PUBLICIDAD

Telegrama de cordoglio del Papa por la muerte de Lehman

|

Resultado de imagen de cardenal lehman

Está en el protocolo. ¿Tan aprobativo? Pues eso es cosa de Francisco y no mía. Que me limito a pedir a Dios por el eterno descanso de su alma.

http://press.vatican.va/content/salastampa/it/bollettino/pubblico/2018/03/12/0190/00407.html

Aunque, si su salud era tan delicada y sufriente tal vez el Papa se la pudiera haber aliviado algo aceptándole bastante antes la renuncia. Que casi fue in articulo mortis.

 

 

18 comentarios en “Telegrama de cordoglio del Papa por la muerte de Lehman
  1. Entonces Canali, tanto el Papa emérito como Monseñor Gänswein no estan siendo verdaderos o si quiere sinceros. Eso yo no me lo creo. Tanto uno como el otro dicen la verdad y no cosas de conveniência, para eso estarian callados. Benedito XVI no es mentiroso y su deseo de la Casa del Padre no le quita lucidez ni le invita a decir cosas que no siente en su corazon. Pero me gustaria la opinion de D Cigoña. Gracias

  2. Francisco: Piense que el Papa Benedicto está en una situación ya muy difícil respecto a su salud y está ansiando la Casa Paterna. Pero, mientras es un residente en el Vaticano, tratado con todos los honores que le corresponden por Ordenanza. Pero, eso obliga a todos los máximos responsables, y ¿cómo no? al Papa Benedicto, a un discurso homogéneo en el que no aparezcan discrepancias. Son derivaciones del peso de la púrpura. Por eso Monseñor Gänswein tiene una intervención laudatoria en el mismo sentido en el libro que acaba de aparecer, incensando la figura del Papa Bergoglio.

  3. Exacto, Canali. Que la memoria es muy traviesa, tiene vida propia, juega a engañarnos, y nos lleva a deducir consecuencias falsas de datos erróneos. Y, mejor aún, creo, auf Widersehen.

  4. Ver todo desde el amor
    Fray Philip Nolan OP
    13 de Marzo de 2018
     

    Leer la vida de un santo es vislumbrar un mundo iluminado por una luz oculta.
    Sus actos parecen salvajes pero efectivos, espontáneos, pero motivados por una profunda comprensión. Como un perro responde a un silbido, que recibe con una fuerza auditiva que excede en mucho la capacidad humana, también el santo responde a unas directrices imperceptibles para los demás.

    Las severas penitencias de Santa Catalina de Siena, por ejemplo, destruirían a quienes careciesen de una fuente secreta de sustento.
    Nadie podría practicar tales austeridades en base a sus propias fuerzas.
    Santa Catalina durante años vivió tan sólo de la Eucaristía. Si esto nos preocupa, también preocupaba a sus contemporáneos, como refiere Sigrid Undset en su biografía de la Mística Doctora:
    Un poeta de Florencia le escribió para prevenirla contra las ideas erróneas: temía especialmente que sus intentos de vivir sin comer fueran un engaño del diablo.
    Catalina respondió con humildad y le agradeció el interés por su salud: Siempre temió las trampas del diablo, y en cuanto al hecho de no comer, le pidió que orara por ella para que fuera como las demás personas a este respecto, pero parecía como si Dios le hubiera dado esta condición física extraordinaria.

    El poeta florentino, incapaz como nosotros, de ver la fuente de Santa Catalina, temía por ella. La Santa por otro lado, confiaba en la extraña operatividad de Dios en su vida, más que en sí misma.

    Quizás podamos sintonizar algo más con la experiencia de la confianza absoluta en Dios de Santa Catalina, en los momentos de oración en que proyectamos nuestros afanes en Sus manos. Prometemos vivir tan sólo de Su fuerza.
    Pero, al día siguiente nos damos cuenta de que somos no somos como los santos: Sentimos a Dios, tratamos de responder y nos quedamos lamentablemente muy cortos.

    Una vida como la de Santa Catalina puede parecer poco atractiva: Sin apenas comer, con breves momentos de sueño, con un sufrimiento místico agonizante…
    Me pregunto si tenemos miedo de que, incluso nuestras pequeñas penitencias de Cuaresma nos coloquen en un camino de sufrimiento insoportable. Pero el sufrimiento de Santa Catalina, aunque extremo en grado superlativo, no la llevó a tener un carácter desabrido: En general, la alegría fue uno de sus rasgos definitorios.

    A pesar de los trazos extraordinarios de su vida, la luz de la fe cobra sentido en la historia de Santa Catalina.
    Atraída por el amor de Dios, se retiró de las delicias tangibles, en busca de los verdaderos gozos espirituales.
    Habiendo tenido la experiencia de Dios, lo anhelaba con mayor fervor y por esta razón huyó de las cosas que pudiesen distraerla.
    Como dice la Carta a los Hebreos: “La fe es la realización de lo que se espera y la evidencia de lo que no se ve.” -Fides est: Sperandarum substantia rerum, argumentum non apparentium- (Hebr. 11, 1).
    Como evidencia, “seguridad,” o “consistencia,” según algunas traducciones, la fe nos da un conocimiento verdadero de las cosas visibles e invisibles.
    Contemplando la vida de Santa Catalina con una visión espiritual, vemos en ella la acción muy concreta de Dios.

    Los santos permiten que sus vidas sean transformadas por un amor sobrenatural. Como escribe el Arzobispo Dr. Luis Martínez, Primado de Méjico, este “amor es tan fuerte como la muerte. Nos separa de todas las cosas y por consiguiente, nos libera.
    El Espíritu Santo separa nuestro corazón del apego a las cosas terrenales, infunde en nuestra alma la pobreza divina y nos hace libres para el noble ejercicio de la contemplación.”(El Santificador, 226). Al observar a los santos, dejándose separar de todo aquello que nos aparta de Dios, vemos el poder del amor en el que ahora descansa su alma y sobre el cual debemos aprender a confiar sin reservas.

  5. Don Antonio: Habiendo pasado ya 17 años, me ha patinado la memoria. Extraigo como conclusión que antes de plasmar un dato por muy evidente que me parezca, debo contrastarlo. Pax.

  6. El que muriese instantáneamente de un derrame cerebral en sus maléficas, mafiosas y apóstatas gestiones nos hace dudar de la conversión de este perseguidor de católicos y propagador de herejías. Que se junte con Lutero y sus secuaces el resto de la eternidad. Auf Viedersehen, Herr Luzbel!!

  7. “Amigo […] no fue creado en 2001 sino en 2003”. O sea, en el último consistorio de Juan Pablo II, que es el que citaba Canali. ¿Que éste se ha equivocado? Bueno, yo ni me sé de memoria quienes son todos y cada uno de los cardenales creados en los distintos consistorios, ni tenía el menor interés en comprobar si Lehman fue hecho cardenal en el último consistorio. Sé que Amigo lo fue. Y lo he sacado a colación a propósito de la modificación de las listas iniciales. Y si pasó en los dos últimos consistorios de Juan Pablo II, pues más a favor de la tesis de la confusión y desmadre que presidió sus últimos años de pontificado.
    Por lo que se refiere a la gestión de la Casa Real, no sé si con Estepa se daría o no. Lo que es obvio es que con Amigo es más que lógico: de los prelados que habían presidido los matrimonios de los hijos de los reyes, era el único que no era cardenal.

  8. Estimado Sherlock Holmes, haga, por favor, honor a su nick y siga investigando el final, el principio o el medio del Pontificado del santo polaco y desechará su afirmación que dicho pontificado no fue mejor, en algunos aspectos -no sabemos a cuáles se refiere- que el desastre bergogliano actual.

    Por ejemplo, si hablamos de nombramientos, hay joyas únicas e inigualables de neto cuño bergogliano como Cupich. A nombrado a sabiendas, sin sorpresa alguna sobre su desempeño, más bien designado para cumplir su misión de incordiar a la Iglesia estadounidense.

    Le informo además que bajo el pontificado de San Juan Pablo II, se expedientaron a 600 eclesiásticos, mientras que ahora con la Iglesia Nuevo Paradigma no sabemos de ninguno que lo esté. Incluso se desconoce la existencia de juicio canónico alguno a los Franciscanos de la Inmaculada, pero están proscritos por el Jesuita argentino, sin explicación alguna.
    Tampoco se cuenta con bajo el santo polaco con la indencencia de usar fondos de la Iglesia para contratar al bufete de abogados más caro del mundo a fin de proscribir una página libre y católica, y disidente con el rumbo actual del Papa actual, como Infovaticana

    Sherlock, haga honor a su nombre, estudie y deduzca bien. No iguale pontificados bien diferentes entre sí, como el día y la noche. Ahora, le informo porque veo no lo ha percibido, es de noche. Y bien oscura.

  9. No es que tenga mayor importancia, pero aseguren sus datos antes de lanzarlos.
    .
    Lehman no fue creado en el último consistorio de Juan Pablo II. Este se celebró en 2003. El alemán fue creado en el penúltimo, habido en 2001; por cierto, el consistorio más generoso de la historia.
    .
    La segunda lista no se anunció “al día siguiente”. El consistorio (21-2-2001) fue objeto de un anuncio dúplice: el 21-1-2001 (37 cardenales) y el 28-1-2001 (5 cardenales adicionales, entre los que Lehmann, más la revelación de dos cardenales reservados “in pectore” en 1998).
    .
    Amigo no pudo estar ni en la primera ni en la segunda lista por la simple razón de que no fue creado en 2001 sino en 2003. Y la historia de la presión real, yo más bien la he oído referida a Estepa en 2010.

  10. Nos quejamos ahora – y con razón – del desmadre que hay en la Iglesia por virtud de Bergoglio, pero el final del pontificado de Juan Pablo II no fue mejor, al menos en ciertos aspectos. Si lo que se dice acerca del nombramiento de Lehman como cardenal es cierto, entonces ya serían dos: es opinión común que en la primera lista, o primeras (porque vayan ustedes a saber cuántas hubo), tampoco figuraba Amigo, y que fue incluido posteriormente, según algunos, por presión de la Casa Real.

  11. se sabe que el mafioso y cardenal lehman fue uno de los padrinos de bergoglio, actual tirano banderas del vaticano, durante los cónclaves de 2005 y 2013.

  12. En el año 2000 el Obispo Lehmann, Presidente de la Conferencia Episcopal Alemana apoyó unos centros de orientación, creados por el gobierno socialistas-verdes de Schröder, en que había una “gran apertura” respecto a aconsejar el aborto.
    En el último Consistorio de Juan Pablo II, Lehmann no aparecía en la lista de los nuevos Cardenales. El Canciller Schröder y su ministro de exteriores, del Partido de los Verdes, presionó a última hora a la Santa Sede para que incluyesen a Lehmann. Y al día siguiente apareció otra lista en la que figuraba el Obispo de Mainz.
    En su favor hay que decir que en su Diócesis estableció seis templos en los que se celebrase el modo extraordinario de la Misa.

  13. Leo que murió de un derrame cerebral.Creo que eso es repentino.No soy médico ni tengo acceso al historial de este señor, cuya actitud antieclesial lo retrata como un perfecto peón tenebroso.Sí, ya sé lo de rezar por los enemigos, pero no puedo, me bloqueo.Prefiero rezar genéricamente y, sobre todo, no pedir, solo decirle a Dios que haga conmigo lo que le dé la real gana, pues para eso es Él.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *