PUBLICIDAD

Sentido recuerdo del obispo Vadell

|

Hermoso, y verdadero, artículo de Oriolt:

https://germinansgerminabit.blogspot.com/2022/02/al-obispo-vadell-no-le-tocaba.html

 

Comentarios
5 comentarios en “Sentido recuerdo del obispo Vadell
  1. Esta mañana del 15 de febrero de 2022 la actualidad de la Iglesia Católica en España está que arde. La muerte de Antoni Vadell Ferrer, obispo auxiliar de la archidiócesis de Barcelona, nos pone ante la evidencia de la absoluta independencia de Dios, de la verdad de que sus caminos no son los nuestros. Del misterio que debemos aceptar con humildad de criaturas.
    La terrible evidencia de la pederastia clerical que se está llevando por delante la credibilidad de la Iglesia, obligándola a una sincera contrición que conlleve propósito de enmienda, reparación del pecado y tomar medidas radicales para que no vuelva a repetirse. Cuanto más tarde se haga, más irreparable será el daño.
    Y leer detenidamente la reflexión que en su columna “Con nombre de mujer” escribe Isabel G. Acebo: «La Iglesia es un gran hijo pródigo de Dios padre, que vuelve siempre al redil pidiendo perdón por los pecados cometidos» y sigue haciendo lo que está haciendo bien que no es poco.

    1. «La Iglesia es un gran hijo pródigo de Dios padre, que vuelve siempre al redil pidiendo perdón por los pecados cometidos»

      La Iglesia es la Esposa de Cristo.
      La Iglesia es Una, Santa, Católica y Apostólica.
      La Iglesia no comete ningún pecado.
      Los pecados los cometemos los que estamos dentro de la Iglesia.

      A ver si los católicos dejamos de generalizar, echando la culpa a la Iglesia de los pecados que cometemos nosotros los católicos.
      Por nuestra culpa, la Santa Esposa de Cristo es ofendida.

      1. ¿Qué diablos es la Iglesia? ¿Un ente de razón? ¿Una idea del empíreo celeste ultrametáfisico? La iglesia a la que Cristo se refiere en los evangelios es la «ecclesía», la asamblea de los creyentes en Él, los seguidores de sus palabras y de sus obras. Varones y mujeres de cuerpo y alma bien concretos. Pecadores arrepentidos que suplicamos perdón a Dios.
        Decía la sabia escolástica que entia non sunt multiplicanda sine necessitate. El sufrido pueblo de Dios no necesita disfraces carnavalescos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.