PUBLICIDAD

Una trampa saducea

|

En la que no debemos caer.

Pese a que nos la tiendan todos los días.

Nos venden que una gran mayoría de participantes en las encuestas, católicos, sostienen las tesis aniquiladoras de la Iglesia. Y es posible que sea cierto y a la vez totalmente falso.   Porque considerar católicos a los bautizados que jamás volvieron a pisar una iglesia o a quienes en su día hicieron su primera y última comunión, parece mucha jeta. Que luego, en las encuestas, se vuelve contra los mentirosos.

¿Cuántos católicos, practicantes y pagantes, quieren el matrimonio de los curas, la ordenación de mujeres, el matrimonio homosexual, la comunión de los no católicos… Las mayorías que nos presentan son puro artificio mentiroso. Que es urgente desautorizar. Porque el reino de la mentira es el de Satanás.

9 comentarios en “Una trampa saducea
  1. Es lo mismo que cuando dicen que la mayoría de los españoles son católicos para justificar la enseñanza de la religión en la escuela y cosas así. Considerar católicos a todos los bautizados al final tiene estas cosas. Coincido totalmente con la idea de que eso es tener mucha jeta. Pero precisamente han sido los obispos quienes han empleado este argumento hasta la saciedad, y al final se les ha vuelto en contra.

  2. En todo caso sería el resultado de una cadena de negligencias y -siendo muy benévolo- descuidos por parte de la jerarquía eclesiástica durante mucho tiempo. Tengo que decir que a la hora de defender que la Iglesia Católica, Apostólica y Romana es la única verdadera y querida por Dios -tanto que la fundó el propio Cristo- y que reúne todos los medios salvíficos -sin perjuicio de un escrupuloso respeto a los miembros de otras confesiones, así como a indiferentes, ateos y agnósticos, que lo cortés no quita lo valiente- me he encontrado con un muro de incomodidad -por no decir hostilidad- en numerosos sacerdotes y religiosos que mantienen la teoría de que todas las religiones son válidas por igual, que la católica sólo es una más y que cada uno se salva a su manera… ¿a que les suena conocido todo ese argumentario? También he escuchado cosas como «no me hables de dogmas», «el concilio de Trento está superado» y «huele a rancio» y que realmente con ser buena persona y no fastidiar al prójimo, es suficiente. Es, nos guste o no, un pensamiento -no sé si mayoritario o no- muy extendido en gente que se tiene por católica y va a misa regularmente.
    Cuando oigo estas cosas, no puedo evitar pensar que si todo es lo mismo, ¿qué narices hacen estos señores ejerciendo de sacerdotes, religiosos e incluso de obispos, arzobispos y cardenales? ¿Representar una comedia? Y si todo da lo mismo, ésto sería una soberana tomadura de pelo y nos habrían timado a todos. Porque hay mucha gente ha dado su vida de manera martirial por defender estas cosas. Alguien debería decirle a algún sedicente monseñor: «deja de vender crecepelos y devuélvenos el dinero, so estafador». La cuestión es que más allá de tales miserias, la Verdad -con mayúscula- sigue siendo la Verdad. Y que por sostenerla, el primer lugar donde vamos a recibir palos es en la propia Iglesia y provenientes de quienes están obligados a custodiar, defender y proclamar esa Verdad en la que todo indica que han dejado de creer.

  3. Un confusionismo de mil demonios en el que la Religión Católica se conduce y se identifica con sociología como lugar teológico.
    Estamos en la religiosidad de los curas-pastores y no en la de los curas-sacerdotes liturgos de Cristo. Inversión de los términos y secularidad gnóstica.
    ¿Qué quiere el pueblo?….¡Concedido!…. Que para algo estamos en democracia que más de una vez y de dos es memo-cracia. Confundir Cielo sobrenatural-metanatural y tierra inmanentista. En cualquier caso la Sobrenaturalidad es voluntaria, para quien la admite, la acepta, la hace suya y pone toda la carne en el asador para conseguirla. Via estrecha y puerta angosta que no quiere decir estrecheces y opresión sino que no se trata de autopistas sin dificultades de circulación por donde se transita. El Código de Cierculación no es para hacer imposible o prohibir o desistir de circular libremente, sino para facilitar guardando las normas para que todos puedan circular con seguridad y respetando las preferencias debidas. Pues eso. Y por la vía estrecha incluso a pie con un buen calzado, bordón y reservas de agua y alimento sólido, animosos en pos del Señor

  4. Me recuerda las asambleas de la Facultad de Derecho de Valencia, 1971-76. En ellas se erigían 2 o 3 individuos (comunistas) que con mucha arrogancia hablaban en nombre de “todos “los estudiantes. Además no pertenecían, por lo general a la Facultad.
    Es lo mismo que las Asociaciones de Vecinos.

    1. A mí también me recuerda lo mismo y en la misma época en la universidad de Santiago de Compostela.Recuerdo un día en que había una manifestación y un montón de compañeros universitarios azuzados por los tipicos comunistas que iban a la facultad a alborotar , en vez de estudiar ,protestaban contra no sé qué.Yo , que no me había enterado , al llegar pregunté a dos o tres de los que
      allí estaban ,cual era el motivo de la protesta y me contestaron que no lo sabian . Eso sí, luego salió un manifiesto en nombre de TODA la facultad. C ‘ est la vie !

  5. Totalmente de acuerdo. Para opinar como católico hace falta algo más que haber recibido «socialmente» los sacramentos básicos. Hay que conocer y vivir a Cristo y la fe con cierta fidelidad y profundidad.

    1. ¿Y qué importan las encuestas? La doctrina o las cuestiones eclesiales no tienen porqué sujetarse a la democracia y su capricho. ¿Negamos a Jesucristo y sus mandatos si la mayoría de bautizados lo vota? Absurdo. ¿Cambiamos la moral si las encuestas dicen que debemos hacerlo? Ridículo. No debemos, es más, no podemos. Los católicos, aún el Papa, no estamos autorizados a cambiar ni una coma de Cristo y su doctrina. Se trata de cambiar el mundo y sus encuestas con el Evangelio, no al revés.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *