PUBLICIDAD

Una situación de monjas rara

|

El claustro de San Leandro con las torres de San Ildefonso al fondo

Las agustinas de Sevilla. Leo que son 18. La cifra no está mal. Pero son tres españolas y quince africanas. Supongo que las españolas las mayores y tal vez hasta alguna chocheando.

Nada que objetar a que haya africanas, asiáticas o sudamericanas en conventos españoles. Bienvenidas sean. Maravilloso que alguna congregación de esas latitudes, consolidada, venga a España. Pero ya la recluta de chicas, buenas seguramente, pero sin mayores garantías, hasta la Iglesia parece desaconsejarlo.

¿Las mercedarias de Santiago? Pues para como tentarse la ropa.

La situación de ese convento parece agonizante. Dios quiera que no lo sea. Pero hay soluciones que pronto dejan de ser solución. Para a pasar a ser problema.

Pido a Dios que no sea el caso de las agustinas de Sevilla.

http://www.diariodesevilla.es/sevilla/San-LeandroEl-milagro-llegar-fin_0_1190281569.html

 

 

12 comentarios en “Una situación de monjas rara
  1. No voy a entrar mucho en este tema concreto de este monasterio; pero a otros niveles diría lo siguiente: si vienen sacerdotes o religiosos ya formados de otros países y continentes como misioneros, sabiendo que misión les espera y que realidad social, cultural, eclesial, etc se van a encontrar (como así debería ser), al igual que España ha enviado muchos misioneros en tiempos pasados a otros lugares, pues eso creo que está muy bien.

    Ahora bien, que haya que importar seminaristas, novicios, postulantes, estudiantes, etc como solución de parche o remiendo ante la falta de vocaciones nativas españolas ya es otro cantar y eso puede ser, y ha sido en muchos casos problemático. Muchachos jóvenes en proceso de formación que los sacas de su entorno (con frecuencia pobre) y los llevas a otra realidad social totalmente diferente- ni mejor ni peor, pero sí muy diferente-supone un cambio que algunos han asimilado y otros no. No olvidemos que son vocaciones que no están hechas ni desarrolladas del todo y el contraste de la opulencia y el consumismo europeo y la realidad eclesial que han vivido en comparación con la nuestra es un impacto que en algunos no ha tenido consecuencias muy positivas; aunque de todo ha habido.

  2. Pues yo pienso que el número de necios sigue siendo abundantísimo. Y de necias. Hace tres días el Evangelio hablaba de ellas. A mí me puede llamar usted racista cosa que me la trae absolutamente al pairo. Puede ampliarlo a la Iglesia nada favorable a la importación de jóvenes religiosas de África Sudamérica o Asia como falsa solución a situaciones que no la tienen. Y que no tiene nada que ver con presencia en España de religiosos o sacerdotes de otras latitudes. Si me lee, en lugar de rebuznar, verá que yo mismo he escrito en esta página que me parece estupendo y muy de agradecer que congregaciones de África, América o Asia, consolidadas, vengan a fundar aquí. Ya lo de cazar a lazo jovencitas en las que la vocación religiosa puede ser hasta dudosa, para cuidar a tres o cuatro ancianas no me parece bien. Y a la Iglesia tampoco. ¿Le suena lo que pasó, hace un par de años, con las mercedarias de Santiago? A mí sí.

  3. yo, la verdad, es que me quedo perplejo, cuando no indignado, entonces los obispos (Agrelo), frailes, curas, etc… Que vengan refugiados, que vengan, todos que si Cáritas , con los inmigrantes, que si esto que si lo otro, que se les de casa, trabajo, pan, mezquitas, comida halat, que si resulta que matan a unos pocos en Barcelona, o en otros sitio, que ese era uno y estaba loco, que los que le aplauden, es que el aplauso en su cultura es que están llorando… Pero no pueden venir vocaciones, y más concretamente a los monasterios de mujeres, porque vienen a cuidar paredes… ummmmm. Pero sí a los seminarios, y si pueden venir ya ordenados a Segovia, a Salamanca, etc….

  4. Pero, vamos a ver, ¿ no dicen que África empieza en los Pirineos ? El problema no es que una mayoría sea africana, pues la Iglesia es universal, sino si tienen o no buen espíritu. Pueden ser todas de la misma nacionalidad y tener un espíritu pésimo, que es el que está llevando a la extinción de la mayoría de órdenes y congregaciones. ¡ Ojalá sean un ejemplo de buen espíritu las 18 !

  5. Además, esta situación contradice lo establecido en art. 3.1 de las conclusiones dispositivas de la Constitución Apostólica “Vultum Dei quaerere” sobre la vida contemplativa femenina: “Aunque la constitución de comunidades internacionales y multiculturales ponga de manifiesto la universalidad del carisma, hay que evitar en modo absoluto el reclutamiento de candidatas de otros Países con el único fin de salvaguardar la supervivencia del monasterio. Que se elaboren criterios para asegurar que esto se cumpla”.

  6. Pues, desgraciadamente, sí es el caso.
    La situación no es agonizante en el sentido de que la llegada de las africanas ha prolongado la continuidad de la comunidad durante… 40 años más? Pero el futuro se presenta muy incierto (no más, por lo demás, que en otros muchos monasterios). ¿Qué ocurrirá cuando desaparezcan las 3 españolas (en realidad, la actual abadesa, que es la única de ellas con cierta personalidad y capacidad)?
    Y con respecto a que la solución acaba convirtiéndose en problema, pues también. Creo que son buenas personas, y algunas hasta capacitadas (diría que las menos), pero… No sé, hay muchos factores: la diferencia cultural, la precaria formación, incluso religiosa,… Eso sin mencionar los serios problemas que han supuesto algunos casos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *