Todo, todos, todos…, menos los maricones.

|

Nunca usaba esa palabra que me  parecía ofensiva para el colectivo homosexual. Que Francisco la haya utilizado no va a variar en nada mi actitud. No tengo al Papa por ninguna autoridad idiomática ni tampoco en ot

ras varias cuestiones, Sin ser para nada sedevacantista. Es el Papa que tengo. No es que no tenga ninguna ni que tenga otro. Eso no es mi caso. Ya la opinión que tenga sobre mi Papa ya es otra cuestión. Pero nada contradice lo que un católico debe a un Papa. Estoy totalmente en lo que reclama la religión católica. Sin entusiasmos.

Tampoco se lo tendrán los que Francisco llama maricones. Evidentemente sus motivos y los míos son muy distintos.

<

¡Qué disgusto se habrá llevado James Martin SJ! Ahí me las den todas. No me entristecen lo más mínimo sus disgustos. Más bien me regocijan,

Comentarios
5 comentarios en “Todo, todos, todos…, menos los maricones.
  1. Si,Francisco es el Papa aunque nos cueste creerlo.Pero no quita decir que es basto,lenguaje chusco(no por sus declaraciones sobre el «mariconeo»sino en general) …en otro momento opinaré que su altura teológica y filosófica está a la altura de un calamar enano… qué asco!

  2. No son los disgustos que un día un lenguaraz argentino produzca, son los hechos. No es más cierto que en este pontificado ha tenido mucha influencia el loby lavanda que puso todo su empeño en que fuera elegido quien fue elegido. Ha ganado la confusión más allá de que Francisco un día más que nada para contentar un poco a quien no le ve con gracia diga eso de mariconeo.
    Si así pensara no estaría a favor de regular en la vida civil esas uniones contra natura y menos esas bendiciones ambiguas a parejas homosexuales que dan lugar a posibles casorios por la puerta de atrás pues la gente se queda con el todo en vez de por la parte.
    Si FRancisco piensa que esos trucos peronistas funcionan fuera de su tierra está equivocado porque antes de hablar hay que analizar mucho lo que se dice y si tiramos de hemeroteca pues queda francamente mal diciendo un día una cosa, otro día lo contrario y así como dando bandazos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *