Infovaticana
La cigüeña de la torre

¿Si amores, para qué notas; y si notas, para qué amores?

La Cigüeña de la Torre
22 Junio, 2015

Carlos Osoro, con el padre Ángel El arzobispo de Madrid quiere cantar una canción imposible. La del todo el mundo es bueno. Y ante lo que no puede ser, desafina. Pues va siendo hotra de que se dé  cuenta de que un cantante desafinado repele a todo el mundo.  Hoy mismo Religión Confidencial publicaba un titular preocupante. Preocupante para Don Carlos. Ignoro si la web ha bebido en buenas fuentes pero caso de haberlo hecho pues para que Osoro se lo piense. http://www.religionconfidencial.com/diocesis/Malestar-Conferencia-Episcopal-Pedro-Zerolo_0_2511348846.html No se lo que se estará comentado en las proximidades de Añastro. Es lugar que no frecuento. Pero sí sé lo que no hace mucho ocurrió no en las proximidades sino en Añastro mismo. Donde el vicepresidente de la Conferencia Episcopal estuvo a punto de quedarse sin ir al próximo Sínodo. Un obispo le superó en votos y le privó del segundo puesto entre los designados por sus hermanos para cubrir las tres plazas que tenía adjudicadas el episcopado español. Pero la tercera la consiguió de milagro, por un voto, y en la ausencia de algunos obispos de muy dudoso voto favorable a Osoro. Se dice también, cierto que a mí no me lo ha dicho, ni eso ni nada, que va llorando por las esquinas la nada calurosa acogida que le ha hecho Madrid. Y que a más de uno le ha dicho: si no me quieren me voy y me quedo tan fresco. Me cuesta trabajo creerlo porque, ¿dónde va a ir? Después de lo que sería un descomunal fracaso. Estoy convencido de que Don Carlos tiene sobradas cualidades para ganarse a la gente. Pero tiene que ponerlas en práctica. Porque en Madrid es un desconocido que tiene como primera obligación conquistar a su gente. Luego si conquista a alguna que no sea suya pues muy bien. Pero primero a los suyos. Que son los que van a estar con él a las duras y a las maduras. Ha cometido un error tremendo al darle una iglesia al P. Ángel que le va a dejar en calzoncillos una y otra vez. La primera ya ha ocurrido. Y muy sonada. Hasta el punto de que ha tenido que publicar una nota desautorizando a su amigo. Alguien ha dicho que a contrapelo. Pues peor para Osoro si nada más llegar ya le están marcando la línea. Los amigos del P. Ángel, que algunos coinciden con los enemigos de la Iglesia, no se tomaron la nota a bien y tampoco eso le gustó al arzobispo que se sale ahora con unas declaraciones más bien angelistas. De Ángel, no de ángeles. No tiene nada que perdonar al extravagante sacerdote y queridísimo amigo. Porque no hizo nada contra él. No le ha ofendido en nada. http://www.periodistadigital.com/religion/espana/2015/06/22/osoro-el-padre-angel-es-un-testigo-del-evangelio-no-tengo-nada-que-perdonarle-porque-a-mi-no-me-ha-ofendido-religion-iglesia-madrid-zerolo-rita-maestre.shtml Curiosa regla de administrar perdones. Sólo caben ante agresiones personales y directas. ¿A un arzobispo, como no le llamen hijo de mala madre, corrupto, mujeriego u hombreriego o cualquier otra cosa relativa a su persona, todo lo demás se la trae al pairo?  ¿Se puede ofender a Dios, a la Iglesia, a sus hermanos obispos, a su clero, a sus monjas, a sus fieles y como no le mencionen a él, a llamarse a andana? Usted mismo sabe, que para eso tiene sobrados estudios, que eso no cuela? Y lo de escaquearse ante asaltantes de capillas, tampoco. ¿Por qué quien es usted para juzgar? Pues nada menos que el arzobispo de Madrid. Qué hasta tal vez sea capaz de juzgarme a mí aunque no haya prostituido ninguna iglesia ni asaltado ninguna capilla. Y a mí, Don Carlos, me ha juzgado. Y mal. Debo ser de los que me toca la parte estrecha del embudo. Quede la otra para las asalta capillas y los que dedican las iglesias que usted les da para enaltecer el ateísmo y la homosexualidad. Todo sin duda muy paulino. Sabe de sobra que nunca he pretendido de usted, como arzobispo ajeno ni ahora como arzobispo propio, nada más que las generales de la ley. Lo mismo que pretendí de mis otros arzobispo madrileños, Morcillo, Tarancón, Suquía, Rouco y usted. Con ninguno tuve trato salvo un saludo callejero y brevísimo con alguno. Como lo he tenido con usted. Sabemos que no vivo de eso. Afortunadamente para mí. Si me ofrece una sonrisa, con otra le responderé. Y si una patada, espero poder esquivarla. Que a sus 70 años tampoco está para chilenas. Me encantará traer a mi arzobispo, queramos usted y yo lo que sea al respecto es mi arzobispo, muchísimas veces al Blog entusiasmado por lo bien que lo está haciendo. Pero eso es cosa suya y no mía. Lo de que usted lo haga bien. Y lo que no haga bien pues también vendrá a la torre de esta molesta cigüeña. Naturalmente según mi opinión. Pero si no le ofende la del P. Ángel, seguro que no le ofenderá la mía. O no debería en quien tiene tan amplias tragaderas. Yo con los obispos soy buenísimo. La de cosas que me trago por el bien de la Iglesia. Aunque me cuesten muy malas digestiones. Que el Almax me ayuda a superarlas. Pero no tienen que abusar porque tampoco soy el Santo Job. Y Don Carlos Osoro, mi arzobispo, está teniendo problemas, ¿creando problemas?, con su entrada en Madrid. No hay nada peor para un obispo que entrar en la diócesis con celos de su antecesor. En ocasiones ciertamente justificadísimos dadas las tallas de ambos. Malo es hacerlo público. Y peor si lo que viene es peor de lo que se ha ido. No estoy haciendo ningún juicio concreto de momento. Vendrán en su día si procedieren. Por supuesto que todo nuevo obispo introducirá líneas propias. Y hará bien en cargarse las anteriores si fueran malas y mal si fueran buenas. Veo que Don Carlos acaba de sustituir al responsable de Alfa y Omega, Alfonso Simón. tras muchísimos años de admirable labor. Esa idea de Rouco ha hecho enorme bien. Y “Don Alfonsito”, Don Alfonso es su tío, ejemplar sacerdote, incluso en sus ya muchos años de ejemplar sacerdote ciego, deja un cargo que ejerció de modo excelente. Los cambios hay que aceptarlos. Y más si son a mejor. Alguien sostiene que éste es para cargarse la ejemplar revistilla que se encarta los jueves en ABC. Tampoco entro en si es o no sostenible su coste por la archidiócesis de Madrid. Hasta es posible que no lo fuere. Aunque también creo que entre los muchos entusiastas de Alfa y Omega, si la situación fuera deficitaria, tal vez acudieran a salvarla. Pero si lo que se quiere es matarla por ser obra de Rouco pues ya me parece mal. Y abrir San Antón a lo que parece y cerrar Alfa y Omega pues me parece otro error. Seguiremos hablando de San Antón y de Alfa y Omega. Lo que ya no puedo decir es si será en honor o en descrédito de Osoro. Puedo estar equivocado pero me temo lo peor.      

La Cigüeña de la Torre


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.