Siete obispos portugueses. Esa cutrez en España de momento no se da

|

Y esperemos que siga sin darse. Siete obispos de Portugal decidieron hacer una excursión a Coria. Nada que objetar.

Pero, vaya recua. Si son así los obispos como serán los curas. La Iglesia de Portugal nunca tuvo grandes figuras en los dos últimos siglos. Con la excepción de Cerejeira. Y no pocos pésimos. Creo recordar que uno era masón notorio. En los tiempos del Concilio Vaticano… Primero.

<

http://www.diocesiscoriacaceres.org/menuderecho/listadonot.php?IDNOTICIA=4913

Los habitantes de Coria, e incluso el famoso bobo, no podrían creerse que esa panda eran siete obispos. A lo más, tres curas y cuatro sacristanes con aspecto de poco espabilados.

 

Comentarios
18 comentarios en “Siete obispos portugueses. Esa cutrez en España de momento no se da
  1. Como se nota que D Cigoña escribe sin conocer… las personas (Obispos) y las realidades de sus Diocesis. O sera envidia por Portugal ser un pais verdadeiramente católico y españa no. Usted no esta enterado de la realidad Portuguesa. Sigue con el Cereijeira (Del siglo mas que pasado) y eso hace notar su ignorância y como esta agarrado al passado. Conoce al cardenal cereijeira y no conoce a los obispos de hoy y sus dioceses. Le recomiendo que vaya a Coimbra, Leiria Fatima, Aveiro y las demas Diocesis representadas en la foto y aprenda llevando algo bueno para su queria pátria anticatólica española.

  2. Recuerdan al Nuncio en España Dr. Manuel María Monteiro do Castro? Tenía aspecto sibilino,pero vestía la pompa con muchísima más dignidad que los personajes que aparecen en la foto.

  3. Por cierto, en la noticia enlazada se dice que, en el santuario de la Virgen de Argeme, los obispos portugueses fueron recibidos por el Presidente y varios miembros de la Cofradía. ¿Serán algunos de los cofrades los que aparecen en la foto sin vestimenta clerical?

  4. Luis: considerar que la opción por la Misa tradicional no pasa de ser una cuestión de gustos litúrgicos es quedarse en la superficie del fenómeno.

  5. Massimo Manganelli: Salvo que en agosto introduzcan algún cambio hay misa los domingos donde usted dice a las 13 y a las 20 y los restantes días a las 20.

  6. Hermenegildo, yo considero que es Portugal es un país más católico porque he estado en diferentes ocasiones y siempre he visto en misa más gente y sobre todo mucha más gente jóven que en España. O por lo menos esa ha sido mi percepción.

    No considero que el que haya mas o menos misas tradicionales sea síntoma de nada más allá de que haya diferentes gustos litúrgicos, pero no es mejor misa una que otra ni otra que una.

  7. Muy buenas tardes a todos, escribo desde Italia por hacer una pregunta: estarè en Madrid el domingo 20 agosto, la Misa tradicional se celebra en la iglesia de calle o’Donnel a las 13, aun? Gracias. Massimo

  8. El lenguaje neutro, decididamente excluyente de referencias religiosas, siempre hablando de la paz, del progreso… me recuerda cada vez mas al de los dirigentes comunistas del Kremlin. Y al de aquel patriarca de Moscu, Pimen, que luego se ha sabido que era un agente de la KGB que obligaron a elegir

  9. ¡Por el amor de Dios! Qué tirria le tienen estos señores a la Cruz pectoral. Pero eso sí, como diría el blogger, el que tiene pinta de fontanero no deja el anillo. No es de extrañar que con estos obispos el decorado masonico del Altar del Mundo que hicieron en Fátima haya sido permitido. Ven Señor no tardes.

  10. En compensación tenemos a un Aberásturi cada vez más atrevido, que apunta a quien ha montado un coro tan desafinado él solito, a pulso.
    «El magisterio del Vaticano es paralelo al («magisterio») de las Naciones Unidas».
    A las 5:12 PM, por José Luis Aberasturi
    No lo he dicho yo…, que sería incapaz, en el sentido más estricto de la carga semántica que atesora el término “incapaz». Lo dice, ni más ni menos que mons. Marcelo Sánchez Sorondo, filósofo y teólogo, además de obispo, y mando supremo de la Pontificia Academia de las Ciencias y de la Academia Pontificia de las Ciencias Sociales. Vamos, una máquina, este hombre. Argentino, por supuesto y como corresponde a los signos de los tiempos.

    Y si lo dice, dado su alto cargo -que es patente que le ha superado con creces-, será porque se siente autorizado por el mismo Vaticano a expresarse de ese modo.Y si de allí, del mismo Vaticano, no sale una voz que lo desautorice públicamente, es que, ciertamente, estaba autorizado implícita o expllícitamente.

    Lo ha declarado en el marco de la primera sesión de un curso de verano, en la Universidad Católica de Valencia (UCV), que lleva por título “la pregunta de Dios en la universidad». Y, por tanto y en ese marco -«la pregunta de Dios en la universidad»-, nada más lógico -filosófica, teológica y pastoralmente hablando- que afirmar que “el empeño del Papa es erradicar la pobreza y el hambre en el mundo” para añadir, sin solución de continuidad, que “este es precisamente el primero de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, que se aprobaron por unanimidad después del discurso del Papa en la ONU y de su encíclica Laudato Sí». Y así siguió dando la matraca sobre las estructuras económicas, lo malos que son los demás, los que no son pobres, y bla, bla, bla.

    ¿Alguna pregunta o respuesta sobre Dios? No aparece nada de nada en lo que han presentado algunos medios sobre su intervención: han reseñado en especial su referencia a las cosas económicas y así. Pero es posible que las haya habido, solo que yo no las he leído.

    De modo que ya lo tienen ustedes todo clarito: “el empeño del Papa es erradicar la pobreza y el hambre». Y punto. En boca de este y otros monseñores, no hay más Papa ni más Iglesia que esta. ¿Que el Papa ha dicho -no hace muchas fechas- que la Iglesia Católica no es una ONG? Bueno pues llega el Sánchez Sorondo y nos lo aclara todo.

    Y ya el acento puesto en que el magisterio del Papa es paralelo al de las Naciones Unidas… ¡Vaya bajonazo que mete el buen monseñor al magisterio del Papa y de la Iglesia! Es que nuevamente nos vuelve a abrir los ojos, porque estábamos cegatos al completo; porque no es que las Naciones Unidas se hayan acoplado, no. Es que el Papa y lo que representa se han acoplado. Y a esto lo califica de un momento “mágico». Vamos, como la “conjunción planetaria” -o así- del encuentro entre Zapatero y Obama… Pues eso.

    Y ahí tienen ustedes todo resuelto. Ya no es la Iglesia el “alma” de la sociedad y, por tanto, del mundo. Para nada. Ya no es la Iglesia Católica la que “fecunda” al mundo y a sus gentes: es la Iglesia “mundana” en su expresión más genuina, pues hace suyo y propio lo que dice el mundo y sus lacayos. Es más: ¡si ya dice lo mismo que la ONU…! ¡Que ya es bajonazo, ya!

    Este sr. obispo, Presi de esas flamantes entidades académicas vaticanas, no sé si sabe -dados sus títulos- que la ONU propugna combatir la pobreza y el hambre…, ¡eliminando a la gente! Primero, que no sean concebidas; y para eso, ahi va la pasta gansa para implantar los métodos anticonceptivos, untando bien -como es lógico- a los distintos estamentos que intervienen en el proceso. Y en segundo lugar, si ha empezado el embarazo, pues se le quita a la señora el “grano” de la tripa…, ¡y a correr! Por supuesto, con la financiación correspondiente, más un plus por dedicación y otro por número de intervenciones.

    ¿Esto entra dentro del “magisterio del Vaticano” y lo coloca, además -y como gran triunfo: “momento mágico»-, al nivel y en paralelo al de las Naciones Unidas? Por cierto: no sabía que lo de la ONU fuese -o tuviese- “magisterio». Pero, en fin…

    Por cierto, y por señalar: ¡qué distinta -y qué distante- la enseñanza del papa Benedicto XVI, su recordado y cada vez más alabado predecesor, hoy emérito! En un discurso a las Asociaciones Cristianas de Trabajadores Italianos (27-I-2006), después de hablar de la dignidad del trabajo y del trabajador, señalaba proféticamente: “Hay que reafirmar la enseñanza del amado Juan Pablo II, que nos invitó a ver en la vida la nueva frontera de la cuestión social (cf. EV 20). La defensa de la vida, desde su concepción hasta su término natural, (…) es el primer deber en el que se expresa una auténtica ética de la responsabilidad, que se extiende coherentemente a todas las demás formas de pobreza, de injusticia y de exclusión».

    Este buen monseñor, el Sánchez Sorondo, aparte de no leer a Benedicto -no recordar lo que leyó, o rechazarlo, sin más- se suma al coro de voces -cada vez más numeroso; me da que se contagian, porque están siendo epidemia: el último en “cantar” ha sido Paglia; el penúltimo, Martin, consejero del Papa, y animador de los curas gays para que salgan del armario-, de aduladores de Francisco; tan aduladores que -no recuerdo ahora quién- decía, refiriéndose precisamente al entorno del Papa, que “con amigos así no necesita enemigos».

    El problema, el gran problema, es que -y a lo que parece por las informaciones que llegan- ese coro tan desgraciado -por desafinado- se lo ha montado él solito, a pulso.

    Por cierto: vaya puntería -diana al primer disparo- el que se ha encargado en la UCV de contratar a este “punto” o “gallo», como dicen en Asturias.

    Y, también por señalar: ¿teniendo a Cañizares, que se ha marcado una clausura del curso con una conferencia excelente, qué necesidad había de traer a este sujeto?

    Comentarios 17 Facebook 39 Twitter Google+

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *