PUBLICIDAD

Taussig rectifica bastante

|

Ver las imágenes de origen

Como   para alegrarnos y dar gracias a Dios.

No cabe felicitar al obispo argentino por una actuación chulesca, penosa e impresentable pero sí  por haber rectificado en buena parte su despótica actitud al parecer por llegar al convencimiento que era insostenible y que le había acarreado el odium plebis.

Y mi cordial felicitación a los resistentes que con su valor y determinación han enseñado el camino a obispos dictadores y a fieles con derechos en la Iglesia.

Hay  que ver la que montó el obispo para luego tener que cantar la palinodia. No falta quien me dice, ignoro si con razón o sin ella, que al comprobar Taussig que todos sus «méritos» para ganarse el favor de Bergoglio no habían dado resultado y que el Papa tenía decidida su exoneración pese al numerito que montó, reaccionó de ese modo. Se verá caso de ser misericordiado.

Aplauso pues a Taussig de pocos decibelios.

http://caminante-wanderer.blogspot.com/2021/03/nobleza-obliga.html

 

Comentarios
8 comentarios en “Taussig rectifica bastante
  1. DOMÍNICA IN RAMIS PALMARUM

    En esos días Santos, iniciada ya la Semana Santa, a través de las notas de la Santa Liturgia, vamos viendo a Jesús que durante Su paso por la tierra se acerca a las moradas de los hombres.
    Los niños inocentes son los primeros que le salen al paso, al aproximarse montado sobre el humilde jumento, super pullum asinae.
    Agitan ramas de fresco olivo en torno a Él y le cantan Hosanna, hosanna; mientras que los adolescentes y los hombres maduros extienden el manto a Su paso y le saludan también con las notas del antiguo cántico: Laus et honor Tibi sit, Rex Christe, Redemptor, Cui puerile decus prompsit hosanna pium.

    ¿Cómo no ver en este episodio de mansedumbre, de gozo interior y de paz dulce y serena, la expresión de la santa Iglesia de Jesús sobre todos los puntos de la tierra, de la Iglesia que aclama a Su Salvador, a Su Divino Maestro, fuente de su vida y seguridad, de su felicidad eterna?

    Dice bien San Agustín: «Rami palmarum laudes sunt significantes victoriam». Los ramos de olivo son himnos de victoria.

    Que el Señor bendito, os ayude, os ayude a todos y a cada uno en particular, a conservar en vuestras familias Su gracia, que es pureza de vida, espíritu de doctrina evangélica, gozo interior y efusión perenne de verdadera fraternidad y de caridad sobrenatural en las relaciones domésticas y sociales.

    ¡Oh, qué delicia, estos pueri haebreorum portantes ramos palmarum seu olivarum, et cantantes hosanna Christo: Benedictus qui venit, qui venit in Nomine Domine!

    Pero, llegados a este punto de nuestra dulce contemplación, y aunque no saciados todavía de contemplar a través de la liturgia el pacífico triunfo de Jesús entre las almas inocentes y buenas, un triste pensamiento nubla el espíritu y turba la paz del pensamiento:

    La misma realidad histórica de la narración evangélica, que mirada de una parte, a la luz de la profecía, nos asegura un triunfo cierto y de proporciones inconmensurables del Reino de Cristo con los suyos en la consumación de los siglos, y de otra, mientras este mundo visible se mantiene en los contornos de la presente vida, ofrece a nuestra mirada graves y tentadoras reflexiones de desaliento y tristeza.

    El mismo relato evangélico, que nos alegra transmitiéndonos el eco de los Hosannas al Hijo de Dios en la mañana esplendente de Su entrada en Jerusalén, pocas páginas después nos hace temblar transmitiéndonos al oído, el grito desatinado del tolle, tolle, crucifige Eum.
    El mismo Apóstol Pablo, cuyo epistolario sigue todavía y siempre, resonando después de veinte siglos, como exaltación de las enseñanzas de Jesús para luz, santificación y triunfo de cada una de las almas y de todo el pueblo cristiano redimido y santificado, nos describe la dolorosa contracción del error, de la altanera soberbia, de quienes atinadamente llama inimici crucis Christi, reos de todas las maldades de la historia mundana, caracterizada por los errores de los diversos siglos; y en cuanto a su persona, vemos cómo él, que se había proclamado vaso de elección para llevar el Nombre de Jesús a las naciones, cantor de la libertad, aparece transfigurado en un siervo; pues a partir de las cartas de la cautividad, se denomina a sí mismo: Paulus vinctus Christi Iesu.

    Nosotros, como los pueri Haebreorum, continuemos nuestro cántico: Hosanna al Hijo de David. Bendito el que viene en el Nombre del Señor.
    Aunque nuestras voces adquieran hoy el tono de los niños de Belén bajo la amenaza de la desgracia que les espera, somos, sacerdotes y fieles, quienes continuamos nuestro himno a Cristo Salvador, agitando los ramos de olivo en unión espiritual con todos los fieles de la Iglesia.

    La semana que hoy comienza, nos congregará una vez más en torno a Jesús, Que sufre y renueva místicamente el sacrificio de Su vida por nosotros y con nosotros.

    Nuestra participación en el sacrificio de la Cruz, hecha más viva mediante un esfuerzo de elevada santificación de nuestras almas, hará radiante nuestro testimonio de amor fraterno; pues, tengamos la seguridad de que la victoria, cercana o lejana, de Cristo, será en definitiva, una victoria bienhechora y triunfal.

    Saber asociar a la inocencia de los niños que cantan hosannas a Cristo, la fe vigorosa y la práctica de la enseñanza evangélica, en nuestra vida cotidiana, el amor a la cruz en el ejercicio de la paciencia y del sacrificio con los hermanos que sufren doquiera se encuentren, es ya un verdadero y gran apostolado.

    También Santa María, la Virgen Dolorosa, la Bendita Madre de Jesús y dulcísima Madre nuestra, viene a completar con Su presencia y con Su ejemplo, este cuadro delicioso, en medio de la tristeza, por todo aquello que se anuncia para los días santos de la Semana Mayor.

    ¡Oh, Madre Nuestra! Así te saludamos anteayer al filo de una liturgia dedicada al culto de Tus siete dolores. Se siempre propicia con tus hermosos ejemplos y dulces bendiciones a estos Tus hijos: «Felices sensus beatae Mariae Virginis, qui sine morte meruerunt martyrii palmam sub cruce Domini» (Com. de la Misa de la Dolorosa).

  2. Hace un par de años un amigo JMP me invitó a unas reuniones donde hablaría Taussig y le contesté que no iría por respeto a mí mismo y le destaqué algunos antecedentes de dicho sujeto; me insistió que fuera a otras exposiciones y le contesté que era incompatible con personas que aceptaran aparecer con dicho obispo. Antecedentes: su culto a la diosa democracia; su cálida recepción y sus elogios a Néstor y Cristina; su convocatoria a un santo sacerdote de Paraná Luis González Guerrico para dirigir el seminario y después hacerle la vida imposible; su persecución a buenos sacerdotes; la amenaza de excomunión a Caponnetto; sus arbitrariedades en las ordenaciones (la única Biblia admitida era la de Jerusalán); la violación de la palabra empeñada ante dos amigos, etc. etc. No merece ningún elogio porque sabe lo que debe hacer y hace otra cosa para seguir trepando.

  3. «Unos nueve meses, y no sin mucho tropiezo y oposición principalmente de los fieles rasos, le tomó a este obispo emitir un documento con lenguaje engañoso sin aceptar sus cagadas (¡perdón la rudeza del lenguaje!), descargando el motivo de escándalo en los demás, exculpándose a sí mismo, y disimuladamente medio re-establecer lo que la norma universal de la Iglesia ya le ha concedido como derecho a cada fiel si se le viene en su pegada gana: Recibir la Sagrada Comunión en la boca sin que ningún clericalista obispo o sacerdote se entrometa en un asunto que no es de su competencia. El pasado año, y con la disculpa de la emergencia sanitaria ocasionada por el coronavirus/COVID-19, el obispo había decidido conculcar su derecho a los fieles y había prohibido la Comunión en la boca, como hemos dicho, sin tener potestad para ello. Aún así, este obispo dice en su carta que “la Iglesia Madre y Maestra, Católica y Apostólica que pone en igualdad de condiciones los modos legítimos de comulgar en la Argentina (en la mano o en la boca)”, cosa que no es verdad, porque la comunión en la mano está en la categoría de un indulto, es decir, una mera permisión para ir en contra de lo que establece la norma, y la norma en la Iglesia Universal es que la Sagrada Comunión se recibe en la boca. Es una vulgar mentira dicha afirmación»:

    https://secretummeummihi.blogspot.com/2021/03/fieles-en-san-rafael-argentina-podran.html?m=1

  4. Con todo respeto siempre se cumple lo dicho por Hegel (La historia ocurre dos veces: la primera vez como una gran tragedia y la segunda como una miserable farsa), y en este caso ​no en función del derecho del comulgante que debe ser respetado siempre sino por una ocasión externa como es el virus, de la simple lectura de la nota se advierte que no existe convicción doctrinaria sino una excusa utilizada para sostener «yo tenía y tengo razón pero…».
    Lamentablemente esas cosas se permiten cuando el resto de los hermanos en el episcopado miran desde la platea el espectáculo.
    Ocurren el lugares donde -todavía- hay libertad de culto y pueden darse el lujo de estudiar el «sexo de los ángeles», vayamos y veamos los lugares del mundo -tantos- donde hay persecución, proscripción, asesinatos y todo tipo de atrocidades contra los creyentes en Cristo y preguntémosle a esos pastores valientes cómo dan la comunión…

  5. La nota muestra que sangra pir la herida…. que él mismo provocó.
    Y lo hace acusando, con rencor: insinúa que los que comulgan en la boca, matan. Parece misericordioso con los que mantuvieron firmes las buenas prácticas de la Iglesia, pero los acusa de desobedientes, y algo así como «a ver si ahora, que soy bueno, vosotros me obedecéis no hagáis más daño»
    En español se llama pataleta, retroceder a regañadientes, y no enmendar la metida de pata. Igual que hacen los políticos.
    Cuando vuelva a abrir el Seminario, sí se reconciliará con Dios y con sus diocesanos

    1. Eso ha sido echarse para atrás sin hacerlo, autoriza, a autorizar a los párrocos y sacerdotes, ¿a comulgar en la lengua? Esa nota no es más que una burla y una ofensa, el indulto es para la comunión en la mano, no para la comunión en la lengua. Ese sujeto sigue siendo el mismo despreciable de siempre, y está tratando de manipular a los fieles, él no tiene ninguna autoridad para autorizar o desautorizar la comunión en la boca. O es que este obispillo, no se ha leído la IGMR:
      161. Si la Comunión se recibe sólo bajo la especie de pan, el sacerdote, teniendo la Hostia un poco elevada, la muestra a cada uno, diciendo: El Cuerpo de Cristo. El que comulga responde: Amén, y recibe el Sacramento, en la boca, o donde haya sido concedido, en la mano, según su deseo. Quien comulga, inmediatamente recibe la sagrada Hostia, la consume íntegramente.
      Vaya un sinvergüenza.

  6. Con todos los respetos no veo ningún motivo de aplauso. Ha dado marcha atrás en lo del Seminario? Pues, el tema sigue igual, lo demás son milongas y operación cosmética de cara al foro.
    En su día Don Marcelo González se encontró al llegar a Toledo que el Seminario estaba hecho unos zorros. Expulsó a todos y lo cerró y pasado un curso dijo que quienes quisieran que volviesen, pero que pasaran por su despacho y las condiciones las ponía él. No volvieron todos, pero quienes lo hicieron, sentaron las bases de un seminario modélico y alma mater de numerosas vocaciones.

    1. «Unos nueve meses, y no sin mucho tropiezo y oposición principalmente de los fieles rasos, le tomó a este obispo emitir un documento con lenguaje engañoso sin aceptar sus cagadas (¡perdón la rudeza del lenguaje!), descargando el motivo de escándalo en los demás, exculpándose a sí mismo, y disimuladamente medio re-establecer lo que la norma universal de la Iglesia ya le ha concedido como derecho a cada fiel si se le viene en su pegada gana: Recibir la Sagrada Comunión en la boca sin que ningún clericalista obispo o sacerdote se entrometa en un asunto que no es de su competencia. El pasado año, y con la disculpa de la emergencia sanitaria ocasionada por el coronavirus/COVID-19, el obispo había decidido conculcar su derecho a los fieles y había prohibido la Comunión en la boca, como hemos dicho, sin tener potestad para ello. Aún así, este obispo dice en su carta que “la Iglesia Madre y Maestra, Católica y Apostólica que pone en igualdad de condiciones los modos legítimos de comulgar en la Argentina (en la mano o en la boca)”, cosa que no es verdad, porque la comunión en la mano está en la categoría de un indulto, es decir, una mera permisión para ir en contra de lo que establece la norma, y la norma en la Iglesia Universal es que la Sagrada Comunión se recibe en la boca. Es una vulgar mentira dicha afirmación»:

      https://secretummeummihi.blogspot.com/2021/03/fieles-en-san-rafael-argentina-podran.html?m=1

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *