¿Un coadjutor para Osoro?

|

Osoro bodas de plata

Eso apunta Infovaticana sin que yo tenga otro conocimiento sobre el particular.

https://infovaticana.com/2022/12/05/osoro-tendra-pronto-un-arzobispo-coadjutor-con-derecho-a-sucesion/

<

Solo me habían llegado rumores, desconociendo  su fundamento, sobre que la relación Omella-Osoro, los dos hombres del Papa en España, había empeorado muy notablemente. Únicamente puedo añadir que yo, entre Omella y Osoro, con el de Madrid, sin la menor duda. Y recalco lo de entre uno y otro.

El nombramiento de coadjutores suele dar, por otra parte, un resultado pésimo. Sin necesidad de recurrir al paradigmático caso del cardenal Segura con Bueno Monreal. Cardenal Amigo, arzobispo Javier Martínez, obispo González Montes.

Además de ser una abierta hipocresía eclesial vender como una ayuda lo que es indiscutible degradación. Que no pocas veces hay que ponerla, además, en escandaloso manifiesto.

Pues ya veremos si se confirma o no lo que se lee en Infovaticana

Comentarios
10 comentarios en “¿Un coadjutor para Osoro?
  1. Hermenegildp: Pero es que yo no soy clero ni de Madrid, ni de Barcelono ni de nigún otro sitio. Creí que lo sabía usted. Ni para nada dije en que sitio su clero prefería más a su arzobispo. Me limité a decir que yo,no el clero, usted, el P. Ángel o el arzobispo de Milán, yo,entre Omella y Osoro me quedaba con Osoro. ¿Puedo? ¿Me da usted permiso?
    También me pudo decir que Omella es más joven, que su apellido tiene más letras y que en Teruel no se ahoga nadie en el mar ¿Y qué? Yo, pese a todo lo que usted quiera, entre Omella y Osoro sigo quedándome con Osoro.

  2. No tiene ningun sentido. Se le acepta la renuncia a Osoro, se nombra nuevo arzobispo, y ya. A no ser que lo que se pretenda es que termine su mandato como vicepresidente de la conferencia episcopal.

  3. El desacreditado Cardenal Arzobispo de Madrid
    El primer obispo de Madrid murió asesinado, Tarancon terminó su pontificado humillado con una aceptación de renuncia rápida y nos queda la duda de cómo terminará Osoro. Un pontificado que podría haber sido bueno y breve, por su mala cabeza va pasar a la historia como el peor prelado de la Iglesia matritense.
    No me da pena que su final sea triste como lo está siendo con la sombra de verse en los juzgados por el tema fundaciones a la sombra, pues como diría el sabio «quien ha hierro mata, a hierro muere».
    Osoro llegó matando y mintiendo, y se irá de la misma manera. Entró muy mal haciendo el número de que se iba a vivir con las hermanitas y los pobres prestándose a jugar el juego mediático de las mentiras de que la diócesis se había gastado millones en comprarle un ático de lujo al Cardenal Rouco. ¿Por qué Osoro no salió a defender a su hermano en el episcopado desmintiendo todo aquello? Por qué pensó «si dejó que odien a este me amaran a mí» pero le salió el tiro por la culata. A día de hoy hasta en Entrevías echan de menos los tiempos del Cardenal Rouco que tenía más cabeza, tablas y sentido pastoral que el amigo cántabro.
    Todo apunta que será de Madrid sin decir una verdad al pueblo de Dios, ni sobre las licenciaturas de su currículum, sobre sus peros a la facultad San Damaso, sobre la persecución a Manu Corps, la protección a otros sacerdotes como Andrés, la verdad del caso fundaciones…
    Que Osoro no es muy inteligente ni ha estudiado mucho se ve a kilómetros, basta una homilía o carta pastoral suya. Pero sin embargo ahí le tienen, ha bailado lo que tenía que bailar y llegó a ser Cardenal de la Iglesia y Arzobispo de Madrid el que sólo era instructor de educación física. Pero como cara tiene mucha igual te escribe un libro, que graba un disco o dibuja, hace una conferencia en la universidad, se atreve con idiomas y tantas aventuras donde demuestra que sigue siendo un nuevo rico de pueblo.
    Se intenta superar, y así cada idea es aún peor que la anterior. Ha querido dejar su huella en la Almudena, ya a los pocos días de llegar mandó poner su escudo sobre la Catedra en un formato tamaño paellera Valenciana para que se viera bien quien manda. Ahora para rematar la horrorosa capilla de San Juan Pablo II que le ha suscitado el Espíritu Santo. Dicen algunos que quiere enterrarse ahí, mejor en Santander, Orense, Valencia u Oviedo que aquí igual le ponen el epitafio los afectados del caso fundaciones. Tiene bemoles inaugurar el domingo mundial de los pobres una capilla de madera de cedro que costará sino supera los 200.000 euros ¡Viva la coherencia cardenalicia!.
    Le espera una etapa de emérito muy dura, pues ha dejado muchos cadáveres en el camino, se ha olvidado de muchos amigos y ha traicionado a mucha gente que pensaba que usted era de los que nunca fallaban ni mentían ni jugaban sucio. Quizás si se va para su tierra allí puede sacar tiempo para hacer una lista de todas las personas a las que dejó en la estacada, sacerdotes que le llamaron y usted no respondió, amigos que le aconsejaron y a los que usted no quiso oír.
    Si hoy preguntas a un madrileño de a pie sobre la opinión del Arzobispo uno se asusta no ya de lo informada que está la gente de su mal gobierno, lo más triste es que desde personas del gobierno socialista hasta el último barrendero de Usera te reconoce que este señor está desde hace bastante tiempo totalmente desacreditado en Madrid. Su palabra no sólo causa risa, sino que no se oye o lo que es peor no se tiene por digna de crédito.
    Se acerca la hora, y recibe la mayor puñalada del Papa Francisco, la de imponerle un Arzobispo Coadjutor al no tener ya confianza en él y para que el Arzobispo que llega pueda pedirle todas las explicaciones y cuentas pendientes antes de irse de rositas. Que te pongan un Coadjutor en el episcopado no es un premio, ya los curas antiguos lo llamaban «poner un supositorio» no sólo para que lo que está marche pronto sino para solucionar lo que no va.
    La traición de Osoro a su viejo amigo Monseñor González Montes le salió cara, así como la guarrada al obispo de Alcalá, la sorpresa ea que para él también habrá San Martín. Si Granada necesitó un Coadjutor por problemas económicos y ahora los necesita Urgell, Madrid no se va escapar de esta posibilidad. Le quedan dos salidas a Osoro, o irse ya evidenciando que no tiene otra salida o aceptar el Coadjutor. La evidencia es que Roma no da crédito al Cardenal cántabro, el Papa Francisco no dudó de la buena labor pastoral, económica y organizativa del Cardenal Rouco por lo que le nombró administrador apostólico los meses que pasaron desde el nombramiento a la toma de posesión.
    Con Osoro no pasará lo mismo, hasta sus obispos auxiliares le han hecho la cama y han informado a la Santa Sede de que la diócesis está a la deriva, con el clero todo en contra, el seminario a mínimos, y una quiebra económica innombrable. Ni Omella, ni el Nuncio, ni nadie hoy se atreve a dar la cara por el de Castañeda. Osoro llora, grita, pierde los nervios… es consciente de que nunca debió aceptar Madrid, le ha quedado muy grande y pasara a la historia como el mayor fracaso episcopal de esta diócesis. En la terna Francisco Cerro, Luis Ángel de las Heras y Gines Beltrán, el actual obispo de Getafe va en cabeza y tiene todos los números para tener que asumir el marrón de suceder a Osoro y arreglar todo lo que ha estropeado.

  4. «yo, entre Omella y Osoro, con el de Madrid, sin la menor duda»

    Pues Omella goza de mucha más aceptación entre el clero Barcelona que Osoro entre el clero madrileño.

  5. A pesar de la buena impresión que me causó Omella en La Rioja, yo no elegiría entre ninguno de los dos; aunque, en mi opinión, Osoro el sabio es mucho peor que Omella el fiel…

  6. Según el derecho canónico, el arzobispo u obispo coadjutor es el sacerdote que recibe el nombramiento otorgado por la Santa Sede con las mismas características de un obispo auxiliar añadiendo, además, el derecho a sucesión en la sede episcopal cuando esta quede vacante.

    Este nombramiento es otorgado por el Papa a petición del obispo de una diócesis, o por propia iniciativa del Santo Padre, generalmente cuando el obispo tiene edad avanzada y está próximo a renunciar. La labor del coadjutor consiste en auxiliar al obispo y, cuando este renuncie por motivo de edad u otros, seguir la labor evangelizadora.

    ¿Cómo va a haberlo si ya ha presentado la renuncia? Es una información que carece de fundamento.

  7. El problema no es Osoropel sino la posibilidad casi cierta de que su sucesor sea peor todavía. Quienes me leen saben que siento verdadero terror ante las decisiones precipitadas: vale más un obispo que llegue tarde y sea bueno que un prelado que llegue corriendo y sea malo.

    1. Puede ser que nos falte información, y que las prisas de todo esto sea que si el caso fundaciones avanza en los tribunales le coja a Osoro ya retirado, lo antes posible. Es una suposición. Eso podría explicar las prisas.

  8. No tiene sentido: dada la edad de su Eminencia, lo lógico es relevarle, no nombrarle un coadjutor. Independientemente del hecho de que la situación de D.Carlos es cada día más insostenible. Veremos qué sale de todo esto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *