PUBLICIDAD

Tremenda caricatura de la vida religiosa. Desgraciadamente muy real

|


Creo que Wanderer refleja exactísimamente una situación.

http://caminante-wanderer.blogspot.com/2019/07/arboles-de-otono.html

 

16 comentarios en “Tremenda caricatura de la vida religiosa. Desgraciadamente muy real
  1. Leyendo algunos comentarios que se han hecho, realmente SÍ : creo qué desde que la ICAR se alió con el poder político se PUDRIÓ TODO y podrido sigue. Y también : el que piense que en el convento todo es pura oración, está equivocado. La iglesia actualmente como diría un joven de hoy , es un mal rollo, donde campan algunos movimientos de derecha derecha..que van a su aire. El verdadero cristianismo qué es ???..lo puede explicar alguien??.

  2. Lumana, escribes unos peñazos infumables sólo para disimular tu amargura y resentimiento con la Iglesia.
    Intenta ser más objetiva y más certera en tus juicios. Y no seas tan torticera y tan mediocre. Por la cantidad de tiempo libre que tienes es evidente que no has formado una familia ni tienes una profesión ni amigos, ni ayudas en ningun centro o comedor de Caritas, Manos Unidas, etc. Ánimo Lumana, deja de ser una pobre fracasada y da fruto, sé fecunda si puedes y abandona esa incompetencia y esa maldad para santificarte y santificar a los demás. Incluso tú, con tu torpeza notoria, puedes hacerlo.

    1. ¿Otra, Santiago? Muchacho, qué problemón tienes con quienes no te dan la razón. No te ha faltado sugerirle que abandone la prostitución por no meterte en líos, pero seguramente estás convencido de ello. Solo tú puedes dar gracias a Dios por no ser «como esos publicanos», ¿verdad?
      Tú sí que realmente eres digno de preocupación, con esa actitud, ese antiejemplo, ese supremacismo y esa mierda de fe que tienes.

      7 hijos tienes, dices. Bendito sea Dios por ellos. Pero una cosa te digo. Más probabilidades tienes de que alguno/a/os/as llegue el día en que te diga que hasta aquí hemos llegado. Ojalá me equivoque y en realidad lo tuyo no sea más que lo típico: DOS CARAS.

  3. Esa foto es un montaje… se nota perfectamente que son dos fotos en una… No conozco a vuestras madres o abuelas, pero estas dos monjas de caricato no tienen nada… son guapas a sus años (cosa que otros no pueden presumir com sus caretos) Son monjas felices a juzgar por sus sonrisas… no la cara de pepino de otros a sus años y son bellas las dos que quieren que les diga….

  4. Estimado Fred, lo que Usted describe no es una mezcla, y lo que dice no es la causa. Al contrario, es la consecuencia.
    La mundanización…. bueno. Dios creó al mundo. Tiene mucho de malo, y mucho de divino también.
    O usted cree que dentro de los conventos todo siempre fue pura oración y fraternidad??
    Me imagino no será tan pueril de pensar eso.
    Gracias

  5. Lamentable verdad, ahora a llorar al cuartito.
    Desde que la ICAR se alió con el poder político, se pudrió todo. Antiguamente para existir legalmente, se requerían los Bautismos, ya que los Estados delegaban esa función de registro civil en la ICAR. Por consiguiente TODOS eran bautizados, quisieran o no. Un solo ejemplo, para retratar esa realidad. Misma cosa pasó en la Educación, en las Universidades, escuelas, y comenzaron las congregaciones a Enseñar en colegios y universidades.
    Capellanías Castrenses, Hospitales, cárceles y un largo etc de funciones que ejercían los Curas, con el apaño y financiación de los Estados.
    Todo el saber, lo tenía la ICAR.
    Esto no podía ser eterno, los Estados fueron montando registros civiles, escuelas, colegios, institutos, universidades, etc. Se fueron secularizando los países y la Iglesia perdía y perdía poder y notoriedad. Luego surgen como la hierba, las religiones protestantes y demás cultos cristianos o no, y la caída de la ICAR, sus vocaciones y figura de Poder se fue deteriorando paulatinamente y NO SUPIERON JAMAS COMO REVERTIR.
    Los conservadores apelan a que la ICAR vuelva a sus antiguos ritos, se repliegue en sus normas, vuelva a ser estricta y condene todo lo que debe condenar, al contrario los progres, quieren más apertura. Y así tenemos a la ICAR tironeada de todos los flancos, sin vocaciones, fieles en disminución total, una ICAR ya casi sin poder temporal, unido todo en el destape de los abusos de niños y jóvenes, etc.
    Alguien querría meterse a un convento?
    Nos quedamos sentados en los laureles y es culpa de todos, de todos nosotros. El camino para revertir eso llevará unos cuantos siglos más.

    1. «Los conservadores apelan a que la ICAR vuelva a sus antiguos ritos, se repliegue en sus normas, vuelva a ser estricta y condene todo lo que debe condenar»; tremenda mentira la que suelta lumanalgas. se le va a crecer la nariz como por mentirosa.

      1. Ryo Saeba, si tan bien le hace ser grosero, siga adelante.
        Y si pensar eso le da tranquilidad de conciencia y lo hace feliz, AMEN

        Besos para usted

    2. Lumana, usted no se entera de nada, mezcla cosas que no tienen nada que ver con la crisis de los conventos.
      La crisis actual básicamente se debe a la mundanizacion de los conventos, y pérdida de espiritualidad.

      1. los progresaurios como lumana siempre tratan de engañar mezclando cosas que nada tienen que ver para confundir y engañar. es su modus operandi.

  6. Es el relato de una estafa dilatada en el tiempo, diseñada en fases por aquéllos cuyos edecanes y correveidiles acaparan ahora el poder mundanal en la Iglesia; y masiva, merced a todo el material humano del que dispusieron, legado por la fe de generaciones y generaciones. Una estafa por la que entrabas confiado en que eras alma consagrada al único Dios vivo y verdadero… y salías al cabo de medio siglo asqueado de tener que ser «Artesano de la realidad»…

  7. Una vez más, Wanderer es impagable. Hace el retrato perfecto de la deformación que ha llevado a la destrucción de la vida religiosa.
    Y la que queda sin deformar está siendo triturada por la misericordia bergogliana.
    Tristísimo el retrato de Wanderer pero muy real.

  8. Para cortarse las venas. Pero el autor del artículo, por supuesto.

    «Ella tomó una decisión generosa y sincera, y fue engañada. ¿Se equivocó? Probablemente, pero yo no la juzgo».
    – Pues menos mal que no la juzga, porque como lo hiciese con la misma inquina y falta de caridad cristiana con que arremete contra sabe Dios qué pelele imaginario (o no tan imaginario, conociéndonos…)

    Vamos a ver. Engañados hemos sido TODOS. Hasta el más triste laico se ha cruzado en su vida con todos esos mismos párrocos, superiores, catequistas, sacristanes, consejeros parroquiales, ministros extraordinarios y demás patulea con los que nos ha castigado el Señor a vivir y con los que, como decía mi santa abuela, «demasiado que la gente cree en Dios».
    La monja «desertora» por lo menos seguramente se ha librado de otro importante monstruo espiritual de nuestro tiempo: los portales religiosos de internet y los opinadores sacros. Que también buena tarea están currándose para que cualquier día más de uno salga diciendo «anda y que os den a todos» y hacer como la monja, «Si me equivoqué, al menos me quedan diez o veinte años para aprovechar».

    ¡Gloriosa reflexión esta última, y más viniendo de quien viene! ¡Cuántos sinsabores nos evitaríamos si abandonáramos la funesta manía de contraponer la religión y el CARPE DIEM! ¡Qué demostración más ostensible de falta de ESPERANZA!, por no decir también de fe y de caridad cristiana.
    Y desde luego qué confesión más desgarradora de lo que puede llegar a suponer, pero tanto para la monja como para el propio articulista desengañado, el obsesionarse tanto con el más allá en detrimento del más acá. Porque si la monja ha destapado su decepción y su frustración, el Jeremías no le va a la zaga.

    Nos han engañado a todos. Y mejor haremos examinando si no habremos nosotros también engañado a otros y por cuánto tiempo.

  9. La verdad. No veo que sea una caricatura, sino más bien una foto retocada para no dar una imagen totalmente siniestra. Otra cosa es ¿quien es o quienes somos culpables?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *