Strickland en Specola

|

El obispo Strickland responde después de que el Papa Francisco lo expulsa  de la diócesis

https://infovaticana.com/blogs/specola/indi-ya-esta-en-el-cielo-entrevista-al-decapitado-strickland-muller-presente-el-pontificado-del-papa-francisco-la-teologia-utilitaria-los-fieles-de-usa-la-vida-contemplativa-en-vaticano/

Ya tenemos la primera entrevista con John-Henry Westen,  unas horas después de su destitución, del obispo Strickland. Cuando Westen pregunta por qué fue destituido: “La única respuesta que tengo es porque hay fuerzas en la Iglesia que no quieren la verdad del Evangelio en este momento. Quieren que se cambie. De hecho, que se ignore. Quieren deshacerse de la verdad, pero sabemos que, gloriosamente, no desaparecerá. Nadie puede cambiar la verdad que es Jesucristo y su cuerpo místico, la Iglesia. Nadie puede cambiar las maravillas por las que en dos mil años, desde que Cristo fue crucificado y resucitado, han muerto mártires y han vivido santos.»

<

Strickland no le echa toda la culpa de su destitución al Papa Francisco, porque “hay muchas fuerzas trabajando en su contra e influyéndolo para que tome este tipo de decisiones. Por eso rezamos por el Papa, como hijo de Dios y por su papel de sumo pontífice». “Al mismo tiempo  debemos reconocer que en el mundo actúan fuerzas enormes y poderosas. San Pablo nos recuerda que no sólo luchamos contra seres humanos, de carne y hueso. Estamos luchando contra los poderes y principados del mal. Y el mal no quiere la verdad de Jesucristo.»

“En la Iglesia hay personas que, en lugar de gloriarse en la verdad de Cristo, quieren borrar partes significativas de la Sagrada Escritura y dicen: oh, nos hemos equivocado, o simplemente ignoraremos estas partes”.»La diócesis de Tyler está en excelente forma porque está «bendecida con muchos seminaristas y sacerdotes maravillosos». La diócesis también es «financieramente sólida» gracias a la «enorme generosidad» de los fieles. Realmente no encuentro otra razón para mi partida que la de haber amenazado a algunas personas poderosas con la verdad del Evangelio». “Las Escrituras nos dicen que Jesucristo es el rostro de la verdad. No puede transformarse en un ser diferente al que era cuando murió en la cruz y resucitó por nosotros. Es el mismo Señor: Camino, Verdad y Vida”.

“Es un momento triste para mí, pero soy fuerte en el Señor. Las dos imágenes que tengo cerca de mí, el Sagrado Corazón y el Inmaculado Corazón de María, son los pilares de la Iglesia y me sostienen. Me animo a mí y a otros a orar aún más profundamente, a orar por el Papa Francisco y por la Iglesia». “Aprecio sus oraciones, las necesito y les pido que oren por la Diócesis de Tyler y por las muchas personas cuyas vidas están trastornadas por lo que está sucediendo”.  “Los invito a no pensar siquiera en alejarse de la Iglesia. Somos un solo cuerpo. Somos el cuerpo místico de Cristo. Debemos ser fuertes, alegres y llenos de esperanza, orando más fuerte que nunca, para que cualquiera que esté molesto, enojado y confundido, en las garras de emociones negativas, pueda superar todo con el conocimiento de que Jesucristo es la verdad y la calma, y ​​nosotros llena de alegría al conocerlo y compartirlo”.

Sobre su futuro: “Estoy en manos del Señor, como todos los demás. Ninguno de nosotros sabe realmente lo que nos depara el mañana. Todos tenemos muchas preguntas en nuestra vida, pero la respuesta es que estamos en manos de Dios, pertenecemos al Señor. La Iglesia es suya. Confiamos en que esta conciencia nos fortalecerá. Somos guiados a través de la oscuridad hacia Su luz. Ciertamente, sigo siendo obispo y sucesor de los apóstoles». “Animo a todos nuevamente, como también dijo recientemente el obispo Athanasius Schneider, a orar más profundamente que nunca por el Papa Francisco y por la jerarquía vaticana. Rezamos por todos ellos que tienen la enorme responsabilidad de guiar a la Iglesia en estos días».

“Sabemos que vivimos en una época confusa. Mucha gente se va, y muchos de los que ocupan altos cargos en la Iglesia actúan como si no conocieran verdaderamente al Señor y a su madre. Asumamos entonces la obra caritativa de orar por los confundidos, por aquellos que han dado la espalda a las realidades desafiantes de nuestra fe». “Dije que no podía renunciar y abandonar voluntariamente el rebaño que me había sido confiado. Pero el Papa Francisco tiene la autoridad para destituirme como obispo y ha decidido hacerlo. Tengo que respetar eso.»

Müller sigue sin dejar pasar una. Ya teníamos sus declaraciones preventivas a la destitución de Strickland, hoy las tenemos posteriores al periódico francés L’Homme Nouveau .»Lo que le hicieron al obispo Strickland es terrible, un abuso del derecho divino del episcopado».  «Según el mandamiento de la justicia, un obispo puede ser destituido por el Papa sólo si es culpable de algo malo (herejía, cisma, apostasía, crimen o conducta totalmente imprudente), por ejemplo, implementando la pseudobendición que insulta a Dios y engaña a las personas sobre su salvación, la bendición de personas del mismo sexo o del sexo opuesto en relaciones extramatrimoniales». «La destitución arbitraria del cargo de obispo de una diócesis en la que Cristo mismo ha establecido un obispo como su pastor socava la autoridad del Papa, como sucedió históricamente con las indignas negociaciones del cargo bajo el papado de Aviñón. Esta pérdida de confianza fue uno de los principales motivos de la separación de la Iglesia católica por la Reforma y su odio hacia el Papa, que con sus acciones arbitrarias se había puesto en el lugar de Dios».

«Según la enseñanza católica, el Papa no es, en modo alguno el Señor de la Iglesia, sino más bien,  representante de Cristo para la Iglesia universal, el primer siervo de su Señor, que se lo dijo a Simón Pedro, cuando se convirtió en roca de la Iglesia: “¡Aléjate de mí, Satanás! Eres un escándalo para mí. No tenéis sentido de las cosas de Dios, sino de las de los hombres» (Mt 16,23). El Papa no ha recibido de Cristo la autoridad para intimidar e intimidar a los buenos obispos inspirados en el Buen Pastor, obispos que, también según el ideal episcopal del Vaticano II, santifican, enseñan y pastorean el rebaño de Dios en el nombre de Cristo, sólo porque los falsos amigos denuncian a estos buenos obispos ante Francisco como enemigos del Papa, mientras que los obispos heréticos e inmorales pueden hacer lo que quieran o perturbar a la Iglesia cada día con alguna que otra tontería».

La destitución del obispo Joseph Edward Strickland, ha contribuido a aumentar el descontento e intensificar la división dentro de la Iglesia. Estos factores están destinados a influir en la dinámica del futuro cónclave y de las congregaciones cardenales que lo precederán. «Después de algunas declaraciones pontificias, sin que sea necesario cantar a Francisco el De profundis, miramos la era post Bergoglio».  «Es el propio Bergoglio, que ahora ronda los ochenta y siete años y que en los últimos dos años ha hablado especialmente de condiciones de salud fluctuantes, dolencias, intervenciones quirúrgicas, deseos ajenos -ipse dixit- de verlo muerto, quien alimenta y legitima su, a pesar de ello, el continuo torbellino de conjeturas, hipótesis, predicciones».

 

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *