Un cardenal en su ocaso

|

51094468566_97125685ec_o

Y en su caso.

A los idos o despedidos Osoro se las está poniendo como a Fernando VII las carambolas.

<

Y el error de la empresa de Belda no lo iban a desaprovechar.

https://www.infovaticanaverum.es/articulo/actualidad/cardenal-ocaso/20210429100604003173.html

Si se convierte un pontificado en un cúmulo de despropósitos se va a hacer hasta imposible el apoyo de Francisco. Ya un programa que se resumía en el odio a Rouco era insostenible. Porque no había nada más. Y a su servicio, unas fobias incomprensibles y unas filias todavía menos de recibo. Nombramientos, con excepciones, que han sido un puro dislate. Buscados entre lo peor o entre lo más inútil. Los del escándalo de las fundaciones no se los nombró el cardenal arzobispo emérito. Y le vendieron una ficción que iba a dejar su pontificado como el más glorioso de la historia, superando a Tarancón y hundiendo definitivamente en la miseria al gallego que le había precedido en Madrid.

Y Osoro compró esa burra vieja y averiada como un pura sangre que iba a ganar todos los premios. ¡Qué vista la suya!

Pues ya ve lo que hay. Lo que se buscó y consiguió. Su ocaso.  Los días que le queden van a ser muy amargos. Y cuanto más duren, mayor el sufrimiento.

Lo peor es que ante la indiferencia, cuando no el regocijo, de la gran mayoría de su clero.

 

Comentarios
14 comentarios en “Un cardenal en su ocaso
  1. Esto es lo que define a Osoro:

    «Contra el fascismo: Espiritualidad, Democracia y Derechos Humanos»

    «Creemos que, entre las opciones políticas actuales, la que más se acerca hoy a los valores sociales de la espiritualidad y del evangelio es el programa de UNIDAS PODEMOS, por ello, pedimos el voto para Pablo Iglesias y la candidatura de Unidas Podemos en Madrid»

    «Pedimos a los medios de comunicación, en especial, a las líneas informativas de los medios vinculados a la iglesia católica (COPE y 13TV), que cesen en su promoción del discurso egoísta neoliberal y en la normalización del desprecio al diferente, antesala del fascismo social y económico»

    «Pedimos una política de promoción de lo común, con una masiva inversión en sanidad y educación pública que ayude a superar las desigualdades y cuide de las personas y su dignidad»

    https://www.religiondigital.org/opinion/fascismo-Espiritualidad-Democracia-Derechos-Humanos-elecciones-madrid-ayuso-vox-pp-ciudadanos-podemos-masmadrid-psoe_0_2336766307.html

  2. El trepa pasiego lo único que compró fueron los billetes para ser cardenal y seguir trepando.
    No tiene escrúpulos, ni valores, ni ética, ni moral. Es un trilero de feria.Vendería a su madre por trepar.
    Lo llevo diciendo aquí años y todo se ha cumplido.
    Solo deseo que pronto pase a la nada y todos olvidemos su existencia.
    Tiene mala entraña y ha destrozado muchas vidas.
    Espero que algún día rinda cuentas ante Dios.

  3. La verdad es que me da hasta pereza opinar siempre sobre lo mismo.

    Osoro es un sin vergüenza iletrado, cuyo único fin, desde hace muchos años, no ha sido otro que satisfacer su insaciable ego trepando hasta lo más alto. Hasta se permitía postularse, en petit comité, como el sucesor ideal de Francisco I, pues el pasiego se consideraba la persona adecuada para continuar la línea marcada por el porteño…

    Lo vemos en la política, muy especialmente en estos días. Y, cómo no, en el esperpento en que está convirtiendo Jorge Mario «su» Iglesia, que no la de Jesucristo. Osoro es, además de narcisista, ególatra, sin vergüenza e iletrado, un tipo despreciable que, por lo que se ve, vive completamente al margen de la realidad… De ahí que siga haciendo el mal mientras Bergolgio le mantenga en el cargo.

    En cualquier caso, ha cavado su propia tumba, porque ya es difícil que caiga más bajo. Y, afortunadamente, DE DIOS NADIE SE BURLA.

  4. Siendo grave lo que comentáis aquí, lo peor es que su mensaje vacío, lleno de estereotipos, políticamente correcto y buscando una conexión, no con Cristo Pastor, sino con los “factótum” a los que quiere agradar; no lo cree nadie. Y no ahora que se destapa su mediocridad en el gobierno, sino desde casi su llegada a Madrid. Ni cien días hubo de esperar para opinar: predicaba, con su voz rimbombante, para escucharse él.
    Ya lo dije hace meses: hay que rezar por la diócesis de Madrid, porque el daño salpicará durante mucho tiempo a la Iglesia. Madrid se merece todo esto.

  5. Veinticuatro cardenales (si he contado bien) de más edad que Su Eminencia monseñor Osoro tienen presentada la renuncia. Se me dirá que no todos están metidos en un «numerito» como este y quizá sea cierto, pero tal vez alguno sea tan malo o incluso peor que él. A Coccopalmerio y a Baldisseri se les mantuvo hasta los ochenta. Rodríguez Honduriaga también ha tenido sus asuntillos económicos (y ahí sigue). Ravasi, Versaldi y Bertello, tan dañinos o más que él, continúan. Stella está más cerca de los ochenta que de los setenta y nueve (le faltan cuatro meses). Mi impresión es que en Roma se dejará a la mayoría hasta los ochenta (a no ser que haya nuevo pontífice). Creo que el motivo es este: se espera a que el número de votantes baje a ciento diecinueve y, acto seguido, se convoca un consistorio «preventivo» (así lo denomino yo) para conceder tantas púrpuras como cardenales pierdan el voto en el 2022 (y se aprovechará para darles el capelo a quienes releven a Stella, Ravasi, Bertello y Sandri, entre otros). Aclaración: no es un pronóstico, sino una opinión basada en los consistorios «preventivos» que este papa ha puesto de moda últimamente.

  6. De por mí, ni una lágrima. Ha sido malo. Es un trepa ambicioso. Es un déspota. Y no es juicio: sus hechos lo cualifican y ya se sabe: «agere sequitur esse».

  7. Osoro no compró nada, sólo le interesaba una cosa, trepar, ser cardenal y el hombre del Papa en España, cosa en la que ha fracasado.
    Desagradecido además porque sus ascensos y carrera se los debe al cardenal Rouco. Un veleta porque en cada Diócesis por donde ha pasado ha llevado a cabo cosas diferentes según convenía o creía que convenía.
    Se ha apoyado en casi lo peor, el clero no le quiere y los fieles me atrevería a decir que pasan de él. Cuando se le acepte la renuncia no pasará su nombre a engrosar nada y nadie se acordará de él ni para bueno ni para malo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *