PUBLICIDAD

Un cardenal amigo de lo ajeno

|

Ver las imágenes de origen

Es decir, ladrón.

Konrad Krajewski es un polaco de 55 años, objeto de esos extraños amores del Papa sin nada que los justifique y que Francisco, nada más llegar al poder, le nombró su limosnero y el pasado año le creo cardenal. Nadie sabe por qué. Creo que el Papa tampoco.

Pues este indigente mental y moral, enterado de que a unas familias de okupas les cortaron la luz  decidió saltarse los precintos y devolvérsela, naturalmente a coste cero.C omo si la luz fuera una res nullius al alcance de quien quiera tomarla. Dios los cría y los ladrones se juntan. Aunque es posible que el purpurado no fuera ladrón al menos en su fuero interno porque en su ignorancia igual desconoce lo que es lo ajeno.

Este memo -¡vaya Colegio Cardenalicio tenemos!-,  si se entera mañana de que hay familias que pasan hambre, que las hay, igual atraca un banco que es donde está el dinero. Y nada más evangélico, Cristo lo recomendó innumerables veces, que atracar bancos para socorrer a los pobres. No entiendo como Francisco todavía no ha canonizado a Robin Hood. Que personalmente me cae mucho mejor que este idiota.

Ante el escándalo que su estupidez ha levantado parece que dijo que se hacía responsable de su acción. Faltaría más. Uno se responsabiliza de sus actos cuando los comete. Sin necesidad de declaraciones.  Él  tiene tres responsabilidades. La delictiva, que deberían sustanciarla los tribunales. La económica, de la que se ha declarado responsable al parecer, y que bueno sería la pagara de sus bienes y no de los de la Iglesia. Y la cretina, que eso iba a decir que es exclusivamente cosa suya pero también de quien le creó.

https://infovaticana.com/2019/05/13/el-limosnero-del-papa-desafia-a-italia-y-roba-electricidad-de-italia-para-unos-okupas/

Un bobo así no se desacredita a él solo. También al Papa que lo nombró, al Colegio Cardenalicio y a la Iglesia.

 

 

41 comentarios en “Un cardenal amigo de lo ajeno
  1. La «expropiación proletaria» del cardenal Krajevski
    15 de Mayo de 2019 – 23:17

    (Por Roberto de Mattei)
    El 12 de mayo, el cardenal Konrad Krajevski, limosnero del Papa Francisco, reactivó la electricidad en un edificio ocupado ilegalmente en Via Santa Croce en Gerusalemme, en el centro de Roma.
    Para ello tuvo que romper los precintos colocados por la ACEA, la empresa pública que el 6 de Mayo había desconectado la electricidad debido a las facturas impagas de los okupas durante los últimos cinco años, por una cantidad de más de 300.000 euros.

    La responsabilidad por el impago y la ocupación ilegal del edificio es de la asociación Acción-Derechos en movimiento, un centro social encabezado por un militante de extrema izquierda, Andrea Alzetta, conocido como «Tarzán», denunciado repetidamente por violar domicilios, devastación de edificios y resistencia a un funcionario público.
    El representante del Papa Bergoglio cometió un acto más grave de lo que pudiera imaginarse.

    En Italia, el artículo 349 del Código Penal castiga a toda persona que viole los precintos puestos por la autoridad y ello conlleva una pena de cárcel de seis meses a tres años. Además, al efectuar una conexión abusiva, concurre un delito de robo de energía por parte del limosnero pontificio.

    El cardenal Krajevski, por lo tanto, violó la ley y se jactó públicamente de ello, declarando, desafiante, que estaba dispuesto a asumir las responsabilidades. Pero más allá del aspecto penal, nos enfrentamos a la canonización del principio según el cual se permite violar la legalidad en interés propio o de grupos sociales.

    Se trata del principio de la «expropiación proletaria, pacticada por los Tupamaros, las Brigadas Rojas y los no globalistas. La seguridad jurídica y el respeto a las leyes son las únicas barreras que protegen a la comunidad civil de la anarquía y la violencia, pero lo que el cardenal Krajevski, saludado por la República como un nuevo Robin Hood, tiene en común con el ex alcalde, Riace Mimmo Lucano, o el líder «desobediente» Luca Casarini, recientemente investigado por ayudar a la inmigración ilegal, es el desprecio por las leyes del Estado, en nombre de una ética política que nada tiene que ver con la moral cristiana.

    En el caso del colisión entre el derecho positivo y el derecho natural, ciertamente prevalece el último,
    Pero nuestra sociedad niega la existencia de una moralidad objetiva y absoluta a la que apelar para rechazar las leyes civiles en contraste con ellas.
    Hoy en día existe el positivismo jurídico por el cual sólo lo que la ley establece como tal es bueno y justo. Además, el cardenal no sólo no actuó en nombre de la ley natural, sino que la violó, porque el Decálogo prohíbe el robo y el robo viola este mandamiento.

    El sábado 18 de mayo se celebrará en Roma la novena edición de la Marcha por la Vida para renovar la protesta contra la ley 194 del 22 de mayo de 1978, que en sesenta años ha ocasionado
    seis millones de víctimas en Italia. Esta ley niega un mandamiento de la ley divina, que prohíbe el asesinato de los inocentes. La respuesta de los abortistas es que 194 es una ley del Estado y, como tal, debe respetarse plenamente.

    Si para salvar a un niño del aborto se comete la menor ilegalidad, no habría ninguna justificación de ningún tipo para el culpable.
    Incluso a los militantes pro-vida se les prohíbe impedir que aborten las mujeres, como es el caso de Canadá, donde Mary Wagner ya ha cumplido cinco años en prisión simplemente por intentar llevar rosas rojas, información y oraciones a las clínicas abortistas.
    Para justificar el acto ilegal del limosnero del Papa, se acoge al art. 54 del Código Penal según el cual «no es punible para quienes han cometido el hecho el haber sido forzados por la necesidad de salvarse a sí mismos o a otros del peligro actual de daño grave a la persona».

    Sin embargo, ningún obispo o cardenal insta a la desobediencia civil contra la ley 194 que contempla el asesinato del estado. Sin embargo, salvar la vida de seres humanos inocentes es mucho más serio que un corte de electricidad de una semana a unos okupas. (Roberto de Mattei).-Corrispondenza Romana-

  2. La Caridad consiste en paliar el mal ajeno con tu dinero. No con el de los demás.
    Bajo ningún concepto un acto negativo puede convertirse en un valor y mucho menos en una obra de misericordia; como es el caso que nos ocupa por parte del cardal, consistente el desobeder una orden judicial de corte de luz previo al robo de la propiedad. (El Catecismo nos enseaba que robar es retener lo ajeno contra la voluntad de su dueño, ni tan siquiera dice quedarselo, sino retenerlo) porque eso es delito.
    Y si lo hace un cardenal es además un pecado infame, porque está minando la credibilidad de la Iglesia de Cristo, del que él es uno de sus príncipes.
    Ha hecho mucho daño a la misma. Mucho más del que ahora podemos intuir.
    Con Bergoglio vamos en picado y sin frenos. Menos mal que Cristo nos dijo que «el poder del maligno no la destruirá».
    Confiemos en nuestro centinela de Dios, Su Santidad Benedicto XVI que estará intercediendo por la Iglesia.

  3. El Consolador

    Fay Francis María Day OP
    15 de Mayo de 2019

    «Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados.» (Mateo 5, 4).

    Ésta siempre me ha parecido la más sobresaliente e impactante de las bienaventuranzas. En sí misma es una promesa, no respecto al dolor presente, sino en relación al futuro. ¿Qué significa ser consolado? Como señala Merikakis en El fuego de la misericordia, Corazón de la Palabra, ser consolado es ser «llamado al lado de otro.»
    La desolación implica abandono y soledad. El consuelo indica que alguien ha venido a acompañarme en mi dolor.
    Esta bienaventuranza es la promesa de una presencia interior que es capaz de transformar el sufrimiento desde dentro.

    ¿De qué tipo de presencia hablamos? El tipo de felicidad que trae el consuelo no puede venir de la ingenuidad. El consuelo divino nos sirve de ayuda en un mundo que está hundido y lamiendo sus heridas.
    Al igual que Cristo resucitó en la Pascua, con las señales de los clavos en Sus manos y pies, nosotros por la gracia de la Resurrección, debemos levantarnos con nuestras propias heridas.
    Estas heridas deben ser glorificadas por la vida de la gracia, siguiendo a Cristo, aunque sigan siendo heridas. Entendido de esta manera, el consuelo no es incompatible con la pérdida o el duelo. Lo presupone.
    En Su misterio pascual, Jesús no eliminó el sufrimiento, pero hizo algo que sólo Dios puede hacer: Lo transformó. Lo que una vez fue una señal de pecado y de muerte ahora puede ser signo de luz y de vida.
    La ayuda que recibimos en nuestra aflicción es la presencia de Dios en nuestra alma, que nos cura y nos permite saber que no estamos solos y que ningún sufrimiento es en vano.

    Podemos entender el consuelo como la conciencia interior de esta presencia, que es una respuesta a nuestra fragilidad. Esta compasión divina no es sólo un sentimiento: Es una Persona: «El amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones a través del Espíritu Santo que nos ha sido dado» (Rom 5, 5). Llamamos al Espíritu Santo «el más alto don de Dios,» porque recibimos el consuelo por medio de la presencia del Espíritu.
    Se trata de un don, que se da libre y abundantemente a todos los bautizados. El bautismo, después de todo, no es otra cosa que la adopción divina por la cual nos convertimos en hermanos de Jesús e hijos del Padre.

    La mayoría de las veces, los mejores consoladores son aquéllos a quienes conocemos y amamos. Cuanto más cerca está alguien de nosotros, más fácil es recibir consuelo de él.
    Esto es tanto más cierto sobre el Espíritu Santo, en la medida en que está más cerca de nosotros, que nosotros mismos. Y esto es necesario: A veces la comodidad humana no es suficiente para hacer frente a una pérdida.
    Al igual que las madres de Belén después del martirio de los Santos Inocentes, podríamos ser incapaces de aceptar el consuelo humano: “Se escuchó una voz en Ramá, el lamento y el llanto: Es Raquel, que llora por sus hijos y se niega a ser consolada, porque ya no existen.” (Mateo 2,18).
    Llegados a este punto debemos guardar silencio y esperar a que Dios actúe. Este tipo de pasividad no es una resignación estoica o «aceptación» de lo inevitable. Es un acto de esperanza, que se cuenta entre las virtudes más consistentes y llamativas. “¡Sed fuertes, que se robustezca vuestro corazón, todos los que esperáis en el Señor!” (Sal 31,24).

  4. Tu primera Comunión

    Fray Maximilian María Jaskowak OP

    14 de Mayo, 2019

    No puedo creer que hoy es el día de tu Primera Comunión!

    ¡Que especial! ¡Qué hermoso! Qué alegre!

    Por desgracia, no puedo estar contigo. Tengo otras cosas que me impiden estar cerca de ti en este día. Sepas, no obstante, que mi ausencia es sólo de índole física.
    Mi pensamiento y mi plegaria estarán a tu lado. No importa lo que tenga que acometer en este día, pues, tengo la intención de tener el momento de este acontecimiento en la vanguardia de mi mente.
    Para tener plena seguridad voy a mantener las distancias.
    Voy a mantenerme tan distante, que mi ausencia se puede experimentar con mayor intensidad que si hubiese hecho el viaje y participado en la fiesta.
    La ausencia es a menudo más penetrante que la presencia. Como tú y yo sabemos muy bien, para el corazón no hay restricciones presenciales.

    Y, sin embargo, no dejes que mi ausencia te impida disfrutar de la grandeza de esta ocasión!
    En este día de tu Primera Comunión, la presencia de Dios desciende hasta tí, Su hijo amado, acorde con un modo que aún no has experimentado.
    El pan de los ángeles, el Señor, presente verdadera, real y substancialmente en las sagradas especies, viene a ti.
    Habitará dentro de ti, y establecerá Su morada en lo más hondo de tu corazón. Esta presencia real es especial.

    Cuando hoy recibas a Nuestro Señor, regocíjate en el momento de la recepción! Tan pronto como Jesús entre en comunión contigo, permite que Su Corazón y Su Alma Se explayen en un canto de alabanza!
    Sepas que tu alegría, por grande que sea, no se puede comparar con la alegría de Jesús al sentirse en comunión contigo. Él te ama y desea estar contigo para siempre.

    Mi ausencia en este día no me impedirá recibir igualmente a Nuestro Señor en la Santa Comunión. Cada uno nos acercaremos al altar de Dios a nuestra manera. Tú llevarás un traje elegante y corbata. Yo iré con el hábito y el Rosario.
    Y no obstante nos guiará el mismo impulso de amor. Ambos recibiremos en la comunión al único Dios, Nuestro Salvador y amigo.
    Ofreceré mi santa comunión en tu nombre, suplicando a Jesús que haga que Su presencia se note en tí, ahora y siempre.
    Espero y rezo para que algún día, tal vez no hoy, pero algún día en un futuro no muy lejano, puedas llegar a desear esta presencia, la presencia real de Jesús, de tal modo que sólo te cause miedo y temor Su ausencia.

    Porque de hecho, hoy es el día en el que recibes algo nuevo. Tu relación con Jesús se ha hecho, por así decirlo, más íntima, y aún más real.
    Sepas tú, que recibes el Santísimo Sacramento, que existe la posibilidad de perderlo, como resultado del pecado.
    Protégete contra las tentaciones del mundo, para que el Señor pueda venir a habitar en tu alma y te encuentre cada vez más digno. Esta presencia de Jesús es preciosa, y hoy es sólo el comienzo.

    Felicidades en el día de tu primera Comunión!

  5. No sé qué ambiciones pueda tener el joven cardenal polaco. Pero sí que casi nadie tendrá el menor recuerdo de sus antecesores y sus obras (¿quién puede recordar a los arzobispos Travia, Rizzato y del Blanco? ¿Qué se puede recordar de don Guido Pozzo salvo que al medio año de nombrarlo limosnero lo devolvieron a la comisión Ecclesia Dei de donde provenía?) mientras que hoy el mundo entero conoce a Krajewski. Un día está en Lesbos llevando dinero; otro aparece en Bangui inaugurando un hospital; otro se publican las fotos de su celebración del cardenalato -con pobres y Papa presente (1)- y ahora lo de la quiebra de los precintos para dar luz a los ocupas, y don Conrado convertido en estrella mundial -hoy abría los telediarios- y tildado de moderno Robin Hood. ¿Está empezando a hacerse muy visible de cara al futuro, hace solo aquello a lo que le empuja su superior, o las dos cosas? Si hay cardenales que se están promocionados «ex officio» como Parolin, o por el raca raca de los medios como Tagle, o por el uso interesado del «Bolletino» como Becciu, empieza a dar la impresión de que a Krajewski se le da cancha a la carrera; si no a corto -es el vicebenjamín del Colegio; solo el centroafricano es más joven-, si a largo plazo. Y para empezar, todos los artículos de prensa que anticipan la próxima reforma de la Curia dan por hecho que se va a crear para Krajewski un superdicasterio, tan alto en el organigrama que estaría prácticamente equiparado al resultante de la absorción, fusión o lo que sea, de Nueva Evangelización y Doctrina de la Fe.

    (1) Ver reportaje en https://es.zenit.org/articles/limosneria-apostolica-francisco-celebro-con-los-pobres-la-creacion-de-cardenales/ y disfruten con la foto del barbudo «solideado».

  6. Tendremos un Cónclave muy preocupante cuando éste tenga lugar. En Infovaticana se decía el otro día que habrá un Consistorio pronto -aunque sin vacantes difícil lo veo- pero con este panorama más vale que tarde.

  7. El «motto» episcopal elegido por Krajewski al ser consagrado arzobispo en septiembre de 2013, fue, qué casualidad, «Misericordia». No debió de desagradar precisamente al Papa.

    1. Pues sí, lo era – al menos de los que hacen «chapuzas». No veo nada raro que entre los curas también haya una proporción de lo que llamamos hombres «manitas» (o sea, que saben hacer arreglos domésticos, y que hacen mucho avío en las casas). Lo sorprendente no es eso, sino lo mal que ha empleado sus habilidades

  8. Para mí una grave irresponsabilidad y un arma de doble filo. Está muy bien que utilice su estatus para ayudar a la gente necesitada, excluidos y pobres, pero la Iglesia tiene medios para realizarlo de un modo ordenado. Se ha buscado el efecto populista y eso es lo peligroso, que se hable bien o mal pero que se hable de mí, no se si es una estrategia o lo ha hecho para coger puntos. Esto es peligroso porque se puede volver en contra ya que el Vaticano tiene en propiedad muchísimos inmuebles seguro que vacíos, por alquileres irrisorios y de los que se aprovechan los más arrimados, parientes de no se cuál cardenal o váyase a saber. Mejor hubiera sido que hubiera pagado las deudas o hubiera mediado con la compañía eléctrica pero no eso no da el titular. ¿No se habló alguna vez de este cardenal como papable e incluso se le daba por no malo?.

    1. Mozárabe, tienes razón esto es un peligro para la iglesia tanto vaticana como española. Todos sabemos que la iglesia de pobre no tiene nada, y que en Roma seguro que tienen muchísimos apartamentos alquilados a parientes y amigos por precios irrisorios. Como saquen a la luz todas sus propiedades y se pongan a la cola todos los menesterosos de Roma, el Papa va hacer su sueño realidad, repartir entre los pobres, pero empezando por ellos mismos. No querían una iglesia pobre y para los pobres, pues la van a tener de verdad.

    1. El expolio de los Estados Pontificios ha sido pagado con creces tras 90 años viviendo con los privilegios derivados de los Pactos Lateranenses.

  9. Es el mismo camino de muchos políticos, son muy generosos con lo ajeno. Quieren que no haya fronteras a los inmigrantes, pero su casa es un fortín y son incapaces de acoger a nadie. No quieren que nadie tenga un arma en casa para defender a su familia, pero para defender su casa tienen a 10 guardias civiles de guardia permanente o/y guardaespaldas; quieren que se paguen más impuestos, pero los demás. En fin la hipocresía permanente.

  10. ¿Qué haría Jesús Bastante si unos pobres hambrientos sin techo okupasen su domicilio?

    «Dar luz al que no tiene

    »Desde España, el padre Ángel García, presidente de Mensajeros de la Paz, ha querido reivindicar la acción del cardenal polaco, «que es lo que tiene que hacer un cristiano que viva el Evangelio: dar de comer al hambriento, apoyar al que sufre». Y, como una nueva Bienaventuranza, «dar luz al que no tiene».
    »La ONG sintoniza perfectamente con el espíritu que ahora protagoniza el ‘Robin Hood’ vaticano. No en vano, Mensajeros gestiona varios restaurantes solidarios que se llaman, precisamente, ‘Robin Hood’, en recuerdo del noble inglés que, según la leyenda, robaba a los ricos para dárselo a los pobres.»

    https://www.religiondigital.org/solidaridad/Robin-Hood-Angel-limosnero-Papa-religion-solidaridad-mensajeros-paz-padre-angel_0_2121687827.html

  11. Del Catecismo de la Iglesia Católica:

    1759 “No se puede justificar una acción mala por el hecho de que la intención sea buena. El fin no justifica los medios.”

  12. Catecismo de San Pío X:

    «440.- ¿En qué casos pueden tomarse los bienes ajenos sin pecado? –
    Cuando el dueño de ellos no lo lleva a mal, o cuando injustamente no quisiese darlos, como sucedería si uno estuviese en extrema necesidad, con
    tal que tomase sólo lo que le es precisamente necesario para socorrer la urgente y extrema indigencia.»

    Catecismo de San Juan Pablo II:

    «No hay robo si el consentimiento puede ser presumido o si el rechazo es contrario a la razón y al destino universal de los bienes. Es el caso de la necesidad urgente y evidente en que el único medio de remediar las necesidades inmediatas y esenciales (alimento, vivienda, vestido…) es disponer y usar de los bienes ajenos (cf GS 69, 1).»

    1. «Es el caso de la necesidad urgente y evidente en que el único medio de remediar las necesidades inmediatas y esenciales (alimento, vivienda, vestido…) es disponer y usar de los bienes ajenos»
      ¿De verdad el único medio q tenía el señor cardenal es delinquir?
      ¿Alguien se puede creer eso?

    2. Pues mientras seguimos con la marxista DSI, tan querida por el Vaticano, los estados y las empresas GAD no son confesionales (lo siento los excomulgados liberales han triunfado) y deben hacer cumplir las leyes. Espero que el Estado Italiano y la compañía eléctrica sancionen tales conductas. Incluida la protesta mas enérgica del Estado Italiano ante el Estado Vaticano (que existe por voluntad de aquel).
      Nace hace mas daño a la Iglesia que aceptar sus abusos y la manipulación de las Escrituras, por la ciega obediencia a la Jerarquía eclesiástica, desconociendo lo que la Biblia nos dice al respecto.

    3. En casos de catatástrofes nacionales graves, el estado puede echar mano de los bienes ajenos, no creo que este era el caso. El Vaticano repito no tiene nada de pobre, que los cardenales bien se pasean por el mundo en aviones, con buenos móviles y sus ordenadores. Como hagan un inventario de los bienes eclesiales que tienen en Roma, se les va a caer la cara de vergüenza. Lo mismo pasa en España, venga a pedir para Cáritas, pero hay montones de conventos vacíos, esperando a la especulación inmobiliaria. pisos y propiedades. De todas formas la caridad con el dinero ajeno, no sirve de nada. Al menos los ricos que echaban el dinero en el templo según Jesucristo echaban de lo que les sobraba, la viuda pobre se lo quitaba de su sustento. Pero la iglesia y los políticos no dan ni de lo que les sobra sino de lo ajeno.

  13. No seamos simples, por favor: amigo de lo ajeno, no. Amigo de la fama mundana y fácil. Amigo del escándalo mediático gratis. Amigo del que hablen de mí y que todos se hagan lenguas. Amigo de la manipulación, la influencia y la demagogia. Amigo de la vanidad y la presunción libre de riesgos. Igual que el déspota juguetón que lo protege, aprovechándose del estatus diplomático y del prestigio acumulado de la Iglesia y su evangelio liberador de los pobres.

    1. El Vicepresidente y Ministro del Interior, Don Mateo Salvini, ha urgido a esa vergüenza eclesial, a devolver el importe de lo robado. Y creo que su petición no caerá en saco roto, pues Bergoglio le tiene mucho respeto a Salvini…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *