Un obispo que dice que hago daño a la Iglesia

|

Mitra (bonete) - EcuRed

¿Y usted?

¿Qué ha dejado a su anterior diócesis a las puertas de la quiebra económica?  ¿Y  qué, presentada ya la renuncia, cuando se la acepten nadie le va a echar de menos? Tal vez sí el alcalde socialista de su cocapital. El único.

<

Ha sido un desastre económico y una nulidad pastoral. Como para ir dando lecciones de nada.

De momento tampoco voy a contar su historia, mezcla de ruina y nada.

Ni poner su fotografía.

También es cierto que los ha habido peores. Pero triste medalla la de no ser el peor obispo de España. Entre los buenos nadie le colocaría.

Comentarios
21 comentarios en “Un obispo que dice que hago daño a la Iglesia
  1. Que Dios le conserve la vista al obispo de que se trate. ¿Hace daño a la Iglesia quien combate por ella a cara descubierta? ¿De verdad no hay muchos otros que, desde puestos de gran responsabilidad, están destruyendo la Iglesia, desfigurando su doctrina, persiguiendo a verdaderos católicos y promoviendo todo tipo de aberraciones, inmoralidades y herejías?
    Siempre p’alante, Paco Pepe. Ladran, luego cabalgamos.

  2. La estulticia de los obispos actuales es solo comparable a lo abyecto de su proceder, pasarian por políticos de izquierda y además se enorgullecen de ello.

  3. Más daño hacen gran parte de los obispos a la Iglesia.
    Usted se limita a dar opiniones, siempre bajo el respeto absoluto a la doctrina católica, las opiniones no dañan a la Iglesia. La dañan los prepotentes con mitra y sus acólitos. Su pésimo ejemplo, su nula cercanía al cada vez más menguado rebaño y su obsesión por el dinero.
    Mucho ánimo Don Paco Pepe, usted siga.

  4. ¿A las puertas de la quiebra económica? No, en la quiebra económica y «rescatada» por la Conferencia Episcopal. Este señor siempre ha sido un vividor, de sacerdote y de obispo. ¿Y el problema es la Cigüeña? Me parece mucho peor estar ya de obispo en Tuy, decir que te vas a trabajar al obispado de Ourense (aún era administrador apostólico) y que te sorprendan de relax en un balneario o en la casa familiar de Vila de Cruces, por no hablar de muchas otras cosas, todas de VIVIDOR.

  5. Hace usted mucho daño a la iglesia del arcoiris, a la iglesia histérica, porque a la Iglesia histórica y que no tendrá fin, a esa solo le pone voz. Dios y su conciencia, para lo demás el Credo.

  6. Habría que preguntarle a este buen obispo a qué iglesia se refiere, a la de Jesucristo o otras, inventos de los hombres. Desde aquí mi modesto apoyo a La Cigüeña de la Torre, y que siga dando cumplimiento a la cita que adorna el frontispicio de esta página Web.

  7. Por los datos que ofrece, se refiere a monseñor Quinteiro, que presentó su renuncia hace poco, tiene cocapital (Tuy y Vigo), la segunda con alcalde socialista (Caballero) y dejó Orense (su diócesis anterior) con graves problemas monetarios.

  8. Estos obispos que callan como muertos ante las herejías que actualmente se promueven desde Roma lo acusan a usted de hacer daño a la Iglesia: ¡cobardes!

    1. Sigo la linea de HERMENEGILDO: lo que hace daño a la Iglesia es la cobardía de La INMENSA MAYORIA de los obispos que, olvidando el ejemplo que dio San Pablo en el llamado «incidente de Antioquía» callan y callan ante los desmanes de Bergoglio. Por ejemplo este: En julio de 2013, durante la Jornada Mundial de la Juventud de Río, en el primer año de su pontificado, declaró lo siguiente: «Si la educación de un chico se la dan los católicos, los protestantes, los ortodoxos o los judíos, a mí no me interesa. A mí me interesa que lo eduquen y que le quiten el hambre. En eso tenemos que ponernos de acuerdo»[3].
      Entrevista con Gerson Camarotti, Globo News, julio de 2013: https://www.youtube.com/watch?v=qzMXjE92ypY&feature=emb_title
      ADELANTE LA FE, 31 de julio de 2022

  9. Ni cinco céntimos de furia e ira santas para con estas nulidades episcopales que incomprensiblemente son nombradas y mantenidas por Roma.

    Todo obispo que no reuna los mínimos de competencia y capacidad en ortodoxia doctrinal y ortopraxis pastoral debe de ser cesado inmediatamente y que jamás sea reintegrado en el cuerpo episcopal.

    Jesús nunca dijo que sus templos se construyeran con vigas podridas y carcomidas, con piedras angulares agrietadas y erosionadas, con paredes que amenazan caerse, con suelos y techos abombados que peligran desplomarse, con escaleras, puertas, balcones y ventanas con riesgo de derrumbe, con habitaciones insalubres y antihigiénicas, llenas de moho, humedad, aire viciado, ratoncillos y chinches…

    Tampoco dijo que debían de mantenerse en el cargo a servidores inútiles, ni como pastores, administradores, criados o jornaleros…

    Tener atornillados en el oficio episcopal a verdaderas nulidades es anticatólico y anticrístico…

    Que los pongan donde menos daño causen, pero que los larguen de inmediato…

  10. ¡¡No se procupe¡¡ y deje que el viento se lleve las palabras de ese obispo. Su página nos acerca una realidad de la iglesia que está silenciada pero no por ello real. No vamos bien y eso hay que señalarlo para empezar a mejorar. A muchos no les gustará que salgan noticias como lo que pasa con la juventud como puso de relieve recintemente el obispo de Vitoria pero de los demás obispos no sabemos nada. A palabras necias oídos sordos. No haga caso alguno a ese obispo y muchas gracias por su página.

  11. A veces es un honor ser denostado por un impresentable. Suelen refugiarse los mezquinos en el ataque ad hominem, no en la entidad del acto ni en la doctrina. Cuando Francisco dijo aquello de quién soy yo para juzgar…, nadie le pidió que lo juzgara, lo que le correspondía es juzgar el acto de sodomía. Era una manera torpe de no atacar a éste refugiarse en aquél. Nadie hace más por una causa que el que, de día y de noche, oportune et importune, devela el camino erróneo seguido por unos pastores sin suficiente preparación, medianías humanas o desgracias tout court. A veces convergen las tres cosas. Cuando en la Tarraconense, el entonces obispo Novell disparataba en su nacionalismo obsesivo y anticristiano, un falso sentido corporativista hacía que los demás callaran, dando por sentado el aforismo de quien calla otorga. Callaban o lo secundaban con maneras florentinas (el actual de Urgel) o bastas (el último de Gerona)´. A algunos que denunciábamos la falsedad de las enseñanzas de Novell, sus arengas báculo en ristre, sus payasadas, por cierto seguidas por Piris, otro obispo de acá, nos llamaron de todo menos bonito. No es que uno eche de menos ahora al cardenal Spínola o a don Marcelo, es que no encontramos a nadie que pueda o al menos quiera imitarle. Basta repasar la mesa presidencial de la Conferencia Episcopal. ¿De alguno de ellos podemos esperar una carta pastoral que oriente sobre temas morales, exegéticos, dogmáticos o litúrgicos, que es lo suyo?
    No sería uno ni tan señor ni tan caritativo como Usted, Paco Pepe, silenciando su nombre. Se necesita ser miserable e injusto con uno de los portales más beneficiosos para la Iglesia. ¿Echa de menos el obispo de marras que no sea usted como el de otros donde se vomitan aut´énticos disparates contra la revelación escriturística, los misterios de la fe, el derecho a la vida de los no nacidos, etcétera.?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *