PUBLICIDAD

¿Será este?

|

Un amigo especula que el de la fotografía podría ser el nuevo obispo de Mondoñedo-Ferrol. Se llama Luis Ángel de las Heras Berzal, es segoviano donde nació el 14 de junio de 1963. Tiene por tanto 52 años. Provincial de los claretianos en 2013 y presidente de la CONFER en 2014. De trayectoria parecida a su antecesor en la citada Conferencia, el jesuita Royón, que también fue provincial. Y que desde que llegó a la CONFER no se apeó el clergyman. Pienso, además, que allí no lo hizo mal. Al menos con sensatez. Ahora es el vicario de Religiosos de Madrid. No aseguro que dentro de dos horas y cuarto sea de la Heras el nuevo obispo de Mondoñedo. Sólo que está bien situado en las quinielas. Lo seguro es que hoy ya tendrá obispo electo la diócesis. Esperemos que sea para bien. Un regalo no le hacen porque la diócesis no es fácil. No voy a hablar de su pasado. Si sale él, esperaré a ver como lo hace de obispo. Y sin la escopeta cargada. Como en su atuendo hay un antes y un después, tampoco me voy a quedar con la fotografía del antes. Pondré las dos. Y repito que así como me consta que hoy tenemos nuevo obispo de Mondoñedo no puedo decir lo mismo que es seguro que vaya a ser de las Heras.

Comentarios
0 comentarios en “¿Será este?
  1. Imagino que Sebastián habrá tenido mucho que ver. No tengo referencias, pero, dado que sus cuatro antecesores (Argaya, Araújo, Gea, Sánchez Monge) no fueron precisamente brillantes, creo que podemos darle un voto de confianza temporal.

  2. Ya están rosmando algunos porque no es gallego. Como si el Espíritu santo no interviniera.

    Pero los nacionalistas son como una planta carnívora: muestran su rostro amable para atraer a su presa con la sola intención de dominarla.
    Desde pequeños, aún quienes genuinamente nos aman, intentan transmitirnos su amor a la “patria”. Nos adoctrinan para rendirle culto a “nuestra tierra” por la única razón de haber nacido en ella. Sin embargo, es evidente que el lugar de nacimiento es un mero accidente, y, por lo tanto, el deber y la necesidad de profesarle amor no es más que una creencia vana y vacía de contenido real.

    La Biblia habla claramente: «Fíate de Jehová de todo tu corazón, y no te apoyes en tu propia prudencia. Reconócelo en todos tus caminos, y él enderezará tus veredas» (Proverbios 3:5-6).

    El Señor sabe que nuestro propio entendimiento es corrupto, egoísta, centrado en si mismo. No importa que hayamos nacido de nuevo y que la sangre de Cristo se haya aplicado a nuestro corazón. ¡Nuestro razonamiento permanece poco fiable!

    Dios ha dicho: «Porque mis pensamientos no son tus pensamientos, ni tus caminos mis caminos, dice el Señor. Porque como los cielos son más altos que la tierra, así son mis caminos más altos que tus caminos, y mis pensamientos que tus pensamientos» (Isaías 55:8-9).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.