PUBLICIDAD

Un día ausente del Blog

|

Ver las imágenes de origen

No porque faltaran noticias sino por motivos hospitalarios. En pruebas prequirúrgicas. La mañana en Puerta de Hierro y la tarde, desganado.

Una vez más me ha parecido extraordinario el trato de médicos y enfermeras. Conmigo se han pasado en amabilidad. Y como ninguno me conocía pienso que así debe de ocurrir con todos.

A los amigos, decirle que de momento todo va muy bien. La función pulmonar sin problemas, Se ve que dos años y medio sin un pitillo, después de haber sido de los mejores clientes de Tabacalera. han dado resultado. El Covid, negativo Lo del palito en la nariz, insoportable. Y en eta ocasión me lo hicieron en ambos orificios. Mucho menos molesto el cateterismo de hoy. Que en teoría era lo más intervencionista. Ya solo me queda a fin de mes un TAC vascular. Y luego decidirán, a fines de noviembre, que es lo que se puede hacer con mi aneurisma. Creo que estoy en muy buenas manos  profesionales  y sin la menor duda por mi parte en las de Dios  Y aceptando, con absoluta voluntad, lo que Él disponga.

Pues ya saben los lectores el motivo de mi silencio de ayer

 

 

.

21 comentarios en “Un día ausente del Blog
  1. Me alegro que todo vaya bien.

    Verá como al dejar de ser cliente de Tabacalera, sus pulmones se pone perfectamente en otro par de años. Eso me pasó a mí y eso que no era un cliente demasiado bueno. Pero se mejoraron mucho los pulmones, aunque recuperarlos del todo creo que no se consigue, aunque no sé si es el daño es permanente o que la edad no perdona.

    Pero me temo que se parece a los obispos que no hablan de su salud. Acabo de enterarme que tiene un aneurisma. Seguramente lo mencionó y se me pasó.

  2. Querido Paco Pepe, desde esta lejanía sediciosa, nuestra alegría por el resultado del chequeo. Muy a menudo recordamos los encuentros con Carmen y usted, tan enriquecedores, tan generosos siempre. Un fuerte abrazo mixto.

  3. Animo y oraciones. Hay todavía mucho obispo pelma al que poner en su sitio antes de partir, así que seguro que el Señor le ayuda a quedarse unos años más. Un abrazo

  4. Que el Señor ilumine a los médicos y les lleve a hacer lo mejor para que sigas dando guerra largos años.
    Te encomiendo a nuestra Madre la Pilarica.

  5. Me sumo a las oraciones de tantos amigos y seguidores adictos al mejor analista y comentarista de los pasos y tropezones eclesiales.
    Es tan útil este blog, que fortalece nuestra confianza en que Dios lo mantenga muchos años.
    Un fuerte abrazo.

  6. Abrazo fuerte.
    Lo intuí, al comprobar tu inusual ausencia.
    Faltando el gato,el esparcimiento ratonil se disparó, con las consecuencias de una entrada más que notable (la del abandono de la Iglesia, donde te salimos respondones).
    Rezando por ti de modo especial.

  7. Pues a reponerse y a seguir dando la tabarra, que falta nos hace con la que está cayendo. Hay que intentar que el ánimo abandone a los que lo están rematadamente mal, a ver si rectifican. Desde luego que yo no pienso felicitar a Evo Morales: ¡sólo faltaría!

  8. Pues ya lo suponía pues eran pruebas anunciadas por Vd. en su anterior ausencia. Creo que esta pandemia ha vuelto los ojos de muchos hacia los sanitarios, pero también ha obrado en los sanitarios el descubrir al igual que sufre y está puesto en sus manos. Yo lo he comprobado y lo sigo haciendo en el trato que recibe mi esposa, intervenida de un carcinoma y enterramiento por diversas metástasis. Creo que médicos, enfermeros- as y auxiliares descubren el misterio de Cristo doliente y se acercan a Él de una manera especial. Le deseo una total recuperación, pues si bien es cierto que nuestras vidas están en las manos De Dios, también es lícito pedirle Salud para aquellos que nos ayudan en nuestro peregrinar hacia El. Un entrañable abrazo Don Francisco Jose pues aunque no tenga el gusto de haber sido presentado, forma usted parte de las personas que aprecio.

  9. Don Francisco José: Vd. se nos lleva a todos por delante. De todos modos el someterse a cuidados de buenos médicos indica sentido de prudencia y positiva disposición de combate. Desde ya voy a encomendar su salud y, una vez puestos los medios, a seguir en primera línea de combate. La plegaria y cercanía moral de quienes le aprecian y valoran, le acompaña. Pax tibi!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *