PUBLICIDAD

¡Sosegaos!

|

Resultado de imagen de mitra

Un metropolitano está atacado de los nervios y monta número tras número evidenciando estar superado por las circunstancias. Que por otra parte todas, o casi todas, se las ha montado él. Ahora se da cuenta de su monumental fracaso y, en mi opinión, sigue equivocándose.

La última, hoy tal vez ya la penúltima, con sus sufragáneos que quedaron verdaderamente asombrados. Fuera de sí, arremetió una vez más contra sus sacerdotes tachándoles de desleales, infieles, enemigos del Papa… al tiempo que decía ya no poder aguantar más y que iba a pedir a Francisco que le aceptara inmediatamente la renuncia porque se había dejado la salud y la ilusión en el Calvario que le estaban haciendo pasar.

Pienso que se equivoca una vez más y que es un tremendo error responsabilizar a los demás de las propias equivocaciones. Si hace lo que dice iba a quedar como un desastre de pastor para la historia, dejando además en pésimo lugar a quien nombró a semejante fracaso. Lo que debería hacer es intentar ganarse a todos los que perdió, cosa que pienso que con la mayoría no iba a ser difícil porque están deseando ser ganados. Pero evidentemente no a coces.

Se equivocó de estrategia y de colaboradores. Parece sencillo el remedio: cambiar la una y los otros.

¿Es un problema el tiempo? Pues sí, porque es escaso. Pero creo que todavía es posible. Siempre que ponga lo necesario. Los otros ya lo tienen puesto porque están deseando ponerlo.

 

22 comentarios en “¡Sosegaos!
  1. «Ahora se da cuenta de su monumental fracaso».
    Lástima que su patrocinador no haya llegado aún a esa punto.
    Si en Valencia no fracasó, quizás una de las razones de haberlo hecho en Madrid, aparte de la propia especificidad de la capital, sea el haberse apuntado y querido convertirse en abanderado de ese espejismo y ese fraude, además de destructor de la identidad católica, que es el francisquismo.

  2. Tic tac tic tac tic tac tic tac inexorable

    Bastaba aplicar las matémáticas para levantar la diócesis y ni por esas!

    Curas+pueblo+Palabra+Sacramentos+catequesis=Evangelización y Unidad eclesial.

  3. Once meses para la presentación de la renuncia, con todo el verano de por medio. Mucho tiempo no le queda. De todos modos yo preferiría una prórroga de tres o cuatro años, de modo que el nombramiento del sucesor lo haga ya otro Papa. No me haría ninguna gracia que Francisco nos hipotecara la archidiócesis para veinte años con el típico imbécil de los que tanto abundan.

    1. Los vidales están más que acabados (si es que alguna vez empezaron): han tenido que recuperar los comentarios a sus amaños de noticias, pero la gente ya no acude a su portal ni a insultarles. Si el dinero eclesiástico no les facilitase el tren de vida y los vuelos, tendrían que acogerse al fumadero barroco de Ángel.

  4. El ministerio episcopal de Osoro hace aguas por todas partes y los fieles se marchan a puñados. La joya de la corona (la archidiócesis de Madrid) palidece. Nadie le escucha, nadie le sigue. Seria bueno que se fuera pronto, antes de que sólo queden las raspas.

  5. Osoro se parece cada día más a Tarancón. Persona de buenas cualidades personales, pero completamente incapaz para gobernar una diócesis muy complicada de llevar, a la que llegó desconociéndola por completo, que pone una confianza excesiva en colaboradores que no la merecen (p.e. Martín Patino en el caso de Tarancón, Segovia Bernabé en el caso de Osoro) y con un clero que en gran parte pasa de él, aunque por motivos diversos. Como Tarancón, ha mostrado una deferencia excesiva con el costado de babor de la Iglesia aun cuando ideológicamente esté en sus antípodas (que nadie se engañe, Tarancón era un ultrarreaccionario y siempre lo fue), aunque al menos Tarancón tenía una excusa para eso (que en esos años todos o casi todos los curas jóvenes eran de izquierdas). Corre el riesgo de ser el primer arzobispo de Madrid que no llega a presidente de la CEE. Es triste que las cosas hayan acabado así, pero es la pura verdad. El episcopado de Osoro en Madrid ha sido un fracaso total. Ni siquiera ha conseguido lo que sí fue indiscutiblemente Tarancón, como también sus dos sucesores en Madrid, que es hoy la verdadera «sede primada», ser «el hombre del Papa en España».

    1. A la porra la CEE de una vez. Para lo que sirve es para el centralismo, a la vista está. Cada vez que preside uno que no es el de Madrid, a por él. María Madre de la Iglesia, intercede por los seminaristas de Toledo.

  6. Si de todas las horas que se ha pasado con Vidal y Bastante y con el P. Ángel, hubiera dedicado una parte a preocuparse de sus curas quizá le hubiera ido mejor.
    Vino a Madrid sin más proyecto que cargarse todo lo de Rouco asesorado por sus gurús de cabecera: Vidal, Bastante, el P. Ángel y Arana.
    Decisiones en contra de todos los sacerdotes, como por ejemplo ese anillo de contabilidad y supuestas comunicaciones seguras, que cuesta un pastón a cada parroquia (en torno a doscientos euros mensuales) y que a nadie convence, pero que hay que instalar porque hay un contrato millonario con telefónica y a ver cómo se paga ahora. Mucha sinodalidad en apariencia y mucha dictadura en la práctica.
    Que llore como mujer lo que no supo gobernar como obispo.
    Ya no hay tiempo. Él se lo ha buscado.

  7. Como dice Juan Nadie, si se trata de Osoro, ya tiempo le queda poco en la diócesis. La última vez que le vi, fué en la procesión de San Isidro, en la que, por cierto, y sin yo pretenderlo, le increpé a él y a la comitiva, tanto civil como eclesiástica. Todo fué por una señora, al lado mío que se encaró con ellos porque el barrio de Lavapiés, está dejado de la mano de Dios, proliferándo las mafias y la gentuza de todo tipo y en perjuicio de los vecinos. Al oirlo, cogí carrerilla y les dije, a gritos, que por el barrio vayan los señores y los monseñores para palpar la lamentable situación del barrio. Osoro quedó como atolondrado y atontado por mis palabras, y los guardaespaldas matones que llevaban como escoltas, echaron mano de sus pistolas, por lo que vimos. Ya les vale a todos ellos, esta caterva de parásitos y alacranes, no aparecer por las parroquias para presidir, como les llaman ellos, y luego les den una buena comida o cena, un sustancioso estipendio, y a vivir, que son dos días. Todo es muy triste y lamentable. Tienen de pastores, lo que yo de torero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *