PUBLICIDAD

Si no fuera por el pectoral…

|

Nadie encontraría un obispo en la foto.

Ayúdanos a seguir informando

24 comentarios en “Si no fuera por el pectoral…
  1. Mucho criticar pero por lo que se ve nadie habla del » maldito Sariñena» que tomó posesión el otro día en Teruel. Penoso donde los haya. Me voy antes con García Cadiñanos que con el pésimo Sariñena.

  2. El sr. García Cadiñanos siempre ha sido y será un progre (y no entro en más lindezas que podría decir), igual que sus formas autoritarias. Me río yo de los «obispos de Francisco». Don Fidel, que es quien lo hizo obispo, se ha columpiado. Y si no tiempo al tiempo.

  3. Todos desentonan en su vestimenta desde el que dice ser obispo pasando por el que toma posesion y el testigo. Además la foto es del mal gusto, vestidos así entre tanto terciopelo rojo. Mejor hubiera sido cambiar los muebles por unos de Ikea, entonces si señor Obispo.

    1. ¿Será que el gobierno quiere a Sanz de castrense para que, ante los incidentes que seguramente provocaría, poder justificar la desaparición de ese arzobispado?

    1. He visto la fotografía del enlace y si no supiéramos que es un obispo las sombras dan la imagen de una corbata. Es un acto importante para la diócesis y si publicitan el acto con la foto deberían vestir adecuadamente. Me imagino que la sotana será un elemento de exclusión en una aldea a quien la use en la diócesis.

    2. ?Qué entiende usted por «aire fresco»?

      Evidentemente algo que le gusta a usted.

      Y por lógica, lo que no le gusta es «aire viciado», «aire cerrado», «podrido»…

      Seguramente como el que encontraron Carter y sus colaboradores al entrar en la tumba de Tutankamón y que según algunos traía consigo una maldición a quien rompiese su sueño eterno…

      Muy objetivo, en todo caso. Su opinión personal elevada a obligación de cumplimiento general, como una Ley formal.

      ?No se le ha ocurrido usted que puede haber católicos que entiendan la religión de otra manera?

      ?Como la que ha habido siempre, por ejemplo?

      En fin, me imagino que las opiniones enfrentadas tendrán que juntarse en un punto central en que estén de acuerdo:

      ?Ese obispo con olor a oveja es santo o no lo es?

      Porque no está el horno para bollos y si se le ocurre hacer algo malo a los monaguillos o a los seminaristas, como tantos del Concilio, los enemigos de la Iglesia no tendrán piedad.

      Y, pese a Francisco s.j., que parece que no cree, la piedra de toque de un obispo no es el auxilio social ni el comedor de pobres, sino la santidad:

      La suya, la de sus colaboradores y la del rebaño confiado a él.

    3. El hábito no hace al monje, pero ayuda. Le recuerda que es un consagrado a Dios, no un hombre cualquiera, y los que están en la foto, por su vestimenta, van diciendo que cualquier día cogen la puerta de la calle. Ejemplos ya tenemos.

  4. Son obispos luteranos.

    El único fin real del Concilio era la reunificacionr de las «Iglesias separadas» (Iglesias protestantes)

    Para unirse a ellas había que protestantizar el catolicismo (que, es «medieval», «intolerante»…)

    Y para protestantizar el catolicismo hay que usar teología protestante, liturgia protestante, los curas deben dejar de ser curas y ser pastores protestantes, vestidos como protestantes y con mujer e hijos protestantes (viri probati) y los religiosos deben desaparecer, porque los protestantes no tienen consagrados.

    Desaparecen las imágenes de las iglesias, porque los protestantes no las tienen en sus salas de oración, y las que quedan son modernas, esto es, decorativas que no induzcan la herejía de la idolatría.

    Y naturalmente la Biblia se protestantiza (los jesuitas han publicado una traducción en que no aparece la palabra «Virgen», sino «mujer joven» torciendo a propósito el sentido de la profecía, porque lo normal es que las mujeres jóvenes tengan hijos, no las mujeres ancianas ni las vírgenes)

    Desaparecen los ejercicios de piedad católicos (Vía Crucis, Santo Rosario) y, como los protestantes se enfatiza la idolatría de la Biblia…

    Como los protestantes no tienen confesión, ya no se hace; y como los protestantes no creen en la Presencia Real de Cristo en la Eucaristía, se permite comulgar en pecado mortal o que comulguen protestantes (ecumenismo), porque si no está Cristo en las especies, no puede haber sacrilegio…

    Así estamos, de convidados de piedra; porque estos ilustrados no nos han preguntado si queremos ser protestantes.

    Lo tenemos que tragar, lo queramos o no.

    1. Pues ……… es lo que hay, y «si el prior juega a los naipes, qué no harán los frailes». El viejo refranero español, tan oportuno y vigente. Hoy se habla de que el Señor «hablaba con autoridad» que no era el autoritarismo que ejercen ahora algunos, para tapar sus carencias de fe y de costumbres. Dios, sigue ahí, esperándonos …….

    2. En la «idolatrada» Biblia (que por cierto sólo ella es La Palabra de Dios) se prohíbe mentir y calumniar.
      La biblia de los jesuitas es una traducción correcta donde el texto de Isaías habla de una joven, eso dice el hebreo original, y el texto de Mateo habla de una virgen, eso dice el griego original de los LXX, que es el que literalmente Mateo cita.
      El problema de muchos de ustedes es que la Biblia no la han leído ni por el forro. y las biblias, tampoco.

      1. ¿Sólo la Biblia es la palabra de Dios? Sí para los protestantes, pero no para quienes profesamos la santa fe católica: «… la palabra de Dios escrita o transmitida …» (Dei Verbum, 10), esto es, la Biblia y la Tradición son palabra de Dios. No toda la Revelación se encuentra en la Biblia. Es más, la Tradición es temporalmente anterior a la Escritura porque, antes de que los autores sagrados como Moisés o los evangelistas escribieran, la palabra de Dios se transmitía verbalmente, como después se ha seguido transmitiendo verbalmente, primero en Israel y a continuación, desde Cristo y los apóstoles, en la Iglesia.

      2. Cor recta desde la liter alidad he brea, pero n o desde la tra dición exeg ética cris tiana y he brea. Que no ignoraban la diferencia entre al mah y be tulah. Los L X X, que eran intér pretes ju díos, pusieron part henós por al mah en ese paso. Y san Jerónimo explica muy bien la diferencia. Por cierto, una pú ber (adol escen tula, juve ncula, pu ella) puede ser vir gen, una vir gen puede no ser joven como lo fue nuestra madre. La virg inidad es una cualidad atemporal, el milagroso nacim iento de nuestro Señor apuntaba a la pur eza no sólo de comercio se xu al, sino de trato con el mundo. La vir gini dad perfecta de María. Que los católicos no leemos la Bi blia es un mi to prote stante. Las Bi blias de los jesu itas, desde hace mucho, tienden a saltarse a la torera toda la trad ición exeg ética (y son un do lor para leer, no sólo porque ofe ndan el sen tido cristi ano, sino porque, como montan su orden de libros bíb licos, no haces más que andar buscando), valorando sólo la filol ogía. Una filol ogía tue rta, siempre del mismo ojo. De los jesu itas le recomiendo que lea los comentarios a los evang elios de Maldonado, que siguen tan frescos como hace siglos. Y se lo explica todo, con san Jerónimo, dentro de la fe, sin vana filol ogía (y sin despr eciarla, desde luego).

  5. Y aun hay que buscar el pectoral con lupa.
    Parece ese chico de los pantalones beige que salió el otro haciendo una visita a lo que unos decían que era un hospital y otros una sede de Cáritas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *