Sensatísimo sobre Liturgia

|

humildad

Lo es siempre Javier Sánchez. Que solo toca su tema y siempre bien.

En ocasiones, como hoy, incluso se supera. Con un artículo que debería leer y practicar todo celebrante.

<

https://www.infocatolica.com/blog/liturgiafuenteyculmen.php/2008011054-humildad-humildad-y-mas-humil#more39970

 

Comentarios
8 comentarios en “Sensatísimo sobre Liturgia
  1. Ya puede desgañitarse ese señor liturgista, que a ver quién para los pies a estas alturas a tanto cura «creativo» y a un pueblo fiel al que años y años de oír morcillas en misa le ha probado de la sensibilidad ante lo sagrado.
    Me cuentan que una vez fue el obispo a inaugurar la megafonía en una parroquia. Tras el evangelio, el obispo fue a ocupar la sede para la consabida homilía, mientras en off, el parroco, creyendo que no se le oia, decia: Predica, predica, que pal caso que te han de hacer… Pues eso. A buenas horas

  2. “Nadie, aunque sea sacerdote, añada, quite o cambie cosa alguna
    por iniciativa propia en la Liturgia”

    Aprovecho este artículo sobre liturgia t sobre todo la frase anterior entrecomillada.
    Asistí el pasado sábado a una boda, celebrada en un colegio salesiano. Sintetizo lo sucedido:
    1.- Sacerdote, al parecer el director, con alba y estola.
    2.- El principio de la misa un poco confuso
    3.- Cantos hasta en inglés, incluidos los Beatles.
    4.- Consagración: «Seguidamente tomó una copa de vino…»
    5.- Aplausos a los niños de las arras y anillos y en otras ocasiones.
    6.- Parlamentos laudatorios de amigos y allegados antes del final de la misa.

    Como verá esto se parece al Colegio Salesiano en el que me formron, como un huevo a una castaña. Don Bosco debe estar retorciéndose en su sepulcro de Turín.

    Mi parroquia de Valencia tampoco está para tirar cohetes.

    1.- El párroco nunca introduce el ·cordero de Dios que….»
    2.- El celebrante se pone la careta de soldador y con un «el Cuerpo de Cristo» despacha la comunión como si repartiera obleas a los niños.

    Afortunadamente hay una ermita que celebra una misa por el rito tradicional y he podido visitar recientemente una Cartuja activa (con novicios).
    Menuda diferencia en ambos casos en la liturgia de la misa.

    En mi opinión se participa mucho más en el rito tradicional. Hay que seguir la celebración con el Misal y leer en español las lecturas, si se realizan en latín. Por el rito ordinario es muy fácil conectarse a masa entre repuesta y respuesta de los fieles.
    Creo que el rito Tradicional es mucho más práctico para seguir la Misa en países extranjeros y no digamos en nuestras regiones con lenguas locales.

  3. El mismo Novus Ordo fomenta la discrecionalidad del celebrante al dejar en sus manos tantas opciones «pro opportunitate», por lo que resulta utópico pretender que a estas alturas todos los sacerdotes cumplan escrupulosamente las rúbricas, unas rúbricas un tanto vaporosas, por cierto.

  4. D. Javier Sánchez es de lo más solvente que se encuentra sobre liturgia. Siempre sensato, con sentido común y con opiniones fundamentadas. Y en el artículo de hoy tiene toda la razón. Atenerse a las rúbricas es un acto de humildad, considerarse un servidor, que esto es un ministro. Ojalá fuera más leído y más atendido lo que escribe.

  5. Si hay misas abominables es porque hay obispos abominables, que toleran, permiten y consienten los abusos litúrgicos. Yo he estado en algunas de vergüenza ajena; de las peores, las exequiales, en las que el sacerdote se salta el rito, da por sentado que el muerto ya está en el cielo y tolera la lectura de textos e intervenciones de familiares antes del fin de la misa (si alguien quiere recordar lo bueno que era el abuelito, que el cura avise que, tras el final de la ceremonia, hablará una persona familiar del muerto y que él se retire discretamente; eso por no hablar de las misas acabadas en aplausos).

    1. Yo he terminado tan sobre «jartá» de los saraos y circos en Misas o celebraciones de no se sabe qué, que tras la reapertura de iglesias, sólo oigo Misa donde la hay. Para circos, los bochorno del congreso y los parlamentos regionales!

    2. Esos son abusos descarados. Pero, lo que muchos mantenemos, es que el Novus Ordo da pie a que el hombre se crea que la misa va sobre el. El problema está en el novus Ordo mismo. Con esto no quiero decir que sea invalido o herético, pero sí que es un gran problema en ese sentido. El sentido sacrificio está claramente reducido. Eso por no hablar cuando las preces se convierten en apología ideológica… El pueblo de Dios se ha apropiado del culto a Dios. Y eso la jerarquía lo ha permitido

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *