Sobre el pin

|

Lo suscribo:

https://www.religionenlibertad.com/opinion/63256570/El-pin-de-la-gente-normal.html

Y la Celáa estudio en Deusto y sus hijas en las monjas irlandesas. Ambos pijocatolicismo.

<

 

Comentarios
11 comentarios en “Sobre el pin
  1. Los colegios católicos concertados deben enseñar doctrina católica sin tapujos, sin medias tintas y sin reparos. Doctrina católica de verdad, sin HEREJÍAS. Eso sí, con respeto a todo el mundo. Pero con profesores católicos con una vida pública respetable.
    Colegios públicos, confesionales, bien, pero sin atacar tampoco a los católicos, respetuosos con todo el mundo. Y sin enseñar perversiones y aberraciones morales.
    Colegios totalmente privados. Podrán enseñar según sus convicciones morales. Habrá que respetar la idiosincrasia de cada colegio; los habrá católicos , protestantes, agnósticos , judios, mahometanos, budistas, o como quiera. Eso sí, también se exigirá el respeto democrático, el respeto a los derechos humanos.
    Pero todo ello al final deber ser administrado por medio del cheque escolar y cada familia tendrá total libertad de elegir centro. Vamos al grano, al meollo de la cuestión . La mejor forma de evitar el chantaje actual de los gobiernos para presionar a padres, a los colegios concertados, a la Iglesia Católica con sus trucos .

  2. Jesucristo condenó explícitamente a los pederastas cuando dijo: «Ay, del que escandalice a uno de estos pequeños, más le valdría que le ataran una soga al cuello y que le echaran al mar». Esta interpretación es segura porque no se puede poner otro ejemplo o suposición que justifique las durísimas palabras de Cristo. De qué se tendrían de escandalizar los niños si no? Los niños llevan el pudor innato desde que nacen, maravilla de Dios. Está claro que Jesús se refería a esas guarradas y esto es un aviso para navegantes. Recuperar la fe en dos días.

  3. Hace unos días Don Francisco Jose presumía de hija No dudó que estudiaría en San Pablo CEU u otra universidad de corte catolico. Pero a él se le caía la baba porque veía florecer lo que como padres habían sembrado. Lo centros de enseñanza son importantes, pero lo esencial es la familia, iglesia doméstica, laboratorio de amor y Fe, que prepara para la vida. En tu casa no es necesario ni Pin ni Pon. El resto es no pensar que por llamarse San José o Esclavas del Corazón de Jesús está todo hecho, porque los conciertos económicos han convertido la escuela en correa de transmisión de muchos conceptos contrarios a la Fe. Hay que estar atentos a los hijos en los centros de enseñanza. Y manifestar con razones las posibles discrepancias en las direcciones de los mismos. Allí encontraremos personas no a Sanchez ni a la Celaa.

  4. El PIN parental es algo absolutamente necesario. Quienes tienen hijos estudiando es colegios concertados, por ejemplo en los centros arrupitas, deberían de saber con antelación la fecha en la que sus responsables van a promover una charla del imán de turno al objeto de adoctrinar a los alumnos acerca de las bondades del islam…

  5. Solo faltaba que entregáramos voluntariamente, algo tan fundamental como el control de la educación moral y religiosa de los niños al gobierno de turno. Es más, la vigilancia y control de los padres, debe extenderse a cualquier materia en la que se incluyan conceptos ideológicos o morales, pues no es raro que se metan de matute opiniones ideológicas en materias como filosofía, biología o literatura. La vigilancia es tanto más necesaria teniendo en cuenta el nivel mental y cultural de muchos gobernantes, cuyo progresismo se encuentra anclado en el siglo XIX y lo de mayor nivel que han leído es el Manifiesto comunista de 1848 y se les produce un cortacircuito si se les habla de Platón, Toynbee o Tocqueville.

      1. Estoy a favor del PIN, aunque su necesidad varía según las CC AA. Decía Lenín en 1913, en su decálogo para implantar la dictadura comunista: «corrompa a la juventud y dele libertad sexual». Pero esta medida, tan necesaria no basta, pues los padres deben cultivar en sus hijos la castidad para hacer frente a la ya extendida perversión que se observa en tantos y tantos niños, incluso antes de alcanzar la pubertad.

    1. Tenga cuidado con Platón: era partidario decidido de que el Estado educase a los niños.Lo dice Indro Montanelli en su libro sobre los griegos.Y no sólo eso: lo define como «totalitario».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *