De esta primera afirmación deduzco que su carta de presentación no es más que un montón de frases, más o menos bien compuestas, pero que en nada reflejan su objetivo real, su verdadera pasión, esencia o idiosincrasia. No nos engañemos D. Sebastià, Ud. nunca será el obispo de todos por la sencilla razón de que el «todos» no cabe en su forma de pensar, actuar, soñar, proyectar ni hacer. Ud. D. Sebastià se ha distinguido siempre por una inmensa fidelidad a una linea de Iglesia, no a la Iglesia en su conjunto, sino a la parte de Iglesia empática con V.R. o con la cual Ud. empatiza. Le ruego, por caridad, que además de someternos a su yugo no nos trate de idiotas porque no lo somos. Distingo claramente, de forma pristina, su incapacidad de adaptarse a la parte mas tradicional de la Iglesia que también peregrina, tanto en Barcelona como en Mallorca, y que bajo su báculo, además de peregrina va a ser claramente marginada soportando una carga nada suave por el simple hecho de no comulgar con la sandez de los setenta que usted, de forma magistral representa. D. Sebastià, por más que escriba usted bellas frases lo conocemos, sabemos que tras la eufónica pronunciación menorquina desprecia ornamentos por parecerle poco adecuados a su estilo personal que arraiga muchísimo más en el Cardenal Tarancón y Teodoro Úbeda que en Jesucristo. No nos engaña D. Sebastià, no nos engaña en absoluto, ¿sabe como notamos su mentira? pues mire, es bien sencillo, basta observar quienes le aplauden, quienes aparecen encantados con Ud. ¿sabe Sr. Obispo? en su gran mayoría son septuagenarios. Los culpo porque pienso que debo hacerlo. Su generación, amable D. Tià, recibió templo abarrotados, y bajo su genial ejercicio del sacerdocio nos han legado telarañas y bancos hueros exponiendo sandeces sin cuento sobre calidad y cantidad. Vayan ustedes a hacer puñetas!!, sus argumentos son de vómito, y su realidad un sepulcro abierto en el que acabarán todas sus papanaterías. Usted, querido D. Tià fué un sacerdote «de esos» y ahora es un obispo «de esos». No nos engaña, no lo pretenda por favor. Y por lo demás, pues adelante, ya le pronostiqué que sería usted la mortaja de Mallorca, lo reitero en todo sentido, me alegra imaginar que será usted el encargado de celebrar el funeral de sus conmilitones, los mismos que ahora babean aplaudiendo. Seguiremos rezando D. Tià, seguiremos confiando en que, a pesar de suponer Ud. la puntilla de muerte, quede algo tras su paso por Mallorca. Cuestión increíble ciertamente, y por tanto, materia pura de fe.

  3. Pobre Mallorca, pobres mallorquines católicos y pobre Iglesia en manos de lo peor.La desolación es lo que encontrará el Juez Supremo cuando venga de nuevo con gloria para juzgar a vivos y muertos.El Señor tenga piedad de su Iglesia y de nosotros, porque las puertas del Hades son anchas y el camino llano, pero las del Paraíso estrechas y con piedras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *