Un párroco que tiene problemas con su alcalde

|

¿El alcalde de Junts y el párroco progrecatalanista?

Pues ahí me las den todas.

<

Me la refanfinfla,

Y vaya aspecto de hortera de playa tiene el párroco.

https://germinansgerminabit.blogspot.com/2022/11/el-conflicto-entre-el-parroco-y-el.html

 

Comentarios
2 comentarios en “Un párroco que tiene problemas con su alcalde
  1. Esta clase de curas y párrocos que quieren ser más alcaldes que curas, que su afán parece ser inventar la nueva carrera de dinamizador cultural, social o rural, siempre dan problemas por meterse donde no les llaman. Es una población por lo que parece gobernada por el independentismo sólo que el párroco además de progreta de bolera está a favor de todas esas gorrinadas independentistas donde no se respeta lo primero que debe respetarse que es el derecho de otros. Como hay grados y encima de independentistas además son marxistas culturales, masones y acaban por no saber ni lo que son aparte de unos desquiciados candidatos al psiquiátrico más cercano, los de ERC son mucho peor en algunos temas y claro este buen párroco estaba más a gusto todavía con el alcalde de ERC.
    No sólo pasan esas cosas en Cataluña, también en el resto de España donde hay párrocos más interesados en hacer de guías turísticos, promover ferias gastronómicas y vitivinícolas, otros que les gusta estar todo el día con bafles, cables, escenarios, plataformas y cualquier cosa menos decir Misa, rezar y enseñar doctrina. Que casualidad que suelen ser religiosos medio exclaustrados, de colegios donde menos jóvenes religiosos sale cualquier cosa y que encima van dando lecciones a los demás de lo que debe ser la Iglesia, la cercanía, los tiempos y tal. Vaya del estilo de los que ahora se lleva salgan obispos que no saben arreglar sus problemas internos y piensan arreglar a la Iglesia Universal con sus sandeces.

  2. El párroco es penoso; el Ayuntamiento, asqueroso y la situación, lamentable. No obstante, no siento pena, porque ese sacerdote se equivocó de vocación: debería fundar una oenegé y vivir de las ricas y sustanciosas subvenciones que reciben.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *